Economía

Economía

La propiedad privada y la economía de mercado dan lugar a un orden social espontáneo que hace posible, como ningún otro, el bienestar del mayor número posible de seres humanos. Por el contrario, la intervención del Estado, la planificación centralizada de la economía, los impuestos injustos y la colectivización de los contratos producen pobreza para la inmensa mayoría y conducen inevitablemente al autoritarismo político a largo plazo. Cubrimos la regulación de las grandes instituciones económicas, como el mercado, el dinero y el crédito, o los impuestos. Nos apoyamos en la tradición liberal clásica y en el punto de vista de los mejores expertos de hoy para vigilar y mantener a raya la tentación siempre latente del Estado de confiscar cada vez más frutos del esfuerzo de la gente.

El Gobierno propone a patronal y sindicatos encarecer el despido temporal, cuando lo que debe de hacer es abaratar la contratación que se come el tercio del sueldo del trabajador con un impuesto: la Seguridad Social.

Hace unos días salió a la luz una confesión del gobierno de Rajoy a Bruselas que inquietó a todos los jubilados y alarmó aún más a la poblacion activa: a este ritmo la hucha de las pensiones se acabará en 2017.

Los defensores de la moderna economía de mercado siempre han presumido de poderse desmarcar de tal esquema, y una de dos, o están equivocados o mienten. La doctrina liberal, la presunta sociedad abierta y el capitalismo han desembocado en otro fraude, uno más.

¿Por qué cuando una piensa en "trabajador" visualiza un tipo con mono y cuando dice "mujer trabajadora" nos ve en traje de chaqueta y sentadita ante un ordenador o en un consejo? Nuestra queja ahora es que las mujeres no ocupamos puestos directivos en las empresas.

Al paso que vamos, en España habrá más diversidad en las Cortes que en la banca. Esta semana ha desaparecido otro banco veterano, el Popular, absorbido por el Santander. Dentro de poco, habrá hipoteca única y cuenta única. ¡El sueño para Hacienda!

El problema demográfico en el que ya estamos inmersos, no es el de que haya muchos ancianos pensionistas. Porque vivir mucho no es un problema. Al contrario. Sin nacimientos no hay futuro. Vamos al precipicio. Caemos en el vacío.

“Desesperación, impotencia”. Son los sentimientos de Gonzalo, uno de tantos españoles que cumple con el perfil de la larga lista de cabezas de familia que sueñan con poder llevar el pan a su hogar cada mes. A la falta de soluciones a este drama y mientras se rebajan las prestaciones, es la propia solidaridad ciudadana la que recoge el guante.

A día de hoy, parece imposible desde un punto de vista macroeconómico, conocer la cifra exacta de lo que, coloquialmente, se dice que la Iglesia le ahorra al Estado. Así lo ha asegurado el vicesecretario para asuntos económicos de la Conferencia Episcopal Española, Fernando Giménez Barriocanal, e...

El pacto entre presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu y el de la Fundación la Caixa, Isidro Fainé, de abandonar la sede en Cataluña fue el inicio para que más de 500 empresas hicieran lo mismo.