Economía

Economía

La propiedad privada y la economía de mercado dan lugar a un orden social espontáneo que hace posible, como ningún otro, el bienestar del mayor número posible de seres humanos. Por el contrario, la intervención del Estado, la planificación centralizada de la economía, los impuestos injustos y la colectivización de los contratos producen pobreza para la inmensa mayoría y conducen inevitablemente al autoritarismo político a largo plazo. Cubrimos la regulación de las grandes instituciones económicas, como el mercado, el dinero y el crédito, o los impuestos. Nos apoyamos en la tradición liberal clásica y en el punto de vista de los mejores expertos de hoy para vigilar y mantener a raya la tentación siempre latente del Estado de confiscar cada vez más frutos del esfuerzo de la gente.

A la hora de escribir esto, parece inevitable que se vaya a producir una huelga de estibadores en los puertos españoles. No voy a entrar en el particular, porque quiero hablarles de algo más general: el mecanismo que implacablemente se pone en marcha cuando ciertos grupos de trabajadores, los “privilegiados” anuncian conflictividad laboral.

Tengo, desde pequeña, unos amigos cuya familia tiene sus raíces en una vieja casona cerca de una aldea. No es un palacio, pero impone por lo vieja y cuidada, y porque ha pasado de padres a hijos desde generaciones.

Ya sabrán ustedes que Trump, al retirarse del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, nos ha condenado a todos los terrícolas a un fulminante y terrible apocalipsis. ¿Es así? Se lo explico en forma de preguntas y respuestas.

Otra vez, nunca falla: los que atacan a la Iglesia son los mismos que atacan el ahorro y reescriben la historia, corrigen las fábulas, y socavan los derechos individuales.

Todo va mejor y mejor y mejor, nos cuentan. Sale De Guindos con sus PowerPoint y nos desgrana con gran aparataje numérico que vivimos en el mejor de los mundos posibles, que en Europa nos admiran y envidian, que el PIB sube y el paro bajo.

El pacto entre presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu y el de la Fundación la Caixa, Isidro Fainé, de abandonar la sede en Cataluña fue el inicio para que más de 500 empresas hicieran lo mismo.

Se nos dice que los sistemas tributarios progresivos castigan a los ricos y benefician a los pobres. Sin embargo, la progresividad no castiga especialmente a los ricos. De hecho, no podría recaudar Hacienda lo que recauda si se concentrara sólo en los millonarios.

El 2016 ha sido el año de los privilegios caninos, se han abierto playas, piscinas y el acceso al metro. A la vez que el número de canes sube, la natalidad en España se desploma. Actuall recopila el dinero que mueve la industria del perro y analiza el fenómeno sociológico.

Como ya no hay niños hambrientos ni bosques en llamas, las tropas de asalto del Imperio Progre la han tomado este verano con los turistas, a los que acusan de crímenes contra la humanidad, como expulsar a los viejecitos de sus barrios, tan castizos como destartalados.