Persecución

Persecución

El genocidio cristiano en Oriente Medio y África es una de las formas del horror, a menudo silenciado, en nuestro tiempo. La expansión del terrorismo islamista por Irak, Siria, Libia, Egipto, Túnez o Nigeria está provocando la muerte y el éxodo de decenas de miles de cristianos. La amenaza se extiende a otros países en Asia como Pakistán, Afganistán, China y algunas zonas de la India, donde ser cristiano es asumir un riesgo real de ser asesinado o de perderlo todo. Usamos las mejores fuentes sobre el terreno, en las zonas de mayor peligro, para contar lo que otros medios no están contando sobre la persecución de las comunidades cristianas en las zonas de guerra o de integrismo islamista.

Los tres miembros de la Congregación de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María fueron raptados por hombres armados en el camino a Muyenge, cuya identidad se desconoce. Este secuestro se suma al asesinato el 21 de noviembre del padre Cosmas Omboto Ondari.

Behnam Ersali y Davood Rasooli, ambos cristianos conversos, iban a reunirse hace 10 días en una ciudad al norte del país. Desde su arresto se desconoce dónde están o de qué se les acusa. El pasado mes de octubre dos cristianos fueron condenado como "amenaza para el régimen" por su fe.

Las plataformas CitizenGO y MasLibres.org están llevando a cabo  una campaña global en la que se pide al primer ministro pakistaní que deje salir a Asia Bibi y a su familia. Más de 125.480 personas han apoyado hasta ahora esta petición.

Javier Menéndez Ros, director de AIN en España: “La libertad religiosa es el barómetro de otros muchos derechos humanos. De los 196 países analizados en el informe, en 38 se cometen violaciones importantes contra la libertad religiosa. De estos, en 21 se sufre persecución directa.

Es odio, y no lógica ni razón, lo que alimenta a unos canallas que aquí piden fronteras abiertas pero luego aplauden que se mate a un intruso en una remota isla.

La cristiana pakistaní declarada inocente del delito de blasfemia tras 9 años en prisión, sigue en el país a la espera de que sea acogida en algún país. Las radicales islámicos siguen clamando en el país y exigen su pena de muerte. 

El gobierno de la República Popular China se esfuerza en intentar engañar al mundo sobre lo 'mucho' que se respetan los derechos humanos. ¿Cómo ve? ¿Le creemos a China sus buenas intenciones?

El sacerdote Cosmas Ombato Ondari era miembro de los misioneros Mill Hill y servía en Camerún desde marzo de 2017, cuando fue ordenado. El pasado mes de julio otro sacerdote tabién fue asesinado en el país, que vive un crudo conflicto armado.

El diputado Chishti reprocha a Theresa May que no haya liderado con total convicción el ofrecimiento de asilo a Asia Bibi y su familia. "Lo que encuentro chocante es que el Gobierno británico haya fallado en la puesta en práctica de los valores fundamentales apoyados por nuestra nación", subraya.