Persecución

Persecución

El genocidio cristiano en Oriente Medio y África es una de las formas del horror, a menudo silenciado, en nuestro tiempo. La expansión del terrorismo islamista por Irak, Siria, Libia, Egipto, Túnez o Nigeria está provocando la muerte y el éxodo de decenas de miles de cristianos. La amenaza se extiende a otros países en Asia como Pakistán, Afganistán, China y algunas zonas de la India, donde ser cristiano es asumir un riesgo real de ser asesinado o de perderlo todo. Usamos las mejores fuentes sobre el terreno, en las zonas de mayor peligro, para contar lo que otros medios no están contando sobre la persecución de las comunidades cristianas en las zonas de guerra o de integrismo islamista.

Ya son 22 los sacerdotes que han muerto en México por acciones violentas desde el año 2013. El sacerdote fue agredido con arma blanca a la vista de algunos fieles y personal administrativo que se encontraban en ese momento en el templo.

Otras ocho personas han resultado heridas después de que cuatro encapuchados en motos dispararan indiscriminadamente en un barrio cristiano. El pasado 2 de abril otras cuatro personas, miembros de una familia cristiana, murieron de la misma manera.

El misionero evangélico americano Andrew Brunson, que lleva dos años en prisión por predicar la palabra de Dios, está sufriendo en carne propia la política represiva del presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan.

El 20 de mayo se fundará en Jerusalén (Israel) una parroquia para atender a los miles de refugiados cristianos que llegan a Tierra Santa desde Asia y África.

El sacerdote Étienne Sengiyumva era párroco de Kitchanga, en Kivu del Norte, una región al noreste del país cerca de la frontera con Ruanda y Uganda. En los últimos meses ya han sucedido tres asesinatos en esa región pese a la presencia del ejército y los cascos azules.  

Alicia Rubio habla de la persecución sufrida en España por oponerse a la ideología LGTBI en la escuela y el politólogo argentino habla de los ataques vividos en Argentina por parte de grupos de ultraizquierdistas.

Los cristianos, que viajaban a bordo de un 'rickshaw' fueron tiroteados desde una motocicleta en la que los atacantes se dieron a la fuga.

“Espero que no sea un crimen de odio, pero quien sea que hizo esto necesita saber que ya ha sido perdonado, porque eso es parte de quiénes somos como cristianos, pero rezamos para que esto no pase de nuevo”, explica el obispo de la diócesis.

El padre Gubernat lamentó que “cuando algo está molestando a alguien, no les importa qué día es. Todos los días es un día para la malicia”.