Persecución

Persecución

El genocidio cristiano en Oriente Medio y África es una de las formas del horror, a menudo silenciado, en nuestro tiempo. La expansión del terrorismo islamista por Irak, Siria, Libia, Egipto, Túnez o Nigeria está provocando la muerte y el éxodo de decenas de miles de cristianos. La amenaza se extiende a otros países en Asia como Pakistán, Afganistán, China y algunas zonas de la India, donde ser cristiano es asumir un riesgo real de ser asesinado o de perderlo todo. Usamos las mejores fuentes sobre el terreno, en las zonas de mayor peligro, para contar lo que otros medios no están contando sobre la persecución de las comunidades cristianas en las zonas de guerra o de integrismo islamista.

Los cristianos y otras minorías religiosas como los yazidíes están siendo masacrados a manos de los yihadistas sin que haya habido una movilización internacional real que haya frenado estas matanzas. Por ello, durante el Congreso #WeAreN2016 que se celebra en la sede de la ONU, el director del ‘Reli...

Esta semana se celebra en Nueva York el II Congreso sobre Libertad Religiosa, organizado por CitizenGO y Maslibres.org, para dar voz a las minorías religiosas que están siendo masacradas por el terrorismo yihadista.

Debido a esta situación, la hermana Demerjian ha asegurado que los cristianos “después de tantos años de guerra, no pueden más. Tienen la sensación de que todo vuelve a empezar, y esto les entristece y encoleriza".

Kayla Mueller era una joven estadounidense que decidió viajar a Siria como cooperante para ayudar a las víctimas de la guerra y de los yihadistas. Con tan sólo 26 años fue secuestrada por el Estado Islámico y tomada como esclava por su líder Abu Bakr Al Bagdadi, que la violó en repetidas ocasiones hasta que finalmente fue asesinada en febrero de 2015.

Abou Khazen es una de las voces más autorizadas para hablar del exterminio de los cristianos en Oriente Medio. Es vicario apostólico de Alepo, una de las ciudades que más ha sufrido la barbarie de estos años de guerra y ha puesto en su sitio a la Unión Europea, Estados Unidos y la ONU.

El jordano Abu Ali, de 38 años, buscaba un cambio radical en su vida. Había perdido su trabajo y se había divorciado de su mujer. Con la excusa de “ser un buen musulmán”, se enroló a las filas del Estado Islámico.

La joven cristiana pakistaní, Asia Mushtaq, de 30 años, ha sido “brutalmente atacada y violada por dos musulmanes, mientras su marido, Shakil Khan, se encontraba sirviendo en Peshawar (Pakistán) al Ejército de su país”. Asimismo, los informes recogen que la joven fue atada de pies y manos en la cama para poder ser violada.

Las Naciones Unidas acogerán una conferencia internacional sobre la persecución contra los cristianos y otras minorías étnicas y religiosas el próximo jueves. El encuentro está patrocinado por la Misión de la Santa Sede ante la ONU.

Pakistán está a punto de estallar. Los islamistas siguen sembrando el terror ante un Estado que no puede contener los atentados terroristas contra las minorías religiosas. La última víctima ha sido Sardan Soran Singh, ministro local para las minorías sij, religión fundada en la India.