Vida

Vida

El primer bien y el primer derecho de todos. El único derecho que no admite límites, porque limitarlo es suprimirlo. Seguimiento de los grandes debates bioéticos de nuestro tiempo: el aborto, la eutanasia, la maternidad subrogada, la selección de embriones, la clonación,... Las leyes del aborto y los valores que las inspiran. La industria abortista mundial y sus prácticas. El punto de vista de expertos, científicos, filósofos. La posición de los partidos y líderes políticos. La iniciativa de los movimientos sociales a favor de la protección de la vida humana.

Las organizaciones en defensa de la familia reclaman que haya un desarrollo normativo extenso de la medida, que apenas ha sido anunciada. Se trata de que las familias puedan plantear ante las administraciones su situación con un miembro más de la familia, aún antes de nacer.

Un anciano mata a su mujer y luego se suicida. “Otro asesinato machista”, proclaman las tertulias y las ministras. A no ser que el asesino, en vez de suicidarse, llame a La Sexta para decir que se ha limitado a aplicar la eutanasia a su doliente esposa. Entonces, pasará de ‘feminicida’ a héroe progresista.

Nos hemos acabado creyendo que eso de la IVE (interrupción voluntaria del embarazo) es algo cool y necesario. Pero la realidad no es tan cool, y lo que para algunos es una guerra ideológica y política, para cientos de familias es una cruz.

El grado de cinismo alcanza cotas insuperables al llamar a la eutanasia o al suicidio asistido “muerte digna”. Si una persona está sufriendo, física y/o emocionalmente, lo que habrá que hacer es paliar esos sufrimientos, en lugar de despacharla con un brebaje mortífero.

En torno al año 1450, el pueblo Chimú sacrificó a 269 niños en unos ritos espeluznantes para convencer a los dioses de que pusiesen fin a las lluvias. El sacrificio masivo actual de vidas infantiles no son por la necesidad de una comunicación sobrenatural, sinopor egoismo.

La presión está en la base de la dinámica política. Si no presionas, no te toman en serio. Si solo das argumentos, lo más probable es que te ignoren. Si a nuestros mejores argumentos le sumamos estratégicamente la potencia de la presión política, los resultados no tardarán en llegar.

La multinacional de la industria del aborto Planned Parenthood ve reducida drásticamente la subvención que percibía por cuidados sanitarios en EE. UU. En el periodo 2019-2022 recibirá algo más de 16 millones de dólares anuales, mientras que venía percibiendo unos 60 millones.

El filme relata la vida de Abby Johnson, directora de un negocio de aborto de Planned Parenthood, hasta que se convirtió a la causa provida en 2009. Pese al boicot de numerosos medios, ya son más de 1.700 los cines en los que se proyecta la película en los Estados Unidos.

Admitir de boquilla que el aborto “no es un derecho”, como dice el PP, pero no mover un dedo por suprimirlo, o al menos restringirlo, es una forma de negacionismo. Y las víctimas del aborto superan con creces las del Holocausto.