Brett Kavanaugh
El juez Brett Kavanaugh, junto a su esposa y sus hijas, escucha al presidente Donald Trump durante el acto de presentación de su nominación como magistrado del Tribunal Supremo, en sustitución del juez Anthony Kennedy, que se retirará al finalizar este mes de julio.– Fotografía: Michael Reynolds / EFE

Demócratas y  medios del establishment han investigado todo lo posible a Brett Kavanaugh para sacar sus trapos sucios ya que es el candidato del presidente Trump para reemplazar al juez de la Corte Suprema Anthony Kennedy.

Esto es lo que han encontrado y, sí, aunque parezcan broma, son verdad.

  1. Afectará el resultado de las decisiones de la Corte Suprema

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Obvio, para eso es juez y para eso sería elegido, para que su voto cuente como el del resto. Es como si es elegido un árbitro en un partido concreto, ¿acaso su trabajo no es tomar decisiones que afecten al juego?

  1. Si es elegido, la gente morirá

Tal cual. Aunque parezca absurdo, 200 estudiantes, profesores y ex alumnos de Yale -donde estudió- creen que desde el primer minuto en que Kavanaugh sea elegido, la gente empezará a morir, especialmente las mujeres que no pueden abortar. ¿Pero los que mueren no son los niños en los vientres maternos e incluso algunas de las mujeres durante el aborto?

  1. Es un hombre blanco

No es broma, para muchos progres el hecho de ser hombre, heterosexual y blanco es lo mismo que ser el mismísimo Satanás –ya saben, eso del privilegio blanco, etc.-. El racismo de esta gente no tiene límites pero, recuerden, el racismo es solo de los blancos a las otras razas, no a la inversa. Racista.

  1. El primer nombre de Brett Kavanaugh es ‘Brett’

El cómico Stephen Colbert (por cierto, un hombre blanco) dice que el nombre de Brett suena como un camarero. Primero, ¿qué problema tiene con los camareros, hombre blanco clasista? Segundo, ¿un cómico es el más indicado para hablar de algo en serio?

  1. 2018 no es… ¿1776?

La presentadora de la NBC Katy Tur utiliza el argumento simplón de que los tiempos cambian y que hay que ‘progresar’. Hace referencia a que la Constitución de 1776 no puede seguir valiendo para 2018 y que hay que avanzar. Hasta aquí se puede entender el argumento, solo que la Constitución de Estados Unidos es de 1789. ¿Pequeño lapsus o incultura general?

  1. Le gusta el béisbol

El Washington Post informa, desde su periodismo objetivo y de extrema relevancia, de que no solo le gusta el béisbol, sino que le gusta tanto que compró pases de temporada con su tarjeta de crédito. Es un peligro público número uno, tengan cuidado porque es capaz de pasar tres horas en un estadio en el que prácticamente no ocurre nada.

  1. Tuvo deudas con la tarjeta de crédito

De nuevo, el Washington Post publicó una noticia sobre la deuda de Kavanaugh que rondaba en 60 y 200 mil dólares. Es evidente, ¿si tiene deudas cómo va a tomar decisiones correctas, verdad? ¿Quizás se endeudó comprando entradas para el béisbol?

  1. Pagó sus deudas

El mismo medio informaba que en 2017 las “deudas y préstamos de tarjetas de crédito de Brett Kavanaugh se cancelaron o cayeron”. Sin comentarios.

  1. Bebió cerveza en la universidad

En otras palabras, Donald Trump ha propuesto a un hombre blanco para la Corte Suprema que disfruta del béisbol y la cerveza. Llamen a los SWAT, ¡ya!

  1. La mayoría de los secretarios de justicia de Brett Kavanaugh eran mujeres

El New York Times informó de que hasta la fecha había contrato a 25 mujeres de un total de 48 empleados y le critican por ello. Vamos a ver, ¿si contrato a más de la mitad de mujeres soy igualitario, feminista, o machista? Ni ellos se aclaran, ¿qué dirán las de #MeToo?

  1. Tiene dos hijas

El Huffington Post señala que es “un padre atento a dos hijas pequeñas y un hombre que ha contratado mujeres más de una vez para trabajar con él”. Buen padre y machista. Si es que lo tiene todo.

  1. Podría haber llamado ‘perra’ a Hillary Clinton hace 20 años

¿Conocen eso de ‘un amigo me dijo que un amigo le dijo que otro amigo vio a uno que escuchó decir que…’? Pues esto es lo mismo. Eso sí, Kavanaugh no puede llamar ‘perra’ a Hillary pero los medios pueden llamar “coño irresponsable” a Ivanka Trump o pedir el asesinato del mismo Donald Trump sin que pase nada.

La clásica doble vara de medir de la izquierda.

Comentarios

Comentarios