La exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, pronunciando su famoso discurso en inglés en el que invitó a disfrutar de una
La exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, pronunciando su famoso discurso en inglés en el que invitó a disfrutar de una "relaxing cup de café con leche". /Youtube

Una amiga escribió en Facebook: “Objetivo de 2018: perder 10 kgs… Final de 2018, a 15 kgs. de mi objetivo”. Yo no puse un comentario, pero hubiera sido muy similar.

A mi amiga le había pasado lo que a muchos. Se había puesto un propósito, si bien no tenía un método para lograrlo. Le faltaba el compromiso o no eran cambios para los que desease realmente poner el esfuerzo necesario. Me imagino que como a tantos otros cuando le sonaba el despertador a las 6 y media de la mañana para salir a correr antes de ir al trabajo lo alargaba media hora más para, al final, acabar saliendo con prisas y desayunando ese café con cruasán en el bar de enfrente del trabajo olvidándose del propósito de comenzar el día con fruta, avena, café con leche desnatada y un yogur.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Estas semanas de enero son aquellas en las que nos ponemos serios. Nos damos cuenta de que hemos ganado kilos con tantas y tantas cenas de Navidad, reuniones con amigos, cervezas, copas, dulces y canapés entre comidas, en ellas y al final de ellas. El resultado es el que ya conocemos y muchos de nosotros estamos todavía más lejos de nuestro objetivo que en enero de 2018.

Según sus currículos públicos el 81% de los miembros del Congreso en España no habla ningún idioma extranjero

No comenzaré con el de perder peso o el de dejar de fumar, aunque alguno de nuestros políticos quizás lo necesite… pero ¿no les parece que tienen que mejorar claramente sus idiomas? Según sus currículos públicos el 81% de los miembros del Congreso en España no habla ningún idioma extranjero. En otros países hispanoamericanos las cifras o la calidad de sus representantes políticos no varían demasiado. No quiero meter el dedo en el ojo de nadie… pero con esas habilidades difícilmente podrían trabajar en otros puestos de funcionarios o en el sector privado donde en la gran mayoría piden conocer el inglés o algún otro idioma extranjero. ¡Muchos están pegados al sillón! ¡Les harían falta idiomas extranjeros para salir del Congreso! ¡España es un país cuyo 11,7% del PIB y el 12,8% del empleo dependen del turismo! En algunas comunidades autónomas como Baleares o Canarias el empleo y el PIB dependen entre un 30% y un 40% del turismo.

Ante el comentario de un familiar nonagenario que hace unos años argumentó que era encomiable que Rajoy y Zapatero hablaran inglés hice una búsqueda para darme cuenta de que hablo tres o cuatro idiomas mejor que cualquiera de ellos y no es un motivo de orgullo para mí sino un motivo de vergüenza para los que han sido nuestros presidentes del gobierno. Lamentablemente el nivel de inglés de nuestros políticos, con honrosas excepciones, es muy inferior al que sería deseable.

No obstante, no vamos a acabar este artículo ni a empezar el año 2019 sin poner deberes, objetivos o propósitos para aquellos que nos gobiernan o que vendrán a pedirnos el voto en unos meses. Aprender idiomas, perder peso y dejar de fumar son básicos y se dan por supuestos. Ser dignos de la confianza de los ciudadanos, honestidad, congruencia, profesionalidad y decencia deberían encabezar la lista. Ya que estamos y tenemos la oportunidad… ¿añadimos la defensa de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural? ¿Y la defensa de la unidad de España ante los golpistas y terroristas? ¿Quizás probamos pidiendo igualdad ante la Ley y defensa del Estado de Derecho? ¿Qué tal si incluimos la defensa de la libertad religiosa y los derechos de los padres en la educación de los hijos? ¿Y si probamos con la protección y promoción de la familia, medidas de apoyo a la natalidad y laborales para evitar la discriminación de madres embarazadas?

Espero que a finales de 2019 y comienzos de 2020 podamos estar satisfechos con nuestros cambios personales y que podamos incrementar los objetivos para nuestros representantes políticos.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Rubén Navarro es abogado y licenciado en Administración y Dirección de Empresas. Le encanta viajar y comunicarse con amigos de otras culturas e idiomas, además de un buen café por la mañana. Habla inglés, francés e italiano. En Ginebra desde 2011, ha trabajado con diplomáticos, legisladores y ONG en la defensa de la familia, la vida y la libertad religiosa en el Consejo de Derechos Humanos dela ONU. Es autor de un capítulo en el libro ‘La Batalla por la Familia en Europa’, coordinado por Francisco José Contreras.