Albert Rivera en 16 claves: un socialdemócrata disfrazado de centrista

    Aspirante a La Moncloa reivindicando el centro, su trayectoria demuestra que esa equidistancia entre derecha e izquierda no es sino cálculo estratégico de quien militó en el PP y luego reivindica la socialdemocracia.

    1
    Albert Rivera / AMB

    Joven, moderado, centrista, con su aire entre Suárez y JFK, vende «tercera vía» frente a un bipartidismo caduco. Pero su centrismo tiene algo de ambiguo. La trayectoria y los mensajes de Rivera demuestran que esa equidistancia entre derecha e izquierda no es sino cálculo estratégico de un ex militante del PP reciclado en socialdemócrata que aspira al poder.

    Actuall lo explica en 16 claves:

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    ¿El nuevo Adolfo Suárez? Rivera está imbuido de su papel de nuevo Adolfo Suárez, como cuando habla de segunda Transición o cuando apela, constantemente, al centro: «Es más fácil cambiar la política española desde el centro que desde los extremos».

    …Pero empezó en el PP Estuvo afiliado al Partido Popular durante tres años y siete meses -del 10 de septiembre de 2002 al 7 de abril de 2006-, o sea hasta tres meses antes de ser nombrado presidente de Ciudadanos en el congreso fundacional del partido.

    Hijo de padre catalán y madre andaluza. Sus padres son comerciantes, tenían una tienda de electrodomésticos. Agustín, su padre, es catalán y María Jesús, su madre, es andaluza. Se crió en el barrio de la Barceloneta y más tarde su familia se trasladó a Pueblo Nuevo y finalmente a El Vallés.

    Destacado jugador de waterpolo. A los diez años comenzó a destacar en la natación, deporte en el cual fue campeón regional en par de ocasiones. Más tarde, cuando estudiaba Derecho en la Universidad Ramón Llull de Barcelona, jugó al waterpolo durante ochos años. Tan bien se le daba este deporte que llegó a jugar en el Granollers, de la segunda división nacional.

    Desnudo en un cartel electoral. Fue la primera aparición pública de Albert Rivera. Con 27 años, el jovencísimo abogado posaba desnudo en el cartel electoral de Ciudadanos que pretendía -con éxito- llamar la atención de todos. Era la puesta en escena del nuevo partido que se presentaba por primera vez a unas elecciones: las catalanas del 1 de noviembre de 2006. Una cosa quedó clara: Rivera adora el marketing.

    El cartel electoral con el que Albert Rivera hizo campaña para las elecciones catalanas de noviembre de 2006.
    El cartel electoral con el que hizo campaña para las elecciones catalanas de noviembre de 2006.

     

    Como el líder de Podemos, empezó de contertulio en Intereconomía.- Es curioso, pero cuando Albert Rivera no era más que el líder de un partido emergente en Cataluña, el gran público le descubrió -como a Pablo Iglesias en ‘El Gato al Agua- gracias a sus intervenciones como contertulio en el programa ‘Dando Caña’ de Intereconomía TV.

    Cs ya es el primer partido españolista en Cataluña. Ciudadanos nació como partido regional en Cataluña hace casi 10 años. Su crecimiento ha sido progresivo gracias a un mensaje nítido en favor de la unidad de España. En las últimas elecciones catalanas la formación de Rivera fue la segunda fuerza más votada del parlamento regional -tras la candidatura independentista Junts Pel Sí- con 25 escaños, por delante de PSC (16), Podemos (11) y PP (10).

    En 2008 hablaba más claro: «Somos un partido de centroizquierda». Hoy Rivera presenta a Ciudadanos como un partido de centro que rechaza cualquier etiqueta. La gran paradoja está en que su auge se basa en arrebatarle votantes al PP al tiempo que evita identificarse con el término derecha. En el año 2008 las cosas eran diferentes y Rivera declaraba ser el presidente de un partido de centro izquierda: «Nuestros estatutos ya lo recogen: somos un partido liberal progresista socialdemócrata que ocupa el espacio de centroizquierda».

    En contra de la educación diferenciada. Rivera rechaza que el Estado financie la educación diferenciada en los colegios públicos y concertados. De esta forma, si Ciudadanos llega al Gobierno obligará a los padres partidarios de este tipo de educación a matricular a sus hijos en centros privados.

    Ambigüedad con el franquismo. Rivera no se aclara con la posición que su partido debe adoptar respecto a la figura de Francisco Franco. Tan pronto comenta ante Pablo Iglesias que condena el régimen franquista, como se abstiene de apoyar la retirada de la medalla de oro de Calatayud concedida en su día a Franco.

    El 28 de octubre los concejales de Ciudadanos en Calatayud (Zaragoza) se abstuvieron en la votación de la propuesta del PSOE sobre la citada retirada y que, finalmente, no fructificó. Hubo 10 votos en contra (ocho del PP y dos del PAR) y solo siete a favor (cinco de los socialistas, uno de CHA, uno de Aragón Sí Puede y uno de un concejal popular que votó en contra).

    ¿Por encima del PP en intención de voto? Va acortando cada vez más distancia en las encuestas con Rajoy y Pedro Sánchez. Los últimos sondeos (Metroscopia, El País, 2 de noviembre de 2015) sitúan a Albert Rivera como el tercer partido (72-84 escaños) en intención de voto de España muy cerca de PSOE (88-98) y PP (93-100). Podemos queda muy lejos con 42-46 escaños. E incluso, según OK Diario, una encuesta encargada por PP a Metroscopia sitúa a Cs como primer partido en intención de voto directo.

    Divorciado, es padre de una hija. El líder de Ciudadanos tiene una hija llamada Daniela, fruto de su matrimonio con Mariona Saperas, de la que se divorció en 2013. Hoy su pareja es la azafata Beatriz Tajuelo.

    Apoya al corrupto PSOE andaluz. En el multitudinario desayuno celebrado esta semana en el Hotel Villamagna Rivera presumió de que para acometer la Segunda Transición «hay que tener las manos limpias». Pero Ciudadanos es, como poco, cómplice del PSOE andaluz de los ERE, porque sin su apoyo Susana Diaz no sería presidenta de la Junta. Hay que recordar que el PSOE andaluz ostenta el ‘mérito’ de ser el partido involucrado en el mayor caso de corrupción de la historia de la democracia: el de los EREs fraudulentos. 

    Aborto: partidario de una ley de plazos con supuestos. «El aborto no es un derecho», ha declarado en más de una ocasión Rivera. Pero, ¿cuál es la postura oficial del partido? Ciudadanos está a favor del aborto libre hasta la semana 12 de embarazo, y a partir de ese momento se admite en los siguientes supuestos: cuando haya grave riesgo para la vida de la madre, en caso de violación y cuando las malformaciones del feto lo hagan incompatible con la vida.

    Su máxima ambición: La Moncloa. No le falta ambición, tesón y fe en sí mismo. En alguna entrevista ha dicho claramente que se plantea llegar a la presidencia del Gobierno: «Sería falta modestia decir que no pretendo llegar a la Moncloa».

    Republicano, pero respeta la monarquía. En una reciente entrevista, Albert Rivera confesaba su preferencia por los principios republicanos. «Yo me considero republicano, pero respeto la Constitución española y la monarquía parlamentaria, si lo hace bien y no mete la mano ni hay corrupción y si tenemos un rey que es ejemplar y austero».

    Comentarios

    Comentarios

    Licenciado en periodismo por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Tomó la alternativa en Intereconomía -semanario Alba, La Gaceta, Los Últimos de Filipinas, Dando Caña, 12 Hombres sin vergüenza- de la mano de Gonzalo Altozano y Kiko Méndez-Monasterio, de los que aprendió incluso algo de periodismo. Más tarde escribió para los digitales La Información y Periodista Digital. Viajó a Irak antes que a Roma, le apasionan la Historia y la tauromaquia. Nazareno de Sevilla.