Mark Zuckerberg
Mark Zuckerberg, fundador de Facebook / Wikimedia

En la novela 1984 de George Orwell, el Ministerio de la Verdad era la entidad encargada de distorsionar la realidad en favor del Gobierno. Un equipo de censores se encargaba de elaborar la propaganda y la censura orientadas a favorecer el control tiránico del régimen y la buena imagen de sus líderes. Mark Zuckerberg, quien controla lo que leen los 2.000 millones de usuarios de Facebook, apunta a convertir en realidad lo que era una aterradora ficción.

La única diferencia es que este semidiós de la alta tecnología no está usando censores humanos como en la novela de Orwell, sino almacenes llenos de ordenadores. Sus ingenieros de software han diseñado algoritmos complejos -una secuencia de instrucciones escritas en códigos informáticos- que dirigen sus ordenadores en gran medida sin intervención humana. El control de la información se ejerce al aplicar criterios ideológicos a este algoritmo. El resultado buscado es que las publicaciones de ciertos grupos tengan mayor difusión mientras se suprimen las de otros.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Zuckerberg es parte de una élite norteamericana de mentalidad liberal que disfruta de las comodidades que la mayoría de sus compatriotas no pueden pagar. Y su nuevo algoritmo suprime las voces de los que para él son considerados “deplorables”, por ejemplo aquellos que creemos en el respeto incondicional de cada vida humana.

La página principal de Facebook de Population Research Institute ha sufrido una disminución del 41% en el alcance de sus publicaciones

Desde que este algoritmo se introdujo a principios de 2018, la página principal de Facebook de mi institución, Population Research Institute, ha sufrido una disminución del 41% en el alcance de sus publicaciones. Eso significa que nuestros boletines semanales están llegando a poco más de la mitad de las personas a las que llegaron hace unos meses. La razón: no somos del gusto del ministro de la Verdad.

Si usted es usuario de Facebook quizás haya sido afectado por esa disminución. Pero hay algunos grupos a los que este macro control ideológico los ha tratado mucho peor.

En Perú, media docena de páginas cuyo denominador común es la promoción del respeto a la vida y a la familia han sido suprimidas sin ninguna razón aparente. En marzo pasado, los administradores de las páginas Facebook de “Perú defiende la Familia” con 250.000 seguidores, “Ideología de Género no va” con 300,000 y otros cuatro vieron que de la noche a la mañana sus páginas simplemente habían desaparecido. Tan solo recibieron un mensaje del Equipo de Facebook de inequívoca redacción automatizada. El mensaje era una media docena de razones de infringir las “condiciones de uso” como para que no supieran ni la publicación ni la falta que se les atribuyó. Poder absoluto y dictatorial que no necesita dar explicaciones de sus actos ni acepta diálogo o apelación.

Esto es claramente una manera astuta y deshonesta de manipular conciencias. Lo que Facebook realmente está promoviendo son los puntos de vista de Mark Zuckerberg y otras élites de ricos liberales. Los artículos de la implacable mentalidad anti-vida y anti-familia del New York Times o del The Washington Post de pronto aparecerán en tu página de Facebook, ya sea que los hayas elegido o no. Los artículos de tendencias contrarias nunca estarán.

Ahora que la plataforma se ha convertido en un medio clave en la comunicación mundial, Zuckerberg ha decidido que él va a imponer sus puntos de vista sobre el resto

Algo parecido está pasando con candidatos políticos y líderes sociales conservadores (o de derecha, si se prefiere, sabiendo que estas etiquetas siempre son injustas con alguien). El uso espectacular de Facebook y otras redes sociales en las últimas elecciones en Estados Unidos por parte de políticos republicanos pro vida como Mike Pence deben haber sacado de quicio a Zuckerberg. Hoy con el algoritmo su porcentaje de nuevos seguidores podría caer hasta en 45%, mientras que las de un icono de izquierda como Bernie Sanders crecen sin obstáculos.

Ahora que la plataforma se ha convertido en un medio clave en la comunicación mundial, Zuckerberg ha decidido que él, actuando como el orwelliano Ministerio de la Verdad, va a imponer sus puntos de vista sobre el resto, dictando lo que se permite publicar o promocionar en Facebook.

Lo bueno es que muchos ya vienen ideando maneras de escapar del cerco mediático y mantenerse al día con los asuntos que realmente le interesan, pero todas ellas requieren de una conducta más proactiva y comprometida.

Algunos consejos para conseguir este fin (que es como decir, luchar por la igualdad): Asegúrese de dar “me gusta”, dejar “comentarios” y “compartir” todas las publicaciones de los grupos que desea seguir y promover. Esto ayudará a superar el sesgo del algoritmo y forzará a la plataforma a mostrar tales publicaciones en sus noticias más a menudo.

Se ha acabado la neutralidad de la red y hay que luchar, una vez más, para que nuestra voz sea oída y las ideas no sean censuradas

Si no quiere que sus puntos de vista sean censurados por un experto en tecnología, ya sea Mark Zuckerberg o uno de sus censores autómatas que trabajan silenciosamente en las entrañas de su Ministerio de la Verdad, tendrá que dar pelea. Ellos no solo son inmunes a la corrección, sino que en realidad están enojados por la forma en la que los deplorables retrógrados han aprendido a unirse para defenderse.

“Los mantendremos bajo control y cerraremos sus páginas para dividirlos cada vez que sea necesario”, podría ser la directiva de Zuckerberg con la que arenga al Equipo de Facebook. “Nuestra plataforma está hecha para recopilar su información personal con el fin de venderles productos e ideas. No les permitiremos usarla para que promuevan sus propias ideas”.

Si Ud. no comparte las ideas que premia Facebook, tendrá que vencer a este semidiós de la alta tecnología. De hecho se ha acabado la neutralidad de la red y hay que luchar, una vez más, para que nuestra voz sea oída y las ideas no sean censuradas.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Director de la Oficina para América Latina del Population Research Institute con dedicación a tiempo completo al desarrollo de herramientas de participación política en RELEASE, división de Population Research Institute, con consultorías y cursos de entrenamiento a más de 100 organizaciones pro vida y pro familia en 18 países de América Latina, España y Norteamérica. Coautor del libro 'Análisis de Escenario con Mentalidad de Ajedrecista' (2012) y 'Que no decidan por ti. Todos pueden hacer política en la era de la posverdad' (en prensa).