Castejón: soplar y sorber no puede ser

    La equidistancia española con Venezuela resulta irritante e inmoral. Algunas fuentes de Moncloa dicen que España “alienta, pero no reconoce”. Otras, que “ni empujamos ni frenamos”. El pueblo venezolano se merece que la madre patria no mire para otro lado ante la miseria y la represión.

    0
    El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, conversa con el líder opositor venezolano Juan Guaidó desde Davos (Suiza). /EFE
    El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, conversa con el líder opositor venezolano Juan Guaidó desde Davos (Suiza). /EFE

    La estratega del presidente Castejón con la situación de Venezuela ha sido la equidistancia. Por una parte, llamar al presidente encargado, Juan Guaidó, para felicitarle por su coraje. Pero por otra parte, esperar a la posición común de la UE “para no romper la unidad”, dice Borrell. Algunas fuentes de Moncloa dicen que España “alienta, pero no reconoce”. Otras, que “ni empujamos ni frenamos”.

    ¿Qué es lo que pasa? Por una parte, la presión del socio preferente Podemos, que siempre ha considerado a Venezuela como una democracia ejemplar y un modelo a seguir. Es verdad que Errejón ha borrado sus tuits pro Maduro. Pero también es verdad que los más radicales se han sumado al discurso chavista del golpe de Estado e incluso han alentado a defender con las armas la revolución bolivariana.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Pero es que además, la actitud del Gobierno español es la de estar sin arriesgar. Si todo sale bien, me sumo a la victoria. Pero si se sale mal, me ahorro la foto. Un quiero y no puedo. “Hay que evitar situaciones dramáticas”, argumentan. Veintiséis muertos por la represión, ¿no es suficiente drama? Que arriesguen otros. Mientras tanto, trato de nadar guardando la ropa. Pero alguien debería de decirle al presidente Sánchez Castejón que ‘soplar y sorber no puede ser’.

    «España sigue meditando la situación. Del análisis a la parálisis…»

    No puede ser porque obviamente si hay premio será para el que apostó, no para el tibio. Pero es que además, España está perdiendo la oportunidad de recuperar su papel preponderante en la región. Han sido los países vecinos a Venezuela del grupo de Lima los que dieron el primer paso desconociendo a Maduro. Se sumaron Estados Unidos y Canadá. Posteriormente reconocieron a Juan Guaidó como presidente legítimo. También lo hizo Francia. Pero España sigue meditando la situación. Del análisis a la parálisis…

    Quizás Moncloa piense que el hecho de que Maduro se haya atrincherado con el ejército le permitirá aguantar y que habiendo fracasado el ‘golpe’, para qué mancharse las manos. Creo que se equivocan. Maduro parece estar meditando la oferta de amnistía de Guaidó. Y aunque su análisis fuera correcto evidenciaría la ausencia de coraje que dicen admirar en el presidente legítimo. Y la falta de coraje nunca sale gratis.

    El pueblo venezolano se merece que la madre patria no mire para otro lado ante la miseria y la represión. Se merece la paz, la democracia y el bienestar. Se merece un gobierno que vele por el Bien Común del pueblo y que no convierta al país en un narcoestado. Y España pudo haber jugado un papel protagonista. A cambio, prefirió jugar a dos bandas al mismo tiempo. Y ni vida ni honra.

    El anzuelo del pescador

    Slim gana. Telefónica vende sus filiales en Guatemala y El Salvador a Slim. Competir con reglas de mercado ante una compañía sin reglas de mercado en países sin seguridad jurídica adecuada no es viable. Penosa lección.

    Huelga salvaje. La huelga de taxistas ha mostrado el rostro más salvaje de un gremio que actúa como mafia para tratar de conservar los privilegios de la regulación. Ellos no lo saben, pero se han dado la puntilla.

    Julen, el ejemplo. España ha demostrado ser capaz de trabajar mucho y bien para salvar la vida del pequeño Julen. Hemos hecho lo imposible en tiempo récord. Sabemos hacerlo. Sin rémoras territoriales o ideológicas seríamos imparables.

    Comentarios

    Comentarios

    Soy economista de profesión y periodista de vocación. Como decía José Ignacio Rivero, director del Diario de la Marina, decano de la prensa de Cuba (otros tiempos), "el periodismo es en lo externo una profesión y en lo interno un sacerdocio". Colaboro en diversos medios y soy editor de campañas de CitizenGO.