Cifuentes dimite, entre Al Capone y Steve Urkel: «¿He sido yo?»

    El hurto de dos cremas en un súper de Vallecas ha precipitado la dimisión de Cristina Cifuentes cuyo futuro político ya venía tambaleándose en las últimas semanas a causa del famoso Máster. Sin embargo, la dirigente popular todavía no ha aclarado si abandona su escaño en la Asamblea ni su cargo en la presidencia del PP de Madrid.

    0

    «Corrupción cero. Levantar alfombras. Regenerar la vida política caiga quien caiga». Ese ha sido el lema que impulsó a Cristina Cifuentes (Madrid, 1964) hasta la presidencia de la Comunidad de Madrid y que le ha hecho caer después del escándalo de su máster plagado de irregularidades y tras el bochornoso vídeo -publicado por Okdiario– en el que se demuestra que fue cazada robando en un hipermercado Eroski del Puente de Vallecas cuando era la vicepresidenta de la Asamblea de Madrid.

    Quien se presentó a todas horas como adalid de la lucha contra la corrupción ha caído finalmente por unas migajas (40 ridículos euros de ‘botín’), tal y como le pasó a Al Capone, que llegó a prisión no por sus peores crímenes, sino por no camuflar de forma suficiente sus evasiones de impuestos.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Tanto el asunto de las cremas, como el del máster, son pecata minuta en comparación con algunas de las leyes de adoctrinamiento que ha impulsado (las leyes LGTBI que arrasan con la libertad de educación, la patria potestad, el derecho de los padres a elegir la educación moral de los hijos, la protección de la infancia, la libertad de expresión, etc) y sus atentados contra libertades y derechos fundamentales, restringiendo a los ciudadanos informar sobre sus postulados proabortistas en plena campaña electoral, lo que le costó meses después, un rapapolvo del Tribunal Supremo. Amén de las actividades arbitrarias y las sanciones administrativas contra quien proclama que los niños tienen pene o quien discute, en una carta dirigida a los padres del colegio que dirige, las políticas de la ya expresidenta.

    Con todo, lo que resulta más chocante del esperpéntico vídeo desvelado por OKDiario es que Cifuentes, lejos de bajar la cabeza, pagar y salir por la puerta de atrás, se envalentona, y dice ahora que fue un «error involuntario».

    Sólo le faltó cogerse de unos tirantes imaginarios, enseñar los calcetines y decir, con esa mueca mítica de Steve Urkel, el protagonista de ‘Cosas de casa’: «¿He sido yo?».

    Hagamos memoria de su trayectoria.

    El mafioso Al Capone y el personaje de ficción Steve Urkel.
    El mafioso Al Capone y el personaje de ficción Steve Urkel.

    1. Del máster a las cremas anti-edad: El pasado 21 de marzo salió a la luz el polémico máster de Derecho Autonómico que la presidenta de la Comunidad de Madrid habría realizado en la Universidad Rey Juan Carlos del que trascendieron una serie de irregularidades que han llevado a la ‘popular’ a enfrentarse a la opinión pública para defender su versión. Han sido 35, los días en los que Cifuentes ha insistido en su inocencia y en que su intención no era, ni de lejos, dimitir. Sin embargo, este miércoles la burbuja ha estallado.

    El diario digital Okdiario ha publicado un vídeo en el que se puede ver a la ya expresidenta sustrayendo de una estantería dos botes de crema anti-edad de la marca Olay. Tras ser descubierta por una dependienta de la sección de perfumería, fue retenida durante 45 minutos por los vigilantes del supermercado Eroski de Vallecas, situado frente a la Asamblea de Madrid donde ella trabajaba. El hurto se produjo el 4 de mayo de 2011 sobre las 11.30 de la mañana.

    2. Se suma al carro de los vientres de alquiler: Cifuentes defiende que se debata sobre la “gestación subrogada” en España, por lo que hace unos meses no dudó en sumarse a la iniciativa que presentó Ciudadanos para ‘regular’ esta práctica que mercadea con los bebés.

    3. Quiso retirar la palabra “cristiano” de los Estatutos del PP: En el Congreso Nacional del PP de 2012, presentó una enmienda para retirar la palabra cristiano de la ponencia social alegando que una convicción religiosa no podía estar en la base de una formación política. La propuesta fue rechazada por abrumadora mayoría.

    Se trata de otra incoherencia de la ‘popular’, que se autodefine como agnóstica, pero reconoce haber educado a sus dos hijos en un colegio religioso.

    4. A favor del lobby LGTBI: El PP de Cifuentes aprobó la Ley contra la Discriminación por Diversidad Sexual y de GéneroUn texto con graves contraindicaciones constitucionales, comenzando por la premisa mayor: se titula Ley contra la Discriminación, pero discrimina a la inmensa mayoría de los ciudadanos que no son ni gays, ni lesbianas, ni transexuales; y no sólo eso, sino que los persigue y los multa.

    Tras la aprobación, el pasado mes de diciembre la popular ya puso en práctica la nueva legislación e inició un procedimiento sancionador al director del colegio Juan Pablo II por expresar su opinión sobre la ideología de género y la ley LGTB.

    Al poco tiempo de llegar al Gobierno ya mostró guiños a los homosexuales, colgando la bandera gay en la Real Casa de Correos

    5. Partidaria del matrimonio homosexual: Se opuso a la postura de su partido asegurando estar a favor del matrimonio homosexual e incluso llegó a defender que se retirase el recurso de inconstitucionalidad que interpuso su partido a la ley.

    6. La primera presidenta de Madrid que colgó la bandera gay: Al poco tiempo de llegar al Gobierno ya mostró guiños a los homosexuales, colgando por primera vez en la Real Casa de Correos -sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid- la bandera multicolor por el Día Internacional del Orgullo Gay.

    Años más tarde, en 2017 el PP acudió por primera vez a la celebración de Orgullo Gay.

    Cifuentes durante la marcha por el Orgullo Gay de Madrid / Twitter
    Cifuentes durante la marcha por el Orgullo Gay de Madrid / Twitter

    7. Multó a HazteOir.org y no acató la decisión de la Justicia: Tanto la Fiscalía como el Juzgado de Instrucción número 46 de Madrid aseguraron que el libro ¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual -editado por la asociación HazteOir.org- “no contiene frases ultrajantes u ofensivas” y su contenido “no traspasa el límite del derecho a la libertad de expresión”, de tal forma que “los hechos denunciados no son constitutivos de infracción penal”.

    Multó a Hazteoir.org por decir en su autobús naranja una obviedad biológica como que “los niños tiene pene y las niñas tienen vulva”

    Pese a ello, Cristina Cifuentes, contra el criterio de la Justicia, sigue diciendo meses después que dicho libro que explica los contenidos de las leyes LGTBI en España “acosa por razones de orientación sexual” y ha impuesto una multa de 1.500 euros por la distribución de este libro a HazteOir.org.

    8. Castiga a los que hablan de Biología: Además, la Comunidad de Madrid, instada por Cifuentes, ha multado a Hazteoir.org por decir en su autobús una obviedad biológica como que “los niños tiene pene y las niñas tienen vulva”.

    9. Sancionó a un colegio por criticar las leyes LGTBI: El director del Colegio Juan Pablo II de Alcorcón fue multado por la Comunidad de Madrid por enviar una carta a los padres de alumnos en la que compartía su preocupación por las imposiciones de la ley LGTBI de la Comunidad de Madrid en el medio educativo. La multa se impuso, además, contra el criterio de la Inspección de Educación. 

    10. Restricción de derechos fundamentales: Trató de censurar una iniciativa que informaba a los ciudadanos de su postura a favor del aborto durante la campaña electoral que la llevó a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Lo logró a través de la Junta Electoral, pero el Tribunal Supremo finalmente avaló la labor informativa de HazteOir.org.

    La sentencia fue de tal importancia que el propio Consejo General del Poder Judicial la destacó como relevante en su web, subrayando que el Supremo señala cómo la Junta Electoral no tuvo en cuenta postulados constitucionales básicos, a instancias de las alegaciones esgrimidas por equipo de campaña de la entonces candidata del Partido Popular, Cristina Cifuentes.

    “Establecer una equivalencia entre pedir el voto e influir en el voto puede conducir a una grave y desproporcionada restricción de derechos fundamentales”, sentenció el Supremo.

    También te puede interesar:

    https://www.actuall.com/criterio/democracia/las-leyes-lgtb-atropellar-la-libertad-expresion-tambien-corrupcion-senora-cifuentes/

    Comentarios

    Comentarios