Cifuentes no caerá como Al Capone, pero sobran los motivos

    El asunto del máster de Cristina Cifuentes no es ni mucho menos el más grave por el que debería acabar fuera de la política. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha instado a la censura y ha multado por opinar contra el criterio de la Fiscalía, la Judicatura y la Inspección Educativa.

    0
    El famoso gangster de Chicago, Al Capone, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.
    El famoso gangster de Chicago, Al Capone, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

    Alphonse Gabriel Capone fue el más famoso gangster del primer tercio del siglo XX en los Estados Unidos y pese a estar involucrado con los más oscuros negocios (prostitución, juego ilegal, tráfico de alcohol) y crear el ‘Sindicato del Crimen’, sólo pudo ser encarcelado por un delito de evasión de impuestos.

    El 17 de octubre de 1931, Al Capone fue declarado culpable de cinco de los 23 cargos que se presentaron y fue sentenciado a 11 años en una prisión federal. Le dio tiempo salir de prisión, y vivir sus últimos, pocos, años en su residencia de Miami Beach, hasta que lo encontraron muerto en la bañera.

    Algunas personas creen que La Sexta da información.

    Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

    Suscríbete ahora

    Obvio, la comparación de Al Capone con Cristina Cifuentes, no se establece en ningún caso porque la presidenta de la Comunidad de Madrid haya sido perseguida por delitos como los de Capone. En ningún caso.

    Rajoy le ha hecho un “Luis, sé fuerte” a Cifuentes al asegurar que la comparecencia de la presidenta suponía una oportunidad para “acabar con esta polémica que es bastante estéril”

    Pero sí en el sentido de que una presunta trampa, que no es ni de lejos lo más grave y nocivo para los madrileños que ha realizado Cristina Cifuentes desde que fue candidata a presidir la Comunidad de Madrid y, con posterioridad, ya como presidenta, pueda ser la palanca de su tumba política.

    Si no hay respuestas directas a preguntas sencillas, mal asunto. Hay cuestiones que, ciertamente, no quedan aclaradas. Algunas respuestas sí parecen más verosímiles. Pero, tal vez, el indicio más claro, permítase la ironía, sobre todo este embrollo sea que Rajoy le ha hecho un “Luis, sé fuerte” a Cifuentes al asegurar que la comparecencia de la presidenta suponía una oportunidad para “acabar con esta polémica que es bastante estéril” y asegurar su presencia en la Convención Nacional del Partido Popular de este fin de semana.

    Como adelantábamos más arriba, el asunto del máster no es el más grave de cuantos afectan a la labor política de Cristina Cifuentes y probablemente no caerá por él.

    HazteOir.org ya sufrió la censura con la campaña #YoRompoConCifuentes. Ahora trata de sortearla con su libro sobre leyes LGTBI /Actuall
    HazteOir.org ya sufrió la censura con la campaña #YoRompoConCifuentes. Ahora trata de sortearla con su libro sobre leyes LGTBI /Actuall

    Restricción de derechos fundamentales

    Trató de censurar una iniciativa que informaba a los ciudadanos de su postura a favor del aborto durante la campaña electoral que la llevó a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Lo logró a través de la Junta Electoral, pero el Tribunal Supremo finalmente avaló la labor informativa de HazteOir.org. La sentencia fue de tal importancia que el propio Consejo General del Poder Judicial la destacó como relevante en su web, subrayando que el Supremo señala cómo la Junta Electoral no tuvo en cuenta postulados constitucionales básicos, a instancias de las alegaciones esgrimidas por equipo de campaña de la entonces candidata del Partido Popular, Cristina Cifuentes.

    “Establecer una equivalencia entre pedir el voto e influir en el voto puede conducir a una grave y desproporcionada restricción de derechos fundamentales”, sentencia el Supremo.

    Mentir, contra la Justicia, sobre un libro informativo. Y multar

    El libro ¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual“no contiene frases ultrajantes u ofensivas” y su contenido “no traspasa el límite del derecho a la libertad de expresión”, de tal forma que “los hechos denunciados no son constitutivos de infracción penal”.

    Así de tajante lo determinan tanto la Fiscalía como el Juzgado de Instrucción número 46 de Madrid, que archivó la denuncia interpuesta por Colegas contra el libro de Hazteoir.org. Pese a ello, Cristina Cifuentes, contra el criterio de la Justicia, sigue diciendo meses después que dicho libro que explica los contenidos de las leyes LGTBI en España “acosa por razones de orientación sexual”.

    Aun sin el respaldo de la Justicia, la Comunidad de Madrid ha impuesto una multa de 1.500 euros por la distribución de este libro.

    Multas por hablar de Biología

    La Comunidad de Madrid, instada por Cifuentes, ha multado a Hazteoir.org por decir en su autobús una obviedad biológica como que “los niños tiene pene y las niñas tienen vulva”. También Cifuentes instó a la Delegación del Gobierno a denunciar a HazteOir.org ante la Fiscalía.

    El lema de la campaña de HazteOir.org 'Los ninos tienen pene. Las ninas tienen vulva. Que no te engañen' fue censurado por políticos y lobbies LGTBI.
    El lema de la campaña de HazteOir.org ‘Los ninos tienen pene. Las ninas tienen vulva. Que no te engañen’ fue censurado por políticos y lobbies LGTBI.

    Multa a un colegio por criticar las leyes LGTBI

    El director del Colegio Juan Pablo II de Alcorcón fue multado por la Comunidad de Madrid por enviar una carta a los padres de alumnos en la que compartía su preocupación por las imposiciones de la ley LGTBI de la Comunidad de Madrid en el medio educativo. La multa se impuso, además, contra el criterio de la Inspección de Educación.

    Estos ejemplos de totalitarismo de Cristina Cifuentes deberían haber sido suficientes para que se retirara de la vida pública, mucho más evidentes que el supuesto amaño de un máster, que si ha servido para algo, es para ver a Cifuentes defender la barbaridad que es invertir la carga de la prueba frente a una acusación.

    Práctica que defiende en las leyes LGTBI de la Comunidad de Madrid y que apoya en el caso de la mal llamada violencia de género. No hay como tomar de la propia medicina para entrar en según qué razones. Cifuentes no es Al Capone. Pero también debe caer.

    Comentarios

    Comentarios

    Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".