Cruda realidad /¿Estamos al borde de la Tercera Guerra Mundial?

    ¿Y si estamos preocupándonos a lo tonto de la formación del gobierno y de los desplantes de Pablo Iglesias porque estamos al borde de la Tercera Guerra Mundial?

    0
    Hillary Clinton, Vladimir Putin y Xi Jin Ping
    Hillary Clinton, Vladimir Putin y Xi Jin Ping

    Bien, ya tengo su atención. Pero no era un truco: un tercio de los alemanes, por citar un pueblo poco dado a la histeria, teme que la III GM esté a la vuelta de la esquina.

    El atrabiliario candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, ya ha advertido que la política propuesta por su rival, Hillary Clinton, para Siria «podría llevar a la Tercera Guerra Mundial» al entrar en conflicto con Rusia. 

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Pero lo más asustante es que el bando demócrata, en vez de replicar que eso son fantasías paranoicas del magnate inmobiliario, parece responder con un irresponsable «¡sí, se puede!».

    Corren por las redes sociales comentarios de votantes de Clinton calentando el ambiente para una guerra con Rusia, con los más acérrimos asegurando que prefieren esa opción a una presidencia de Trump.

    En una parodia los hipsters pro-Hillary dicen «Será un honor para mí combatir con la Rusia de Putin»

    Los ‘trumpistas’ han reaccionando parodiando este belicismo suicida. En un cartel de propaganda aparece un ‘hipster’ prototípico -gafas de pasta y barba cuidadísima- junto a los logos de la campaña de Clinton y del Ejército norteamericano con el siguiente mensaje entrecomillado: «Será un honor para mí combatir con la Rusia de Putin».

    ¿Nos hemos vuelto locos? En una entrevista centrada en política exterior, Trump aseguró que Clinton podría arrastrar a Estados Unidos -y adivinen quién es aliado militar de Estados Unidos- a una guerra mundial con su postura más agresiva ante el conflicto.

    Portaaviones americano
    Portaaviones americano / Wikimedia

    Clinton ha demandado el establecimiento de una zona de exclusión aérea y ‘zonas seguras’ en el terreno para proteger a los no combatientes. Algunos analistas temen que proteger esas zonas podría llevar a Estados Unidos a entrar en conflicto directo con los cazas rusos.

    «Lo que deberíamos hacer es centrarnos en el IS, no en Siria», señaló Trump en la entrevista con Reuters. «Acabaremos en la Tercera Guerra Mundial por Siria si escuchamos a Hillary Clinton. Ya no estamos luchando con Siria; estamos luchando con Siria, Rusia e Irán. Rusia es un país nuclear, y no va a quedarse en palabras».

    A principios de esta semana, el líder ruso declaró que Clinton ha optado por una postura muy agresiva contra su país -al que ha acusado de estar detrás de las filtraciones de Wikileaks- y ha reprochado a Clinton que critique duramente la política siria de Rusia a fin de distraer a los votantes americanos de los problemas internos.

    «Poner en peligro las relaciones rusoamericanas para ganar puntos a niver interno es, en mi opinión, nocivo y contraproducente. Ya no tiene gracia. Si alguien ahí fuera quiere confrontación, no es lo que nosotros hemos elegido, pero habrá problemas».

    No son pocos los analistas que consideran estas palabras, junto al despliegue de buques de la armada rusa cerca de Siria, como una señal de que Putin está dispuesto a ver el órdago de Washington en Oriente Medio.

    Eso, en Oriente Medio. Pero hay otras zonas donde Estados Unidos tiene también el dedo en el gatillo.

    La disputa en el Mar de China ha dañado gravemente las relaciones de Estados Unidos con la República Popular. Después de que el Tribunal Permanente de Arbitraje de La Haya determinara que las reclamaciones territoriales de China con respecto a sus aguas territoriales y a una serie de islotes del Pacífico son inválidas e ilegales, Estados Unidos ha estado preparando dirigirse al área con la flota.

    El gigante asiático se ha comprometido a tomar todas las medidas necesarias para proteger su soberanía sobre el Mar de China

    Esto ha enfurecido a los chinos. En agosto, el ministro chino de Defensa, Chang Wanquan pidió a sus conciudadanos que se preparen para una guerra naval. Pekín se ha comprometido a tomar todas las medidas necesarias para proteger su soberanía sobre el Mar de China, incluyendo defensa aérea.

    Mientras, Pekin ha estado reposicionando y probando su arsenal nuclear -incluyendo un misil balístico capaz de alcanzar cualquier punto del planeta en un máximo de media hora- y llevando a cabo maniobras militares en sus aguas en conjunción con Rusia.

    En fin, ya lo ven. «Nunca más» es una de las frases que más nos gusta entonar a los seres humanos después de una catástrofe, pero también una de las que más fácilmente olvidamos cuando nos posee la locura bélica.

    Comentarios

    Comentarios