Cruda realidad / La revolución de Perogrullo

    0
    Manuela Carmena, Carles Puigdemont y Joseba Asiron han coartado la libre circulación y la libertad de expresión de HazteOir.org
    Manuela Carmena, Carles Puigdemont y Joseba Asiron han coartado la libre circulación y la libertad de expresión de HazteOir.org

    La policía, una policía que pagamos todos, en una democracia, registrando e incautando libros. ¿Dónde he visto yo eso antes?

    ¿Fascismo? Es halagarles llamarles fascistas; los fascistas reprimían consignas políticas, ideas opinables.

    Algunas personas creen que La Sexta da información.

    Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

    Suscríbete ahora

    Ahora eres un peligro si repites lo que ha afirmado como una perogrullada toda la humanidad durante toda la historia, lo que sigue pensando -no: comprobando- la abrumadora mayoría del planeta.

    Grite que la tierra es plana y la gente se alzará de hombros ante su estupidez. Diga que los ninos son ninos y las ninas, ninas, y todo el aparato del Estado se moviliza contra usted. Probablemente este artículo sea ilegal en breve.

    Les confieso un secreto: estaba inicialmente contra la iniciativa del autobús naranja. Me parecía una chiquillada gastarse sus buenos euros en recorrer España diciendo obviedades. ¡Cómo me equivoqué!

    Con una frase pueril, con una idea de biología básica, con lo que sabe el último salvaje el bendito autobús ha desenmascarado el régimen, la brutal anarcotiranía que vivimos.

    El autobús ha hecho arder tanto embuste para convertirnos en descerebrados zombis que repiten sin sonrojarse sus más estúpidos dogmas

    Naranja como la llama tenía que ser el autobús que hiciera arder tanta mentira, tanto embuste premeditado para destruir nuestra civilización y convertirnos en descerebrados zombis que repitan sin sonrojarse sus más estúpidos dogmas, sus consignas cambiantes.

    No ha sido una proclama ideológica; no ha hecho falta una postura ideológica para alarmar a nuestros mandarines, para espabilar a unas ‘autoridades’ que sestean ante abusos flagrantes y crímenes a la luz del día, igual que el nino solo necesitó gritar que el rey estaba desnudo para echar abajo la compleja impostura.

    Y la misma frase que parecería tonta de puro obvia a nuestros padres y abuelos no solo concita la reacción oficial, sino también la de tanto camisa parda de ocasión que aún tiene la irónica ignorancia histórica de llamarse a sí mismos ‘antifascistas’, cuando son la verdadera banda de la porra, los sicarios sin sueldo de la Iglesia de la Modernidad Enloquecida.

    Ignacio Arsuaga, en el entorno de Pamplona con #ElBusDeLaLibertad /M.C. - Actuall
    Ignacio Arsuaga, en el entorno de Pamplona con #ElBusDeLaLibertad /M.C. – Actuall

    Puede el imán explicar con toda la paz del mundo por qué una mujer que se perfuma comete fornicación, sin miedo a que nadie le chiste ni a que nuestros mandarines le censuren.

    Di solo que un varón es un varón y una mujer es una mujer y habrás iniciado una revolución.

    No pensé que hubiera llegado el fin tan deprisa, ni que el mal fuera ya tan profundo. Olvidemos verdades mayores, certezas más complejas, ideas más elaboradas y consignas más ingeniosas: gritemos que la hierba es verde y que dos más dos son cuatro.

    Quien acepta que la verdad, incluso la verdad física, la dicte el poder pronto se verá en el extremo desagradable en la ecuación

    Quienes se alzan de hombros y menean la cabeza; quienes acusan a esta iniciativa de ‘provocadora’ (lo es, afortunadamente) o se la cogen con papel de fumar, deberían abrir bien los ojos.

    Deberían tomar nota, porque quien acepta que la verdad, incluso la verdad física, incontrovertible, la dicte el poder -es decir, la fuerza-, pronto se verá en el extremo desagradable en la ecuación. Y entonces no habrá nadie que pueda ayudarles.

    Comentarios

    Comentarios