Churchill caracterizado en 'El instante más oscuro’.
Churchill caracterizado en 'El instante más oscuro’.

Gary Oldman hace el papel de Winston Churchill en una película que no puede ser más oportuna en varios sentidos de la palabra.

Es oportuna, primero, porque Churchill es, en nuestra particular mitología del pasado reciente, no meramente el antagonista de Hitler, sino su anverso, tan admirable como es detestable el Führer alemán.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Gobernó Gran Bretaña en lo que conoce como “su mejor momento”, “its finest hour”, y Gran Bretaña se presenta como la única nación perfectamente pura, heróica e intachable de aquella contienda.

Francia se rindió, la Unión Soviética era una cárcel de pueblos, Estados Unidos entró de forma oportunista, con la contienda medio ganada. Solo Gran Bretaña montó una resistencia desesperada, en solitario, ante una Wehrmacht que se enseñoreaba en el Viejo Continente.

Dar una cita del hombre del puro en una discusión a favor de las tesis propias es ganarla, aunque ciertamente hay muchas más citas atribuidas al primer ministro británico de las que jamás pronunció o escribió.

La película es oportuna por el ‘Brexit’. Churchill se hubiera opuesto terminantemente al ‘Brexit’, lo hubiera aborrecido.

Es, además, oportuna por el ‘Brexit’. Churchill se hubiera opuesto terminantemente al ‘Brexit’, lo hubiera aborrecido. Churchill jugueteó un tiempo, de hecho, con unir en una estrecha federación esos viejos rivales, Francia y el Reino Unido.

Pero, por decirlo brutalmente, Churchill es el Churchill de nuestros panegíricos, fundamentalmente, porque los aliados ganaron la guerra. De haberla perdido, es muy probable que las generaciones posteriores tuvieran de él una imagen, si no tan terrible como se tiene de Hitler, no demasiado alejada.

Churchill junto al general Charles de Gaulle pasando revista a tropas francesas en 1944.
Churchill junto al general Charles de Gaulle pasando revista a tropas francesas en 1944.

Sinceramente, tanto sus opiniones como sus actitudes como muchos de sus actos hubieran sido impensables y anatema para nuestro tiempo, y no me estoy refiriendo a su tabaquismo o a sus excesos alcohólicos.

A mediados del año pasado, el político indio Shashi Tharoor, autor de un libro, ‘Inglorious Empire’, que hace la crónica de las atrocidades del Imperio Británico, aseguró en declaraciones al diario The Independent que Churchill, “el hombre que los británicos presentan como apóstol de la libertad y la democracia”, fue en realidad “uno de los gobernantes más malvados del siglo XX, a la altura de Hitler, Mao y Stalin”.

Palabras terribles, pero que justifica el parlamentario indio. “Tiene tanta sangre en las manos como Hitler, especialmente en cuanto a las medidas que firmó personalmente durante la Hambruna Bengalí, en la que murieron 4,3 millones de personas por decisiones que tomó o respaldó”.

Incluso, cuando oficiales británicos le advirtieron que se estaba produciendo una hambruna masiva totalmente innecesaria, su reacción fue escribir en los márgenes del informe: “¿Por qué no se ha muerto Gandhi todavía?”.

Lejos de ser un furioso antifascista, elogió a menudo a Mussolini en el Parlamento británico, y si no hizo lo mismo con el Führer debido a su intensa germanofobia, es fama que declaró que “de haber nacido alemán, hubiera votado por Herr Hitler”.

Benito Mussolini durante un mitin.
Benito Mussolini durante un mitin.

La ‘Cara B’ de sus citas están cuajadas de declaraciones intolerablemente racistas y crueles, propias de un psicópata que disfrutaba con la guerra.

Sobre los indios llegó a decirle al Secretario de Estado para la India, Leopold Amery: “Odio a los indios. Son gente bestial con una religión bestial”, y les culpó de la hambruna por “reproducirse como conejos”.

En la guerra contra los pastunes afganos, en 1919, abogó por la guerra química para masacrarlos

Pero no eran los hindúes el único pueblo al que distinguía con su aversión o desprecio. “No admito -escribía en 1937- que se les haya causado un gran agravio a los Pieles Rojas de América o a los aborígenes de Australia por el hecho de que una raza más fuerte, una raza superior, haya llegado y haya tomado su lugar”

Antes, en la guerra contra los pastunes afganos, en 1919, abogó por la guerra química para masacrarlos. “No entiendo los escrúpulos sobre el uso del gas. Soy un firme partidario de usar gas venenoso contra tribus incivilizadas”. 

Pero la última palabra la tienen los vencedores, que siempre cuentan con un coro de aduladores dispuestos a blanquear su carrera.

El propio Winston lo sabía muy bien cuando escribió: “La historia será amable conmigo porque pienso ser yo quien la escriba”.

Comentarios

Comentarios