Cruda realidad / Occidente se queda estéril, pásame otra cerveza

    Desde periódicos a espacio televisivos, el mensaje es que no tener hijos es lo mejor que podemos hacer, ya sea para desacelerar el Cambio Climático o porque los hijos destruyen la libido en la pareja. No tener hijos es, sin duda, más barato, pero a nuestra civilización le va a salir muy caro.

    0
    Merkel, May, Macron y Gentiloni
    Angela Merkel,Theresa May, Emmanuel Macron y Paolo Gentiloni: cero hijos

    El recuento de espermatozoides del hombre occidental se ha reducido más de la mitad -un 59,3%, concretamente- desde 1973, según un estudio publicado en ‘Human Reproduction Update’, y la noticia ha pasado sin pena ni gloria en el tumulto de la actualidad, como una más de las ‘serpientes de verano’ con que la prensa rellena páginas en el estío, como si la idea de que nuestra gente avanza a toda máquina hacia la esterilidad no mereciera más comentario que un bostezo debajo de la sombrilla.

    Es así que la mayor noticia de nuestro tiempo, nuestra extinción a plazo previsible, lejos de copar portadas, apenas interesa a nadie. Ya comentamos en su día la conjunción planetaria de líderes europeos -los de Francia, Alemania, Italia, Gran Bretaña y Holanda- que suman entre todos un total de cero hijos, algo que, estoy seguro, no se ha dado jamás en la historia.

    Algunas personas creen que La Sexta da información.

    Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

    Suscríbete ahora

    La profesora Shanna H. Swan, coautora del estudio, comenta en él: «Este estudio definitivo demuestra, por primera vez, que el declive es serio y sostenido. El hecho de que se muestre en los países occidentales sugiere claramente que las sustancias químicas en los productos de consumo desempeñan un papel causal en esta tendencia».

    Dicho de otro modo: nos estamos esterilizando a base de prosperidad.

    No es para todos una mala noticia, ni siquiera preocupante; de hecho, nuestras élites culturales parecen celebrarlo, a tenor de lo que se nos vende en todo lo que vemos y oímos en la plaza pública.

    Desde periódicos a espacio televisivos, el mensaje es que no tener hijos es lo mejor que podemos hacer, ya sea para desacelerar el cambio climático o porque los hijos destruyen la libido en la pareja.

    Los fichajes de la pretemporada

    El caso es que nuestro tiempo ha pasado, y nuestros líderes no caben en sí de gozo. La semana pasada leía sobre un revolucionario hallazgo que permitía corregir defectos congénitos letales en el feto en una fase temprana del embarazo.

    Gran noticia, ¿no? Pues para buena parte de la prensa -lo que yo leí, al menos- la noticia era que el avance en cuestión ponía en riesgo el ‘derecho’ al aborto. ¿Ha existido alguna vez generación más retorcida, más ansiosa de muerte?

    Solo hay un tipo de concepción que se celebra sin reservas, y es la del que Pablo González de Castejón denomina en estas mismas páginas ‘el fenómeno del siglo XXI’. Cada lunes y cada martes nos venden la noticia de que un ‘hombre’ se ha quedado embarazado o ha tenido un hijo, nuevo triunfo de la voluntad humana sobre (contra) la naturaleza.

    Nuestros países tienen ya herederos que esperan impacientes nuestra desaparición y no se cortan un pelo en anunciarlo, y no parecen ser del tipo hombres que dicen ser mujeres

    Naturalmente, no hay tal. La foto impresiona, ese ser barbudo con tripa de nueve meses, pero no es más que una mujer a punto de tener un hijo, algo que nunca se ha considerado precisamente de parar las rotativas.

    No hay tal ‘hombre’, salvo en la moderna imposición orwelliana que nos obliga a dar tratamiento de varón a la mujer que así lo desea, y viceversa.

    Mientras, el público afectado pasa la página que le alerta sobre su galopante esterilidad debida a nuestro insano estilo de vida, también la que le informa con asombrada ternura sobre el hijo de la mujer barbuda, para centrarse en las cosas que importan en esta vida: los fichajes de pretemporada.

    Thomas Beatie
    Thomas Beatie, un ‘hombre’ embarazado.

    Pero olvídense del planeta feliz, libre de gases invernadero y poblado por un puñado de alegres progresistas que se han liberado, al fin, del peso muerto de tanto cavernícola blanco.

    Nuestros países tienen ya herederos que esperan impacientes nuestra desaparición y no se cortan un pelo en anunciarlo, y no parecen ser del tipo que se le da una higa Gaia, el Cambio Climático o, mucho menos, los hombres que dicen ser mujeres y las mujeres que dicen ser hombres.

    Mohamed Elmouelhy: «Las australianas nos necesitan para que las fertilicemos, los musulmanes tenemos el deber de hacer felices a vuestras mujeres porque vosotros estáis extinguiéndoos»

    Vale la pena leer las palabras de Mohamed Elmouelhy, responsable de la Autoridad de Certificación Halal de Australia, en su página de Facebook:

    «Los australianos… son una raza agonizante, las australianas nos necesitan para que las fertilicemos y las mantengamos rodeadas de bebés musulmanes… Los musulmanes tenemos el deber de hacer felices a vuestras mujeres porque vosotros estáis extinguiéndoos. Mejor buscad un rincón en el cementerio para vosotros. Si no os lo podéis permitir, el suicidio es una alternativa más barata».

    La alternativa de no tener hijos es sin duda la más barata. Pero a nuestra civilización es la que le va a salir más cara.

    Comentarios

    Comentarios