Cruda realidad / Ocho motivos para desconfiar de Sadiq Khan, primer alcalde musulmán de Londres

    Si Ricardo Corazón de León levantase la cabeza… un mahometano en la capital del Imperio Británico. Teóricamente es moderado, pero un tercio de los londinenses desconfía de él. ¿Tienen motivos?

    0
    Sadiq Khan y las Torres Gemelas de Nueva York

    La Providencia -o el Destino, lo que ustedes prefieran- parece tener un fino sentido de la ironía al hacer que la toma de posesión del primer musulmán alcalde de una de las primeras capitales europeas coincida con el Día de Europa.

    Sadiq Khan, el candidato a la alcaldía de Londres, ha ganado las elecciones municipales por una holgada mayoría. Dado que en Londres la poblacion nativa es ya minoritaria, quizá el resultado refleje adecuadamente la nueva demografía, pero en términos históricos no deja de apabullar el hecho de que misma capital a la que regresó Ricardo Corazón de León de las Cruzadas haya caído en manos del sarraceno de modo tan pacífico.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Pero, seguramente, en esta Europa plenamente secularizada en la que la religión no es más que una irrelevante particularidad personal y privada, que el alcalde de Londres sea musulmán es indiferente, ¿no?

    Bueno, no es eso lo que opina un tercio de los propios londinenses, que siguen recelando de la idea de tener un edil islámico, según una reciente encuesta de YouGov para LBC radio.

    Fue ministro de Justicia en la sombra, del Partido Laborista, antes de presentarse como candidato a la alcaldía para suceder a Boris Johnson

    ¿Tiene alguna base racional ese recelo, o no es más que prejuicio, xenofobia? Después de todo, Khan, de  45 años, ha tenido una próspera carrera política en el seno del Partido Laborista, siendo elegido diputado en 2005 y nombrado ministro de Estado en 2008.

    Ricardo Corazón de León
    Ricardo Corazón de León

    Fue ministro de Justicia «en la sombra» -en Gran Bretaña, es costumbre que los partidos en la oposición formen gabinetes, para que la gente sepa exactamente lo que vota- , de 2010 a 2015 antes de presentarse a la alcaldía como sucesor del conservador Boris Johnson.

    Y, sin embargo…

    Sin embargo hay más de un indicio que sugiere que Khan no es el moderado intachable que ha pretendido ser durante la campaña.

    En concreto ocho indicios…

    • En 2001 defendió como abogado a la Nación del Islam para anular el veto de quince años a la entrada en el país del líder de este partido extremista americano, Louis Farrakhan.
    • En 2005 y 2006 visitó en prisión a Babar Ahmad, condenado por actividades terroristas. Ahmed fue luego extraditado a Estados Unidos en 2012, volviendo a Gran Bretaña en 2015. Ahmed se confesó culpable de los cargos de conspiración para delinquir y de proporcionar ayuda material a los talibanes.

    En un capítulo escrito por él de un libro aconseja cómo acusar a la policía de «racismo» 

    • Además de hacer campaña para la repatriación del último británico retenido en Guantánamo, Shaker Aamer, Khan ha compartido estrado con cinco extremistas islámicos.
    • Hay más, según la página online ConservativeHome, como una carta enviada al diario The Guardian tras los atentados de Londres culpaba al Gobierno del terrorismo;
    • su defensa de Zacarias Moussaoui, terrorista del 11-S y confeso miembro de Al Qaeda;
    • un capítulo escrito por él en un libro en el que aconseja cómo acusar a la policía de «racismo»;
    • su defensa del islamista radical Azzam Tamimi (cuando Tamimi declaró ante una multitud que la publicación de las caricaturas de Mahoma «harán temblar el mundo» y predijo «fuego por todo el mundo si se detienen», Khan, que compartía estrado con él disculpó su «lenguaje florido»;
    • y compartió, asimismo, estrado con Suliman Gani, un imán del sur de Londres que insiste en la sumisión de las mujeres y reivindica la fundación de un Estado islámico en Gran Bretaña.

    Tampoco los precedentes son demasiado buenos.

    Khan no es el primer alcalde musulmán de Gran Bretaña.

    Fue en su día sobradamente conocido el caso de Lutfur Rahman, primer alcalde musulmán de Tower Hamlets, una de las poblaciones más islamizadas de Inglaterra.

    Rahman fue expulsado de la alcaldía acusado de favorecer descaradamente a la poblacion musulmana, respaldar a los islamistas radicales y distribuir el dinero de los impuestos entre grupos musulmanes para asegurarse su apoyo electoral.

    Rahman fue declarado culpable de «prácticas corruptas e ilegales» y su caso, junto al de otros políticos correligionarios como Humza Yousaf, Sayeeda Warsi, Rushanara Ali, Shabana Mahmood, Yasmin Qureshi, Amjad Bashir, Naz Shah y Tasmina Ahmed-Sheikh explican, si no justifican, los temores de ese tercio de londinenses de que hablábamos antes.

    Comentarios

    Comentarios