Cruda realidad / Por qué el satanismo se pone de moda…

    Mientras los políticos y sus aliados mediáticos de todo Occidente husmean en busca del menor símbolo cristiano que puedan prohibir, la simbología satánica empieza a llenar la cultura popular.

    0
    Recreación de Satanás en una estatua
    Recreación de Satanás en una estatua / noticiacristiana.com

    Hay una ‘religión’ que no solo no tiene ningún reparo en mostrar públicamente sus símbolos, sino que está cada vez más de moda en Estados Unidos: el satanismo.

    La banda de rock Panic! At the Disco acaba de sacar nuevos temas, acompañados de un vídeo promocional. No se trata de un grupo marginal: en una encuesta que lleva en marcha Billboard preguntando qué grupo debería cantar en la Super Bowl, la final de fútbol americano, el año que viene, aparece en el primer puesto empatado con otro grupo.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Las brujas colocan electrodos en el nino y lo electrocutan: se le ve retorcerse de dolor. ¿No es precioso?

    El vídeo lo describe William S. Briggs en The Stream: empieza con una chica que acaba de secuestrar lo que parece ser una bruja. La cámara se centra luego en un nino al que más brujas atan a una silla en una mazmorra llena de imágenes macabras, máscaras diabólicas, calaveras sangrantes y ese tipo de cosas.

    Más tarde, las brujas colocan electrodos en el nino y lo electrocutan: se le ve retorcerse de dolor. ¿No es precioso? A la federación de fútbol americano debe parecérselo, porque ya se ha asociado con el grupo.

    Panic! no es explícitamente satánico, pero muchas otras bandas lo son. Como Watain, o Golgoroth, cuyo solista Gaahl, ha sido condenado por torturas y por beber la sangre de su víctima.

    Mientras los políticos y sus aliados mediáticos de todo Occidente husmean en busca del menor símbolo cristiano que puedan prohibir o retirar, el satanismo está de moda y su simbología empieza a llenar la cultura popular.

    Oh, sí, de acuerdo: no es en serio; a diferencia de la imaginería cristiana, quienes distribuyen la satánica no creen en el contenido de lo que venden. No todos, aunque el satanismo de verdad existe y pasa por un buen momento.

    En Salem -donde las brujas, ya saben-, a tiempo para Halloween, la iglesia del Templo Satánico, que presume de tener 50.000 miembros en todo el mundo, acaba de abrir un centro de culto en una antigua funeraria.

    El autor de la iniciativa, Malcolm Jarry, ha incluido en el templo una galería de arte en honor a  Baphomet, una «cabra sabática» que representa el universo.

    Adivinen qué dos causas defiende el Templo Satánico: la paridad matrimonial y la libertad reproductiva de la mujer

    El Templo Satánico lleva tres años activo y ha atraído mucha atención mediática en este tiempo, sobre todo con motivo de la Misa Negra que celebraron algunos de sus fieles en la Universidad de Harvard en 2014.

    Adivinen qué dos causas –entre otras- defiende el Templo Satánico en la palestra pública…  la paridad matrimonial y la libertad reproductiva de la mujer.

    Mientras, la ‘moda diabólica’ no se limita a la música, sino en todas las áreas del mundo del espectáculo e incluso en la moda. El anuncio de la última fragancia de Kenzo World la protagoniza una mujer que aparenta haber sido súbitamente poseída y se dedica a mostrar todos los indicios de su posesión medianto actos de violencia casual y despliegues escandalosos, todo bajo un ojo enorme.

    Satanismo, ocultismo, sadismo: es como si hubiera que dar al público de Occidente, embotado por la lluvia de estímulos, algo nuevo y oscuro para mantener su atención.

    Todavía estamos lejos de haber alcanzado la cota máxima de esa nueva atracción por el horror, ese solazarse con el dolor y lo siniestro. Nuestra civilización, que ha dejado hace tiempo de creer en Dios, parece madura para empezar a creer en el Diablo.

    Comentarios

    Comentarios