Cruda realidad / Tres modos en los que la corrección política destruye nuestra sociedad

    El día a día de lo políticamente correcto va abarcando cada vez más aspectos de la vida y uno siempre puede patinar en una incorrección. Lo peor es que de darle tanta importancia a esas nimiedades, se olvida el verdadero daño que está causando esa vida entre alfileres.

    0
    Lo políticamente correcto nos impide decir con sinceridad, lo que vemos con claridad.
    Lo políticamente correcto nos impide decir con sinceridad, lo que vemos con claridad.

    Las incesantes iniciativas de ingeniería social que llueven sobre nuestras pobres cabezas son tan demenciales y contrarias a la justicia, el sentido común, la naturaleza, la lógica y la civilización que solo en criticar esos aspectos se nos va el día, dejando pasar otros no menos graves, que son de los que me quiero ocupar hoy.

    Porque aunque la miríada de normas que protegen lo políticamente correcto (PC) no fueran ninguna de esas cosas que dejo escritas, aun así serían nocivas para nuestras sociedades, por tres razones.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    1. Reducen la seguridad jurídica

    La seguridad jurídica consiste, básicamente, en saber qué terreno pisamos. No tiene nada que ver con que las leyes sean buenas o malas, justas o injustas, convenientes o no: tiene que ver con que sean claras, definidas con precisión y no tantas que sea imposible conocerlas, y con que se apliquen sin excepción.

    Es mejor o, al menos, más viable un Estado con leyes absurdas, pero cumplibles y estrictamente delimitadas, con garantías específicas para el ciudadano, que otro cuya legislación, rebosante de las mejores intenciones, sea tan vaga y permita a las autoridades tal grado de discrecionalidad que sea imposible saber con certeza cuándo se está incumpliendo la ley. Como decía Chesterton, el más crudo de los mapas es más útil que la vaga indicación de torcer siempre a la derecha.

    Un país con baja seguridad jurídica aleja a los inversores y permite al Estado utilizar el poder de la ley contra sus enemigos políticos

    También exige que las normas se cumplan todas y siempre. De lo que se trata es de reducir al mínimo la arbitrariedad del poder y de que el ciudadano sepa en cada momento dónde está en relación a la legalidad.

    Un país con baja seguridad jurídica aleja a los inversores y permite al Estado utilizar el poder de la ley contra sus enemigos políticos valiéndose de la propia vaguedad de la norma.

    El tsunami PC atenta contra esta seguridad jurídica de tres maneras. En primer lugar, multiplicando las normas más allá de lo que es razonable pretender que un ciudadano pueda conocer. Cuando hay demasiadas leyes, no hay medios materiales para conocerlas ni para hacerlas cumplir, con lo que se permite su vulneración rutinaria (lo que fomenta el desprecio hacia ella del ciudadano) hasta que el Poder decide usarla contra un ciudadano molesto.

    En segundo lugar, permitiendo un altísimo grado de discrecionalidad por parte de las autoridades. ¿Han leído la Ley de la Memoria Histórica, última versión? Es difícil calibrar cuándo se está vulnerando. No digamos ya las leyes de género, o las de violencia doméstica.

    Y en tercer lugar, destruyendo garantías jurídicas esenciales en nuestro ordenamiento desde hace milenios. La igualdad ante la ley o el principio de presunción de inocencia, por ejemplo, han quedado hechos unos zorros con las últimas leyes citadas.

    El Estado del Bienestar se basa en un timo por el que la Administración te quita con sigilo lo que te da a bombo y platillo, porque no puede ofrecer nada que no haya arrebatado a otros previamente

    2. Aumenta el intervencionismo (y el poder) del Estado sobre la sociedad

    El Estado del Bienestar se basa en un moderno timo por el que la Administración te quita sigilosamente lo que te da a bombo y platillo, porque no puede ofrecer nada que no haya arrebatado a otros previamente.

    Con la muerte -en la práctica histórica- de Dios, el Estado ha pasado a ocupar en la mente de muchos el papel de Padre todopoderoso y providente, que nos cuida y nos protege de la cuna a la tumba.

    Obviemos por un momento la evidencia de que la Administración va a ser siempre menos precisa, delicada, justa y capaz para prestar determinados servicios que el mercado o la sociedad. Porque, aunque no fuera así, cada nuevo aspecto de nuestras vidas que cedemos al Estado es un poder nuevo que adquiere, y no creo que haga falta recordar lo que trae el exceso de poder.

    Cada ley necesita recursos, burocracia y un recorte de libertades para el ciudadano. Puede, naturalmente, compensar, pero encontrar el equilibrio es difícil, y hace décadas que estamos muy lejos de él.

    Las leyes de ingeniería social no sólo dan mayor poder a un Estado ya agobiantemente intervencionista, sino que lo hacen en aspectos de nuestra vida cada vez más íntimos y esenciales: cómo nos relacionamos en pareja, cómo distribuimos las cargas domésticas, cómo educamos a nuestros hijos…

    El Estado, con las leyes derivadas del pensamiento políticamente correcto, se convierte en una madre sobreprotectora que intenta salvaguardarnos de toda molestia

    3. Nos hace débiles

    El Estado, con las leyes derivadas del pensamiento políticamente correcto, se convierte en una madre sobreprotectora que intenta salvaguardarnos de toda molestia, de todo roce con las realidades amargas de la vida, de todo peligro, hasta el punto de hacer de sus hijos niños perpetuos incapaces de valerse por sí solos o superar la más leve frustración.

    Cada día leemos en redes sociales a feministas haciendo un mundo del detalle más trivial -del manspreading al mansplaining, pasando por una legión de minuciosos micromachismos- y pidiendo el concurso de la ley para las cuestiones cotidianas más banales.

    Así nos encontramos en las universidades americanas de la Ivy League colectivos de estudiantes que exigen zonas seguras en las que no pueda comentarse nada que hiera sus hipersensibles epidermis mentales, que alegan la condición de estrés postraumático tras la victoria electoral de Donald Trump o llaman «apropiación cultural» a que un anglo cante rancheras o se ponga rastas.

    Esta burbujita acolchada tiene el enorme inconveniente, además de todo, de ser muy pequeña y muy artificial, porque, en el resto del universo, la vida sigue y puede llegar a ser muy perra.

    Fuera hay todo un mundo que se ríe de nuestras idioteces PC y nos va a comer con patatas, quizá antes de lo que nos figuramos.

    Comentarios

    Comentarios