El cambio climático se ha convertido en uno de los “grandes dogmas” que no puede ser cuestionado. Y es que esta nueva religión mundial de lo políticamente correcto ha sido asumido por gobiernos y organizaciones.

Sólo unos pocos disidentes se atreven a disentir y asegurar que, aunque existe una incidencia del ser humano y que éste debe ser responsable con el medio ambiente, las predicciones constantes de los “calentólogos” fallan mucho aunque rectifican poco.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Sólo así se entiende que en la Cumbre del Clima que se esté celebrando en París se hayan concentrado más de 150 jefes de Estado y de Gobierno del mundo para afirmar que el mundo está en grave peligro. ¿Pero es todo esto verdad? ¿La teoría del cambio climático es infalible? ¿Hay intereses ocultos detrás de esta nueva ideología?

El Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU (IPCC) se ha convertido en la autoridad encargada de hacer creer que el mundo está en peligro. Y sigue siendo tomado totalmente en serio pese a que cada vez un porcentaje mayor de científicos está desmontando una tras otra todas sus tesis.

Tim Bell: “Los cambios climáticos peligrosos causados por el hombre no están sucediendo”

Como simple ejemplo valen las palabras del responsable de la International Climate Science Coalition, el profesor Bob Carter, que aseguraba que “nadie debería fiarse” de este organismo de la ONU que “cuenta con un historial de actividad ilícita” que pretende “imponer la agenda alarmista a los gobiernos”.

O las del profesor de Climatología Tim Bell, que insiste en que “los cambios climáticos peligrosos causados por el hombre no están sucediendo, algo que todo el mundo, la izquierda, la derecha y el centro deberían recibir como algo bienvenido”.

Barack Obama, junto a Bill Gates durante la cumbre del clima de París / EFE
Barack Obama, junto a Bill Gates durante la cumbre del clima de París / EFE

Las predicciones que durante años han realizado desde la ONU y sus satélites han ido fallando una y otra vez. Sin embargo, no han cambiado su teoría y han conseguido que siga estando vigente. Sólo ha dado excusas para justificar sus errores. Como respuesta, expertos de Estados Unidos han recopilado una lista de estos pretextos para dejar en evidencia a los profetas del cambio climático.

Pero detrás del “cambio climático” hay mucho más que unas teorías pseudocientíficas. Existe una ideología política que surge de la convergencia de movimientos elitistas y antihumanistas con grupos de la extrema izquierda política, surgida a finales de los 60 e inicios de los 70.

El control de la poblacion, detrás de la ideología

Este movimiento neomalthusiano y elitista se ha apoyado tradicionalmente en millonarios estadounidenses como los Rockefeller, Bill Gates (Microsoft) o Ted Turner (CNN). Todos ellos se han manifestado como grandes defensores del “control de la poblacion”.

Personajes como Bill Gates pretenden hacer un control de la poblacion en África y Asia pero no en EEUU que en 40 años ha aumentado en 116 millones de personas su poblacion

En su opinión, el número de humanos es excesivo y está acabando con los recursos naturales por lo que es necesario frenar ese crecimiento por el bien de la humanidad y del mundo. Pero el control lo exigen para África y Asia evitando incluir a EEUU, que precisamente ha pasado de 200 millones de habitantes en 1970 a 316 actualmente.

Por ello, no extraña que personajes como Bill Gates, presente y protagonista en la Cumbre del Clima de París, hayan gastado con su fundación millones de dólares para repartir preservativos en África  o en la investigación de un “chip anticonceptivo” con el fin de avanzar hacia este control de la poblacion.

El príncipe Carlos, es uno de los grandes defensores de esta ideología / EFE
El príncipe Carlos, es uno de los grandes defensores de esta ideología / EFE

A esta corriente pertenece también el príncipe Carlos de Inglaterra, que precisamente fue uno de los primeros oradores en esta Cumbre del Clima. En su intervención alertó de que el planeta “está cada vez más poblado” alertando del desafío de “nuestra capacidad para alimentarnos a nosotros mismos”.

No es la primera vez que el heredero al trono defiende públicamente el control de la poblacion. En 2010, en la Universidad de Oxford se lamentó de que “este pobre planeta nuestro, ya se esfuerza por mantener 6.800 millones” y que se vería obligado a mantener más de 9.000 en apenas 50 años si no se pone freno.

Joschka Fischer y Daniel Cohn Bendit, líderes del mayo del 68 crearon los partidos de izquierda ecologista que han afianzado la ideología del cambio climático

Extrema izquierda con orígenes proterroristas

El segundo grupo que forma esta nueva ideología son los movimientos de extrema izquierda y antisistema que ven una oportunidad de tener visibilidad y de intentar imponer sus políticas marxistas-leninistas. Al abrigo de este movimiento surgieron partidos políticos llamados “verdes” y otros grupos que tradicionalmente han generado numerosos disturbios durante las cumbres.

Joschka Fischer y Daniel Cohn-Bendit, dos de los creadores del ecologismo político / www.srf.ch
Joschka Fischer (izda) y Daniel Cohn-Bendit (dcha), dos de los creadores del ecologismo político / www.srf.ch

Fue en Alemania donde el ecologismo radical se encauzó en partidos políticos y lo expandió por Europa y el resto del mundo. Su origen se sitúa en el mayo de 68 y en movimientos anarquistas. Entre sus caras más visibles estaban Joschka Fischer y Daniel Cohn Bendit, líderes de las revueltas tanto en Francia como en Alemania en aquellos años. Además, ambos fueron acusados de cobijar a terroristas de la Fracción del Ejército Rojo.

Con este historial ambos acabaron formando un partido ecologista de corte marxista y que durante décadas ha tenido una gran influencia en varios países europeos. Y con los actos de terrorismo callejero de los grupos antisistema han conseguido que su mensaje sea colocado en todos los medios.

Ambos grupos coinciden, por tanto, en colocar como sus enemigos al ser humano libre, capaz de elegir su futuro pues por un lado unos deben decidir quién merece vivir y otros pretenden imponer cómo debemos hacerlo. Y con el “cambio climático” han encontrado la conjunción perfecta para conseguirlo.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nacido en Madrid pero natural de Ocaña se licenció en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Sus primeras incursiones periodísticas las hizo en la prensa local y regional, hasta que llegó a la Agencia EFE. Poco después inició una nueva aventura en Libertad Digital, diario en el que aterrizó en 2008 y del que fue redactor jefe y responsable de la información religiosa. Es articulista habitual de Religión en Libertad y ha colaborado en otros medios escritos como Revista Misión o El Medio y audiovisuales como esRadio e IntereconomíaTV.