manifestantes Colonia
Manifestantes concentrados ante la catedral de Colonia por las agresiones sexuales masivas perpetradas la pasada nochevieja por musulmanes / EFE

Alemania y Europa están conmocionadas. Las agresiones sexuales masivas en Colonia perpetradas por un millar de árabes y norteafricanos -entre los que se encontraban refugiados sirios– han propiciado la creación de patrullas ciudadanas de alemanes que se sienten desprotegidos -traicionados- por la clase política.

Porque si grave fue la oleada de ataques de carácter sexual contra mujeres durante la Nochevieja, peor ha sido el silencio con el que el poder gestionó el asunto durante los primeros días. Las primeras noticias tardaron una semana en aparecer en la prensa germana.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El  motivo era sencillo: la clase política no quiso afrontar el problema de verdad, es decir, reconociendo que los agresores eran en de origen árabe o norteafricano y que muchos de ellos eran refugiados sirios.

Por eso el ministro alemán de Justicia, Heiko Maas, pidió rápidamente no “instrumentalizar” lo ocurrido en Colonia mezclándolo con la llegada de refugiados a toda Alemania. Sin embargo la realidad se fue imponiendo con el paso de los días. Y no sólo en Colonia. En esta ciudad el número de denuncias por agresión supera las 170 mientras que en Hamburgo alcanza el centenar.

El ministro alemán de Justicia pidió rápidamente no “instrumentalizar” lo ocurrido en Colonia mezclándolo con la llegada de refugiados a todo el país

La canciller Angela Merkel también ha querido quitarle hierro al asunto al decir que se trata de “hechos aislados”. Pero mientras las élites políticas tratan de desligar a los refugiados y a los inmigrantes musulmanes de los hechos, ya hay noticias sobre numerosas violaciones de mujeres y ninas en albergues de refugiados en los últimos meses.

Indignación con la alcaldesa de Colonia

Todo eso ha sido muy difícil de digerir para los alemanes, que no entienden cómo ha podido suceder que un millar de descontrolados ataquen, agredan sexualmente y roben a toda mujer que se cruzara en su camino. En el centro de una ciudad como Colonia.

La reacción no se ha hecho esperar y a la creación de las patrullas ciudadanas para protegerse de estas agresiones se une la de las mujeres alemanas, que ya han agotado los botes de spray antivioladores. Una de cada dos alemanas dice evitar acudir a actos públicos con mucha gente por miedo a que se repitan las agresiones sexuales de Nochevieja.

Mientras ya se han agotado los sprays antivioladores, una de cada dos alemanas evita ir a actos públicos con mucha gente por miedo a que se repitan las agresiones sexuales

Las palabras de la alcaldesa de Colonia, Henriette Reker, indignaron aún más a los alemanas en general y a las mujeres en particular al pedir a las jovenes que vigilen su manera de vestir para no provocar a los refugiados.

En España numerosos medios de comunicación progresistas minimizaron el hecho de que los autores de las agresiones fueran musulmanes. El digital Eldiario.es no mencionó en su información el origen de los agresores ¡hasta el noveno párrafo!

Por su parte, el diario Público tituló la noticia como si todo hubiera sido algo espontáneo obra de hombres de cualquier procedencia: “Mil hombres roban y atacan sexualmente a decenas de mujeres en Colonia durante la Nochevieja”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Licenciado en periodismo por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Tomó la alternativa en Intereconomía -semanario Alba, La Gaceta, Los Últimos de Filipinas, Dando Caña, 12 Hombres sin vergüenza- de la mano de Gonzalo Altozano y Kiko Méndez-Monasterio, de los que aprendió incluso algo de periodismo. Más tarde escribió para los digitales La Información y Periodista Digital. Viajó a Irak antes que a Roma, le apasionan la Historia y la tauromaquia. Nazareno de Sevilla.