Los presidentes de Omnium Cultutral y Asamblea Nacional Catalana, encaramados a un coche de la Guardia Civil que realizaba un registro en la Consejería de Economía de la Generalitat./EFE
Los presidentes de Omnium Cultutral y Asamblea Nacional Catalana, encaramados a un coche de la Guardia Civil que realizaba un registro en la Consejería de Economía de la Generalitat./EFE

Entusiasmo españolista por las retractaciones de los encarcelados ante el juez Llanera. Cuixart dice que el único referéndum válido es el que convoque el Estado. Forn y Sánchez que si su formación política insiste en el unilateralismo, abandonarían su escaño. Y ya puestos, Forn responsabiliza a Trapero de la pasividad de los mossos el 1 de octubre. ¡Albricias!

Desde el PP ‘venden’ consideran que estas declaraciones son los ‘efectos milagrosos’ del 155. Ingenuos. Es evidente que se trata de una estrategia judicial. En el sistema judicial español el imputado tiene “derecho” a mentir como estrategia de defensa.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Pero creo que hay algo más. Hay cierta islamización cultural del secesionismo catalán. El Islam tiene la ‘tawriya’, un principio moral según el cual mentir a los no musulmanes es ético si ello beneficia al Islam.

Para ellos el Islam es un Todo que exige el sacrificio de la coherencia si fuera necesario. Por otra parte, los no musulmanes son seres despreciables a los que -por supuesto- no estoy obligado a decir la verdad.

El catalanismo es una especie de mezcla entre el Islam y el laicismo religioso de Zapatero: es la patria catalana la que merece adoración; el resto es despreciable

Algo así ocurre con el catalanismo. El español es un ser ‘inferior’ que no ha tenido la suerte de ser catalán. El ‘pobre’ nació español y morirá español. Además es el Estado opresor, el que impide el despliegue de nuestra libertad, el que limita nuestra autonomía, el que nos envía fuerzas de ocupación…

No sólo no le reconozco. No sólo le desprecio. También le odio. Y qué menos que mentir al Supremo si eso beneficia a la causa. Porque al igual que el Islam es todo, el catalanismo ejerce de una especie de religión holística. Tan holística que incluye mi propio ombligo. O más bien empieza por él…

El catalanismo es una especie de mezcla entre el Islam y el laicismo religioso de Zapatero: es la patria catalana la que merece adoración; el resto es despreciable; salvo España, que es odiable. Eso explica la adoración a ‘la sagrada urna’. Nihil novum. El becerro de oro, pero en cutre…

Por eso más que milagro del 155 creo que se trata de una burda mentira. Ya hay antecedentes. Forcadell lloró sus pecados en el Supremo y regreso ‘do solía’ a los pocos días. ¿Necesitamos tropezar dos veces en la misma piedra?

El anzuelo del pescador

Bacanal Cifuentes. Los teatros del canal (pertenecientes a la Comunidad de Madrid) organizan una bacanal de 24 horas. ¿Es este el nuevo PP?

Récord turístico. Por primera vez en la historia superamos a Estados Unidos en cifra de visitantes. El turismo es nuestra principal industria. La vaca lechera. ¿Será el momento de aprender inglés?

Agujeros de mierda. Trump califica de “agujeros de mierda” a El Salvador, Nicaragua, Sudán, etc. Los diplomáticos los llaman “estados fallidos”, que es mucho más elegante, pero en el fondo es lo mismo.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Soy economista de profesión y periodista de vocación. Como decía José Ignacio Rivero, director del Diario de la Marina, decano de la prensa de Cuba (otros tiempos), "el periodismo es en lo externo una profesión y en lo interno un sacerdocio". Colaboro en diversos medios y soy editor de campañas de CitizenGO.