El presidente del Gobierno junto a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal y a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes/Fuente:EFE

Estamos viviendo el minuto 1 de la construcción de la derecha española del siglo XXI. La jornada electoral ha hecho tabla rasa de la representación del sector conservador de la sociedad española.

Ni un solo diputado enarbolará los valores de la derecha en las nuevas Cortes, ni un solo senador. Tampoco en este PP pastoreado por Rajoy que ha laminado a los que, al menos de vez en cuando, emitian algún signo de inteligencia.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Hubo un tiempo en que el color de la camisa de todos los políticos apuntaba a un azul más o menos pálido, a diferencia del blanco impuesto hoy por el predicador Iglesias e imitado por todos.

El ganador real de estas elecciones es una izquierda chapapote impregnada en todos los partidos

La generación de las camisas azules posiblemente no verá ya el triunfo electoral de la derecha en España. Me refiero a la derecha, no a los marianistas emboscados que han convertido el PP en un sucedáneo de partido socialista aseadillo y se han hecho con un falso triunfo.

Ni oportunistas ni populistas

Porque este triunfo supone la derrota por muchos años de una alternativa real al pensamiento único. And the winner is… la izquierda. El ganador real de estas elecciones es una izquierda transversal, global, una izquierda chapapote impregnada en todos los partidos que hoy se presentaban con posibilidades de éxito a las elecciones.

La tarea que tenemos por delante no admite cobardes, ni miedosos, ni comodones, que son los que han abierto la puerta a la situación que vivimos hoy

El ganador del 20N es el pensamiento único. Y el perdedor, un Partido Popular que ha dejado definitivamente de ser lo que un día fue. Empieza el camino para aquellos que no se sienten representados por nadie y, a pesar de ello, siguen creyendo en la democracia. Un camino de trabajo, esfuerzo y mucha paciencia y perseverancia, porque el futuro será algo más que difícil.

La tarea que tenemos por delante no admite oportunistas, que aparecerán; ni populistas, que sobrevolarán; ni extremistas más o menos antisistema, ni cobardes, ni miedosos, ni comodones, que son los que han abierto la puerta a la situación que vivimos hoy.

Bienvenidos al proyecto de construcción de la derecha. Aquí hay sitio para muchos. Adelante, ocupa tu plaza.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/