España sale a la calle

    Una España sin miedo, con honra. Una España sin vergüenza, patriota y orgullosa. Una España que respalda el uso democrático de la fuerza por quienes tienen el papel de ponerla en juego.

    0
    Un hombre muestra una consigna, entre banderas españolas, durante la manifestación esta mañana en la madrileña plaza de Cibeles en contra del referéndum independentista del 1-O/EFE.

    Este sábado, víspera del referéndum ilegal convocado por esa rehala de secesionistas catalanes que campa a sus anchas por incomparencia del Estado (salvo para poner el dinero), España entera ha sido un clamor por la unidad, por la concordia y la defensa de la ley.

    Cerca de una hora antes de que el reloj del Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid, alineara sus agujas para marcar el mediodía, ya había unas pocas decenas de personas congregadas en sus inmediaciones para defender España de sus enemigos. Olía a lleno total.

    Algunas personas creen que La Sexta da información.

    Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

    Suscríbete ahora

    Y así fue. Un mar de banderas rojigualdas se extendía rodeando a la diosa Cibeles, entrelazada por los paseos del Prado y el de Recoletos y la calle de Alcalá hasta la puerta que mandara edificar Carlos III.

    Entre la multitud, la España diversa, formal pero entusiasta, henchida de amor por su bandera. Los vivas a España, a la enseña nacional, la Guardia Civil, la Policía Nacional, los Ejércitos e, incluso, los Mozos de Escuadra, se sucedían sin parar.

    Un simpatizante de la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES) conversa con un policía durante la manifestación/EFE.

    Coros con las notas del himno nacional  por allí, el siempre presente “lo, lo lo lo lo lo loooooo” de Manolo Escobar más allá. “No nos engañan, Cataluña es España”. ¿Dónde se compran las banderas? Allí. ¿Cuánto es? La voluntad.

    “España una y no 51”. “Unidad nacional”. “España unida jamás será vencida”. Y más vivas. Recuerdos para el jefe de los golpistas: “Puigdemont a prisión”…

    La iniciativa de la Fundación para la Defensa de la Nación Española, respaldada por una veintena de organizaciones cívicas, ha vencido, con guerrilla de redes sociales, el vergonzoso boicot al que desde el Gobierno y el oligopolio mediático se ha sometido a la convocatoria.

    Cibeles se tiñe de rojo y gualda en defensa de la Unidad de España/EFE.

    Eso sí, en esta concentración, a diferencia de las organizadas por los sediciosos en Cataluña, no ha habido ni un reproche a los medios, que han podido desarrollar su trabajo con total libertad.

    Dos jóvenes trepan por los andamios que hay en la puerta del Ayuntamiento y colocan una bandera española. La policía actúa con la profesionalidad que les caracteriza. Los presentes que abarrotan la céntrica plaza madrileña aplauden el gesto. Y la enseña queda ahí. “La bandera no se toca”, repiten.

    Era un pedazo de esa España cabal, sensata, coherente, firme, consciente, generosa y vital

    Toda la concentración se ha desarrollado con orden. Era un pedazo de esa España cabal, sensata, coherente, firme, consciente, generosa y vital.

    Una España sin miedo, con honra. Una España sin vergüenza, patriota y orgullosa. Una España que respalda el uso democrático de la fuerza por quienes tienen el papel de ponerla en juego.

    Una España que no está dispuesta a seguir amodorrada, silente e inane ante el chantaje.

    Los presentes esta mañana han decidido que es hora de vencerse para vencer; de afrontar el desafío y confiar; de recuperar el orgullo de ser españoles.

    Españoles, en fin, que no quieren acostarse una noche más reprochándose que, pudiendo hacer, no hicieron nada.

    Españoles que aman a España, la honran y la defienden.

    Comentarios

    Comentarios

    Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".