El Rey Felipe VI se dirige el 3 de octubre de 2017 a la Nación española con motivo de la rebelión de las autoridades catalanas.
El Rey Felipe VI se dirige el 3 de octubre de 2017 a la Nación española con motivo de la rebelión de las autoridades catalanas.

Algún avezado lector me reprochará que el día de autos no fue tal día como hoy 4 de octubre (de 2017), sino el 3. Y en parte tiene razón. Pero la alocución del monarca español ante la parálisis silente del Gobierno de Mariano Rajoy frente al golpe de estado plebiscitario, secesionista e ilegal ocurrido en Cataluña tuvo lugar a la hora de la cena.

El Jefe del Estado estuvo acertado en su diagnóstico: “Estamos viviendo momentos muy graves”. También en el tono equilibrado entre lo enérgico y lo sobrio, y en la definición de los hechos. Habló de “un inaceptable intento de apropiación de las instituciones históricasde Cataluña” y de “la pretensión final de la Generalitat de que sea proclamada −ilegalmente−la independencia de Cataluña”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

También aseveró indubitado que Puigdemont y sus compañeros de gobierno “con sus decisiones han vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado“. Dirigiéndose también a los impulsores del golpe de estado, les tildó de “irresponsables” por situarse “totalmente al margen del derecho y de la democracia”.

El monarca, fue igualmente certero en el diagnóstico de las consecuencias de la asonada: “han podido poner en riesgo la estabilidad económica y social de Cataluña y de toda España”. De hecho, la pusieron. Amén del enconamiento y la fractura social. “Han socavado la armonía y la convivencia en la propia sociedad catalana, llegando
─desgraciadamente─ a dividirla. Hoy la sociedad catalana está fracturada y enfrentada”, recordaba Felipe VI.

Sí debo hacerle un reproche al monarca, pese a todo. Que no empleara palabras importantes, dada la circunstancia, como patria, patriotismo o compatriotas

Pero donde el monarca dio en la diana de pleno fue al dirigirse a los españoles. A todos. Infundiendo en el -en esas horas- temeroso y desconcertado pueblo de España la ración necesaria de orgullo patrio, generosidad, valor y entrega necesarios para combatir la desidia -cuando no la complicidad- de la mayoría de las Cortes y del Gobierno de la nación. 

“Son momentos difíciles, pero los superaremos. Son momentos muy complejos, pero saldremos adelante. Porque creemos en nuestro país y nos sentimos orgullosos de lo que somos”, expresó el capitán general de los Ejércitos de España.

En apenas seis minutos, el Rey dio el aire que necesitaba un pueblo con el pecho comprimido por la angustia, la pena y la rabia. Y ese pueblo respondió, tras reposar esa noche de inquietudes con el ánimo más presto a la defensa de la unidad de España, si quiera sea con la colocación de una bandera en su balcón.

Sí debo hacerle un reproche al monarca, pese a todo. Que no empleara palabras importantes, dada la circunstancia, como patria, patriotismo o compatriotas. Sí abundaron las referencias a la legalidad, la Constitución y la conciudadanía.

En todo caso, hoy 4 de octubre, hace un año que muchos españoles se sacudieron la pereza, la vergüenza y el miedo. Y fue gracias al mensaje de Rey, en buena medida, y a ese recóndita alma de España que, cuando es menester, emerge. Siempre que haya buen señor al que servir.

En esta ocasión, Felipe VI estuvo donde debía estar. Gracias, Majestad.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".