Guillermo Rocafort a Actuall: «PNV y ERC se financian a través de Gibraltar»

    Actuall habla con fuentes de Exteriores y expertos como Guillermo Rocafort (autor de "Claves para que España recupere Gibraltar”) y el coronel Manrique (autor de "Gibraltar español: tres siglos de oprobio") sobre las posibilidades de que Londres devuelva la última colonia en suelo europeo.

    0
    Vista aérea de la colonia inglesa de Gibraltar en territorio español
    Vista aérea de la colonia inglesa de Gibraltar en territorio español

    Vayan olvidándose del Peñón. No parece factible que el Reino Unido lo devuelva y además hay tal cantidad de intereses creados que resulta quimérico. Adelantamos uno.

    «Como caiga Gibraltar caen todos los paraísos fiscales, es una tapadera y el entramado que tiene Reino Unido para lavar el dinero procedente de delitos». Lo dice Guillermo Rocafort, autor de Claves para que España recupere Gibraltar, en declaraciones a Actuall.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Y hay un segundo argumento, por el que España tampoco tiene mucho interés en reclamar la Roca.

    Guillermo Rocafort
    Guillermo Rocafort

    «Porque hay quien tiene dinero en este paraíso fiscal» y porque «además desde ahí se financian varios partidos independentistas, como el PNV y Esquerra Republicana de Cataluña». explica Rocafort.

    El problema, por tanto, no sólo es del Reino Unido sino también de España.

    Y eso que desde el Brexit,  Gibraltar vuelve a la primera escena política y en España hay quien sueña -y no a la hora de la siesta, como apunta el chiste inglés- con recuperar la colonia británica (desde 1713 por el tratado de Utrecht), la última en territorio europeo.

    Y todo por el Brexit: la primera ministra Theresa May no ha incluido al Peñón en la carta con la que negociará con Bruselas las condiciones de salida del Reino Unido de la Unión Europea.

    Las posibilidades de recuperar la colonia a corto y medio plazo parecen muy escasas, aún así en las islas ya hay quien evoca episodios bélicos cuando se le pregunta sobre el asunto.

    El ex líder del partido Conservador, Lord Michael Howard, aseguró hace unos días que Theresa May iría a la guerra -como Margaret Thatcher en Las Malvinas- para defender el Peñón.

    La fanfarronada de Howard -que tanto recuerda a la de la propia Thatcher cuando se mostró partidaria de «bombardear Madrid» si el gobierno español hacía por recuperar Gibraltar- desencadenó un torrente de reacciones tanto diplomáticas como mediáticas.

    El ministro de Exteriores español, Alfonso Dastis, trató de calmar las aguas y aseguró que «alguien en Reino Unido está perdiendo los nervios» y que «traer a colación situaciones pasadas con las Malvinas es un poco sacado de contexto».

    «A Dastis le falta el perfil político de Margallo. Exteriores está perdiendo peso en un momento de cambios trascendentales en el mundo», señalan fuentes del ministerio a Actuall

    La tibia reacción del titular de Exteriores ha llamado la atención en el propio ministerio. Fuentes consultadas por Actuall aseguran que hay cierta sorpresa con el perfil bajo de Dastis sobre este y otros asuntos.

    «Le falta el perfil político que tenía García-Margallo. Exteriores está perdiendo peso en la comunicación del Gobierno en un momento de cambios trascendentales en el panorama mundial».

    A casi nadie en el ministerio se le escapa que Dastis tiene un perfil mucho menos mediático que Margallo, lo cual no quiere decir que esto sea negativo, aunque sí se echa de menos algo de iniciativa. Precisamente la que le sobraba a su antecesor. Rajoy tomó nota e hizo cambios a propósito.

    Alfonso Dastis y el Rey Felipe VI
    El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, y el Rey Felipe VI / EFE

    Por eso Dastis se ha rodeado de mucha gente proveniente de Moncloa, en especial de Ildefonso Castro (Secretario de Estado de Asuntos Exteriores, de quien depende la Oficina de Asuntos de Gibraltar) y Jorge Toledo (secretario de Estado para la Unión, que estudia todo lo relacionado con el Brexit).

    «La impresión es que en estos temas importantes tiene un gran peso decisorio Moragas y el entorno de Rajoy, más que el propio ministro», señalan fuentes de Exteriores a Actuall.

    Complicidad española

    En lo relativo al Brexit ya desde tiempos de García-Margallo, el ministerio quiso transmitir con el Brexit más ilusión que realidad sobre Gibraltar.

    «Desde dentro nunca se ha visto como una oportunidad clara de recuperar la soberanía. En este momento pre-Brexit el Reino Unido necesita unidad y autoestima y van a estar cerrados por completo a cualquier negociación», declaran las mismas fuentes.

    Desde fuera, lógicamente, las cosas se ven diferente. Guillermo Rocafort, Autor de «Claves para que España recupere Gibraltar”, sostiene que la mejor estrategia para recuperar Gibraltar es la de volver a cerrar la verja como hizo Franco en 1969, decisión que se tradujo en un fuerte varapalo para la economía de la colonia.

    Rocafort: «Como caiga Gibraltar caen todos los paraísos fiscales, es una tapadera y el entramado que tiene Reino Unido para lavar el dinero procedente de delitos. Nunca van a renunciar a ella»

    «La mejor medida emprendida por España fue colocar la valla para aislar el paraíso fiscal. Si llega a durar un poco más igual hasta pierden la colonia», declara a Actuall.

    En su opinión, Reino Unido no quiere devolver la colonia porque es la matriz de muchos paraísos fiscales, como hemos adelantado al principio: «Como caiga Gibraltar caen todos los paraísos fiscales, es una tapadera y el entramado que tiene Reino Unido para lavar el dinero procedente de delitos. Por eso nunca van a renunciar a ella«.

    Jorge Moragas
    Jorge Moragas, jefe de gabinete de Rajoy / EFE

    ¿Por qué España no juega con mayor entusiasmo la baza de la ONU, que pidió en 1968 al Reino Unido que devolviera la colonia antes del 1 de octubre de 1969?

    Y aquí es cuando Rocafort apunta a los partidos independentistas. «Porque hay quien tiene dinero en este paraíso fiscal, además desde ahí se financian varios partidos independentistas, como el PNV y Esquerra Republicana de Cataluña. Hay una complicidad por parte de España en todo este asunto», concluye.

    Otro que tampoco ve imposible recuperar Gibraltar es el coronel de Artillería José María Manrique, autor de «Gibraltar español: tres siglos de oprobio». «España tiene muchas opciones. Al menos en teoría, otra cosa es la práctica, que pasa por la voluntad de nuestros dirigentes en recuperarlo», declara a Actuall.

    El coronel Manrique: «Ni el Rey Juan Carlos creyó conveniente luchar por Gibraltar, pensó que le restaría apoyos a la naciente monarquía instaurada por Franco»

    Hay otro elemento que Manrique entiende fundamental para influir en la opinión pública: el papel de la televisión. «A poco que se polarizara la reacción sería aplastante a favor de ello; precisamente por eso TVE hace campaña en contra, magnificando, por ejemplo, la repercusión de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea en los trabajadores de La Línea, por ejemplo, y no hablando de la actividad depredadora de Gibraltar (es decir, Inglaterra) en nuestra economía nacional (paraíso fiscal, contrabando, turismo) y en la de la provincia de Cádiz (la de mayor paro)».

    También coincide Manrique en que el cierre de la verja en 1969 fue la decisión política que más ha acercado Gibraltar a la soberanía española.

    «La verja fue cerrada en 1969 a consecuencia de que Gran Bretaña otorgó una ‘constitución’ al peñón, fruto esta de una batalla diplomática magníficamente planteada y ganada por España».

    «En líneas generales esa es la solución, además de la obligación legal (Utrech) y racional ante la postura inglesa, sus amenazas y los riesgos y perjuicios que nos acarrea Gibraltar.
    El primer paso ha de ser la aplicación a la Colonia Inglesa de la normativa comunitaria: exclusión espacio Schengen (frontera exterior de la UE), e imposición de la política comercial, medioambiental y de seguridad europea», reflexiona.

    Una educación desastrosa

    Si por el coronel fuera también prohibiría a los llanitos residir o adquirir propiedades en España, en justa reciprocidad a la imposibilidad de los españoles en Gibraltar. «Y mientras no se aplique lo anterior, la inmediata imposición de cargas fiscales en España a los gibraltareños».

    En su opinión Reino Unido no quiere renunciar a Gibraltar mientras pueda mantenerla a coste cero e incluso obtener beneficios de ello y del turismo, suministro de combustible a barcos, etc.

    Theresa May
    La primera ministra del Reino Unido, Theresa May. / EFE

    «Hay dos aspectos fundamentales además de los meros económicos: el supremacismo sobre España y la importancia estratégica de Gibraltar. Inglaterra nació en lucha contra España fundamentalmente y a costa de su Imperio, una lucha que tenía además un matiz religioso como determinante, pues el anglicanismo inglés era enemigo acérrimo del ‘papismo’ español. Si alguna vez estuvo la Inglaterra anglicana amenazada fue por España, no por las guerras mundiales del siglo XX», dice Manrique.

    Que en España falta voluntad política sobre Gibraltar no es ningún secreto. «En España no hay voluntad política. Ni siquiera el Rey emérito creyó conveniente luchar por ello, pensó que le restaría apoyos a la naciente monarquía instaurada por Franco. Ni el régimen que él, en gran medida, diseñó e impulsó, se siente urgido por un maleducado pueblo español, entendido en el sentido de fruto de una educación desastrosa», finaliza.

    Comentarios

    Comentarios

    Licenciado en periodismo por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Tomó la alternativa en Intereconomía -semanario Alba, La Gaceta, Los Últimos de Filipinas, Dando Caña, 12 Hombres sin vergüenza- de la mano de Gonzalo Altozano y Kiko Méndez-Monasterio, de los que aprendió incluso algo de periodismo. Más tarde escribió para los digitales La Información y Periodista Digital. Viajó a Irak antes que a Roma, le apasionan la Historia y la tauromaquia. Nazareno de Sevilla.