Jordan Peterson o la responsabilidad individual

    Jordan Peterson encandiló a cerca de un millar de personas que acudieron a la Universidad Francisco de Vitoria a escucharle. Para el profesor de Psicología, la clave de la elección entre victimismo o responsabilidad está en la racionalidad.

    0
    Jordan B. Peterson presentó su libro '12 reglas para vivir' en la Universidad Francisco de Vitoria, de la mano de Cayetana Álvarez de Toledo. /Planeta
    Jordan B. Peterson presentó su libro '12 reglas para vivir' en la Universidad Francisco de Vitoria, de la mano de Cayetana Álvarez de Toledo. /Planeta

    Una abarrotada Aula Magna de la Universidad Francisco de Vitoria acogió este martes por la tarde la presentación del libro de Jordan Peterson ’12 reglas para vivir. Un antídoto al caos’ (Planeta). Y no ha dejado, como era de esperar, indiferente a nadie.

    Peterson se ha convertido en los últimos años en una de las voces imprescindibles de la incorrección política, tan necesaria en las sociedades occidentales, que han abandonado en buena medida las características de las sociedades abiertas que definiera Karl Popper.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    El exprofesor universitario, ha sabido hacer de la necesidad virtud, convirtiendo la censura de la ideología de género en la mejor propaganda de su pensamiento, hoy revolucionario, pero no hace tantos años común, aceptado y comprendido con naturalidad.

    En conversación con la historiadora y periodista Cayetana Álvarez de Toledo, Peterson concedió que el éxito de este trabajo se debe tal vez a que se trata de «las recetas de la abuela», reglas que en cierto modo son un lugar común.

    Peterson defiende que si se opta por una postura nihilista e irresponsable, la vida se convierte en «un infierno»

    Sin embargo, advirtió de que «eso no significa que las razones por las que existen sean obvias», motivo por el cual, cuando son desafiadas como ocurre en la actualidad a través de la posverdad y la corrección politica, «no siempre hay una defensa articulada», una respuesta integral, coherente y argumentada. Por eso ’12 reglas para vivir’ «recuerda a las personas lo que saben pero que no saben expresar», aseguró el psicólogo.

    Responsabilidad individual

    Uno de los ejes fundamentales de la obre de Peterson es la apelación a la responsabiildad individual frente a las ideologías colectivistas y al estructuralismo social. La pregunta subsiguiente, que de forma inteligente expresó Álvarez de Toledo, no puede ser otra que aquella sobre si los individuos de nuestra sociedad están dispuestos a asumir tal responsabilidad.

    Peterson resumió que la clave sobre esta elección estriba en la racionalidad, frente al sentimentalismo victimista.

    Por un lado, está la postura nihilista, que plantea: «Nada de lo que haces importa. Nadie va a conocer la diferencia en un millón de años» que tiene como ventaja aparente que uno puede hacer lo que quiera sin responsabilidad.

    Muchos son los que han señalado a Peterson como un ogro o la peor pesadilla para la izquierda. Pero esto es sólo cierto a medias

    Por el otro, la postura responsable supone asumir que uno es «el centro de algo» y que participa en la configuración de la realidad con sus decisiones tomadas con responsabilidad.

    «Mi experiencia es que si la racionalidad impera, se elige la opción de la responsabilidad«, explicó el profesor, mientras que si se opta por la postura nihilista la vida se convierte en «un infierno».

    Estas son sólo algunas pinceladas de lo expuesto por Peterson una hora riquñisima en contenidos, pero al tiempo amena. Desde luego, el carácter apasionado y hasta desenfadado del propio Peterson ayudó.

    Éxito y patriarcado

    En dos o tres ocasiones, el público interrumpió con aplausos. Precisamente, cuando el profesor puso en tela de juicio algunos de los dogmas de la ideología de género como la brecha salarial, el reparto desigual por sexos en algunas profesiones o la ‘obligatoriedad’ para las mujeres de arrinconar la maternidad para tener una carrera profesional exitosa.

    Porque, ¡ah, la obsesión por el éxito!, ese es otro de los demonios contra el que este espadachín del pensamiento crítico, libre y sólido combate con eficacia. O más bien, contra quienes asumen una postura victimista frente al éxito de otros, que no se debe al monstruo imaginario de la estructura patriarcal, sino a múltiples factores mucho más normales de explicar.

    Muchos son los que han señalado a Peterson como un ogro o la peor pesadilla para la izquierda. Pero esto es sólo cierto a medias.

    El propio profesor señaló que ahora le ha tocado lidiar contra el colectivismo de izquierda, hoy hegemónico en Occidente, pero que sin duda su planteamiento sobre la responsabilidad individual es aplicable también a cualquier intento colectivista desde que pudiera surgir desde otros ámbitos, que la mayoría identifica con la derecha política, aunqeu no está demás recordar que tanto el comunismo como el nazismo o el fascismo hunden sus raíces en el pensamiento socialista.

    Peterson fue despedido con una gran ovación, en pie, de los asistentes que en una inmensa mayoría eran jóvenes menores de 30 años. Es un motivo para la esperanza.

    Comentarios

    Comentarios

    Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".