La capa de san Martín

    El origen de la palabra 'capilla' se remonta a la época romana de cuando un soldado se cortó media capa para dársela a un mendigo por la calle. Esa misma noche se le apareció Jesucristo con esa prenda. Con el tiempo, ese soldado romano sería San Martín.

    0
    Interior de la catedral de Aquisgrán, Alemania.
    Interior de la catedral de Aquisgrán, Alemania.

    En torno al año 300 d.C., un legionario romano detuvo su caballo junto a un hombre que estaba medio desnudo. El jinete, apiadándose de él, desenvainó la espada y cortó su capa en dos mitades, dándole una de ellas al mendigo. Ya en el campamento, los otros soldados se reían de él y de su pequeña -por recortada- capa, que más que capa era “capella”. Pero aquella noche, a aquel legionario se le apareció en sueños Jesucristo, vestido con el trozo de capa que le faltaba a la suya.

    San Martín, obra de El Greco.
    San Martín, obra de El Greco.

    Esta es sólo una de las leyendas que adornan la vida de San Martín, santo prolijo en anécdotas. Supuestamente, un fragmento de su capa se guardaba en Aquisgrán. Allí, integrada en un gran complejo palaciego, Carlomagno hizo construir una iglesia para su uso privado, en cuyo interior se veneraría la “capella” del legionario romano elevado a los altares. Dada la notoriedad que alcanzó el edificio, llamado “capella” en honor a la reliquia, esta palabra se convertiría en sinónimo de los oratorios privados de príncipes y nobles. Con el paso del tiempo, la palabra “capilla” iría adquiriendo un significado más amplio, el que hoy conocemos. No obstante, su origen es ciertamente curioso.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Carlos I de España, según sus biógrafos, recordaría siempre el haber recibido su dignidad en un entorno semejante

    Aquisgrán es una coqueta ciudad alemana situada en el corazón de Europa. Linda con Bélgica y Holanda, y en ella fueron coronados los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico. Entre ellos, Carlos I de España y V de Alemania, monarca muy devoto y que, según sus biógrafos, recordaría siempre el haber recibido su dignidad en un entorno semejante.

    De hecho, cuando quiso honrar a uno de sus generales más valientes, Antonio de Leyva -vencedor en la batalla de Pavía y posterior gobernador de Milán- le recordó la historia de San Martín, para ilustrarle de cómo quería que fuesen sus gentes de armas. Gentes entre las que, como amigo personal, se hallaba un tal Garcilaso Vega, prototipo de hombre renacentista, poeta y guerrero a la vez.

    Y el caso es que, para mostrarle en qué grado de estima tenía a don Antonio, tuvo un gesto para con él absolutamente inusual en alguien de su rango -y de su época-: solicitó ser admitido en su regimiento, pero en calidad de soldado raso. Así, Leyva podría presumir de ser tan buen militar que hasta el propio emperador quería engrosar sus filas. Un gesto imperial.

    Comentarios

    Comentarios