La partitocracia ya no tiene el control sobre los ciudadanos como antaño.
La partitocracia ya no tiene el control sobre los ciudadanos como antaño.

Ya sabemos que los conceptos de derecha y de izquierda están siendo superados desde hace tiempo de tal modo que no representan la realidad social ni política. Incluso yo mismo lo he escrito aquí en alguna que otra ocasión.

Pero siguen siendo útiles, sobre todo en las columnas de periódico y en Twitter.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Una de las definiciones que más me gustan para la derecha es la de que está formada por ‘gentes de orden’, es decir, personas que consideran que hay un orden social que debe respetarse. Y no entro en si es el orden de la monarquía confesional de los Austrias o el orden de las buenas costumbres que lleva a ceder el paso a las ancianas. El caso es que se admite que hay algo externo a uno mismo, recibido y no negociado, que debe acatarse para que la sociedad funcione y no se desmorone.

Puede que el orden sea engaño, pero, añade Nicolás Gómez Dávila en su aforismo, el desorden no es solución.

Por el contrario, la izquierda se define como un movimiento que quería abolir viejos y trasnochados órdenes para imponer el suyo, el que nos conduciría al paraíso en la Tierra. Y ya sabemos que el que se opusiera a la revolución, o guillotina o gulag…

Hoy los viejos izquierdistas han pasado de la revolución social o económica a la revolución sexual. ¿Cabe mayor poder que el de destruir el orden divino y el biológico de los seres humanos? La voluntad imponiéndose a lo creado y la realidad.

“Después de décadas de imparable corrosión, los efectos han alcanzado a la derecha, a las ‘gentes de orden’. Y es que es difícil convencer a éstas de que mantengan la fidelidad a unos partidos”

La destrucción del principio de autoridad

Pero para que las ‘gentes de orden’ se mantengan leales a éste, deben existir unos intangibles (principios, ideas, valores) y unos tangibles (instituciones, normas).

Una vez triunfante la izquierda, la de verdad, en Oriente, vaya si había orden, pero era la caricatura del orden de derechas: policía, represión, delación, servicios secretos… La policía política de la república de trabajadores y campesinos de Alemania Oriental, la Stasi, tenía un policía o agente por cada 63 personas, mientras que la Gestapo tenía uno por cada 2.000.

En Occidente, donde no gobernaba, la izquierda promovió la subversión contra el orden y lo establecido. El ejemplo más claro es Mayo del 68. La Iglesia católica también empezó a erosionar los principios de autoridad y obediencia, así como la inmutabilidad de la doctrina y la tradición, con el Concilio Vaticano II y, sobre todo, con el ambiente creado en torno a él. Los otros cultos cristianos ya estaban en decadencia desde antes de la Segunda Guerra Mundial.

Por fin, después de décadas de imparable corrosión, los efectos han alcanzado a la derecha, a las ‘gentes de orden’. Y es que es difícil convencer a éstas de que mantengan la fidelidad a unos partidos que aplican todas y cada una de las leyes de LGTB elaboradas en Nueva York o California, o sigan leyendo unos periódicos, propiedad de condes, donde hay columnistas que atacan la propiedad, la familia y la patria como si escribiesen en un folleto maoísta.

“La ‘mayoría silenciosa’ a la que apeló Richard Nixon hace cincuenta años por fin habla y hasta grita”

Si los temblores comenzaron con la crisis de 2008 (bancos que mentían en sus balances, Gobiernos que reconocían que no sabían nada), 2016 ya mostró que las viejas instituciones y estructuras habían dejado de cumplir sus funciones de control social y dirección política: obreros en paro votando lo mismo que los burgueses campestres en el Brexit; Donald Trump ganando la presidencia de EEUU con Wall Street, Hollywood, la prensa ‘seria’ y la cúpula de su propio partido en contra; los colombianos desobedeciendo la consigna de las FARC, los medios de comunicación y la presidencia…

En Perú, millones de personas han conseguido derrotar los planes de un Gobierno entregado a la ideología de género y respaldado por lobbies internacionales, hasta sacar de sus casillas al mismísimo George Soros. Lo mismo está ocurriendo en Brasil y Centroamérica con la oposición al aborto y al ‘matrimonio homosexual’.

Marcha por la vida Perú 2015
La Marcha por la vida de Perú en 2015 desbordó todas las previsiones del Gobierno.

Y quienes participan en estas protestas son las ‘gentes de orden’.

La ‘mayoría silenciosa’ a la que apeló Richard Nixon hace cincuenta años por fin habla y hasta grita.

En España, el proceso separatista catalán ha sido la manida cerilla en el polvorín. La inacción del Gobierno de Rajoy y la insolencia racista del catalanismo han echado a cientos de miles de españoles a las calles.

El Rey Felipe VI se dirige el 3 de octubre de 2017 a la Nación española con motivo de la rebelión de las autoridades catalanas.
El Rey Felipe VI se dirige el 3 de octubre de 2017 a la Nación española con motivo de la rebelión de las autoridades catalanas.

Sólo la Corona se salva

Desde el seudo-referéndum, celebrado el 1 de octubre, las instituciones y asociaciones que estructuraban la ‘derecha social’ se han desmoronado. Ha sido como si a todos los honorables y excelentísimos, a los abogados del estado y a los directores generales, a todos los modelos que las abuelas ‘de orden’ querían para sus nietos, se les cayesen en público los pantalones.

Todo el edificio construido después de la muerte de Franco, que se ha ido agrietando en estos años, sobre todo por culpa de la propia casta política, se está desmoronando.

“Las movilizaciones contra el separatismo en toda España, pero sobre todo en Cataluña, son, aparte de numerosas, absolutamente espontáneas y contra el Poder”

Las instituciones arrasadas en estos días son el Gobierno nacional; las comunidades autónomas; la Generalidad catalana; los servicios de información; toda la partitocracia, desde el PP a Podemos (¡la izquierda apoyando el golpe de Estado de una oligarquía corrupta que no quiere pagar impuestos!); la Conferencia Episcopal; los sindicatos; las universidades (ni una facultad de Derecho se ha pronunciado); y los medios de comunicación del ‘mainstream’.

En mi opinión, éste es el golpe de gracia a los periódicos y hasta las televisiones, después del 11-S y de la manipulación de los atentados yihadistas, ya que la gente se está informando y comunicando por las redes sociales.

La única institución que aguanta el vendaval es la Corona… a la que la clase dirigente consideraba tan cómplice como en tiempos de Juan Carlos I. Y esa repentina popularidad, que cruza toda la sociedad, se debe a que el Rey ha actuado no sólo al margen, sino contra los partidos y las demás instituciones.

Mientras el PP, como tantos partidos ‘de centro’ en Europa y América, ha tratado de neutralizar a sus votantes, la que Antonio Maura calificaba de ‘masa neutra’ ha mostrado su desafección a las llamadas a la calma, la proporcionalidad y la moderación.

Así, cientos de miles de balcones y ventanas lucen banderas rojigualdas, y las movilizaciones contra el separatismo en toda España, pero sobre todo en Cataluña, son, aparte de numerosas, absolutamente espontáneas y contra el Poder.

Manifestación el sábado por la tarde en Barcelona / Españoles de A Pie
Manifestación el sábado por la tarde en Barcelona / Españoles de A Pie

La soberbia y la incapacidad de los poderosos están convirtiendo a los medrosos funcionarios que después de la misa compran pasteles que llevar a la comida con los abuelos en airados rebeldes que ya no aguantan que se les trate como a idiotas cuando se les roba la patria.

O quizás es que este tiempo ha llegado a su fin, y cuando suenan las campanas el cortejo fúnebre sale camino del cementerio.

Sea como sea, las ‘gentes de orden’ han saltado los tablones de los corrales. El pastor ve que se le escapan por el campo y los perros ya no saben reunirlas. Porque perros hay, vaya si los hay, y cómo ladran.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Cuando me digo por las mañanas que el periodismo es lo más importante, me entra la risa. Trato de tomarme la vida con buen humor y con ironía, porque tengo motivos para estar muy agradecido. Por eso he escrito un par de libros con mucha guasa: Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos, que provocó una interpelación en el Congreso por parte del PNV, y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre. Mi último libro es Lecciones de España, en versión digital: http://www.editorialmanuscritos.com/Lecciones-de-Espana.