La ingenuidad de Esperanza Aguirre

    Aguirre es una de las pocas políticas inteligentes y sensatas que quedan en España. Por eso sorprende su  ingenuidad al apelar a la generosidad de los políticos para formar una coalición PP-PSOE-Cs y conjurar así el peligro de Podemos.

    0
    Esperanza Aguirre / Flickr PP Madrid
    Esperanza Aguirre / Flickr PP Madrid

    Ella misma se puso como ejemplo: tras las elecciones locales del año pasado, propuso un pacto a tres para evitar la llegada de Ahora Madrid a la alcaldía de la Villa y Corte, ofreciendo que la vara de alcalde la tuviera Antonio Miguel Carmona; y eso a pesar de que el PP era la fuerza más votada. “Incluso ofrecí mi retirada del Grupo Municipal Popular para hacerle más fácil la aceptación”, añadió Aguirre.

    Estamos seguros de que lo suyo fue patriotismo. Pero reconozca, señora Aguirre, que eso es más raro que encontrar la flor de Edelweiss en el desierto de los Monegros. Sobre todo nos chocó esta frase, impropia de una política con tantas horas de vuelo: es preciso que los políticos sean generosos “con los sacrificios personales que hagan falta”.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    ¿Ha dicho usted sacrificios personales? La clase política no va a entender ese idioma. Antes le entenderán en arameo o en swahili. Ha confundido usted el patio de Monipodio por un convento de ursulinas.

    Llevan un mes disputándose el poder, en un obsceno juego del monopoly y ¿espera usted sacrificios personales?

    Llevan los líderes un mes disputándose unas migajas insuficientes de poder (“las uvas están verdes” parecen decir),  como si todos hubieran sacado matrícula de honor cuando ninguno ha superado la nota de corte, con absoluto desprecio por el ciudadano, en un obsceno juego del monopoly ¿y espera usted “sacrificios personales” de alguno de ellos?

    Tienen al país paralizado, los inversores haciendo las maletas, y ellos a su bola, entregados a la lucha por aferrarse al cargo o arrebatarlo al abordaje como hace Iglesias,  capitán Sparrow con coleta, pero sin espada (…de momento).

    El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (3d), durante la rueda de prensa que ha ofrecido en el Congreso de los Diputados
    El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias con los que formarían parte de su gobierno: José Julio Rodríguez (Defensa), Xavier Domènech (Cartera de la plurinacionalidad), Pablo Iglesias (vicepresidente), Victoria Rosell (Justicia) e Iñigo Errejon (Interior). / EFE

    Lo más trágico es que esa exhibición de egoísmos no es algo nuevo en la política española. ¿Sacrificios personales? ¿Los que hizo Jordi Pujol?, ¿los de Felipe González, el del crimen de Estado y la corrupción?, ¿los de Rodrigo Rato?, ¿los de tanto preboste autonómico o tanto edil llevándoselo crudo?

    Vea la carnavalada catalanista. ¿Qué sacrificios personales ha hecho Artur Mas o Puigdemont, el subvencionado? Y antes de ellos, los gobernantes que medraron durante décadas, con el peaje del 3% -eso era al fin el hecho diferencial-. Por no hablar de los nacionalistas vascos con otros hechos no menos diferenciales pero más violentos.

    Ok, señora Aguirre, estamos de acuerdo en que quienes se llevan la palma de egoísmo y ambición son Pablo Iglesias y su horda, jugando a ser bolcheviques que manejan como un títere al menchevique de Pedro Sánchez, pidiéndose la vicepresidencia en esa rueda de prensa que parecía la toma del Palacio de Invierno televisada.

    No caiga usted en la trampa del “otros vendrán que bueno te harán”, Sánchez no es Adán, sino nieto de González

    ¿Pero de verdad cree usted que el PSOE de González, Guerra, Rubalcaba, Manuel Chaves etc. es un referente de sacrificio personal?  No caiga usted en la trampa del “otros vendrán que bueno te harán”, porque ese PSOE es el PSOE del caciquismo, el guerracivilismo, la justicia comprada por politizada, la complicidad con el independentismo (PSC) o con la negociación con ETA (socialistas de Euzkadi) y la corrupción, siempre la corrupción. Sánchez no es Adán. Es hijo de Zapatero y nieto de Felipe González.

    Del PP preferimos no hablar, para no hacerla sufrir. Porque de aquella formación que, durante el aznarismo, aún tenía cierta vitalidad ideológica y cierto nervio moral, no queda sino un sindicato de intereses, controlado por una élite de codiciosos (el sorayismo), sin otro nexo común que el mantenimiento de la poltrona. ¿Sacrificios personales? ¿Está de broma? ¿Un partido de ambiciosos, mediocres, incompetentes y, en bastantes casos, corruptos?

    Necesitará usted un Diógenes con una lámpara para encontrar alguien dispuesto a sacrificarse por su país

    Siento ser tan implacable –he aprendido a serlo viendo mentir sin pestañear a tanto gobernante-. Necesitará usted un Diógenes con una lámpara para encontrar alguien dispuesto a sacrificarse por su país. Me temo que le llevará algo de tiempo. Quizá esté ahora cursando la Primaria.

     

    Comentarios

    Comentarios

    Nacido en Zaragoza, lleva más de 30 años dándole a las teclas, y espera seguir así en esta vida y en la otra. Estudió Periodismo en la Universidad de Navarra y se doctoró cum laude por el CEU, ha participado en la fundación de periódicos (como El Mundo) y en la refundación de otros (como La Gaceta), ha dirigido el semanario Época y ha sido contertulio en Intereconomía TV, Telemadrid y 13 TV. Fue fundador y director de Actuall. Es coautor, junto con su mujer Teresa Díez, de los libros Pijama para dos y “Manzana para dos”, best-sellers sobre el matrimonio. Ha publicado libros sobre terrorismo, cine e historia.