La Manada… feminista

    Está en juego la respetabilidad de la Justicia, a la manada feminista le ha irritado encontrarse con jueces apegados a las pruebas, a las garantías judiciales y al derecho. La manada feminista se ha soltado la melena del desprestigio poniendo en cuestión la autoridad judicial y el prestigio de la judicatura.

    0
    Una multitud protesta por la sentencia a 9 años de cárcel a los miembros de la 'Manada', condenados por abuso sexual a una mujer./ EFE
    Una multitud protesta por la sentencia a 9 años de cárcel a los miembros de la 'Manada', condenados por abuso sexual a una mujer./ EFE

    La Audiencia de Navarra deja en libertad provisional a los cinco miembros de ‘La Manada’. No observa riesgo de fuga por su arraigo y considera además los kilómetros que les separan de la víctima. La furia feminista se ha vuelto a desatar.

    Más allá del desprecio moral que merecen los actos de la Manada, ¿qué es lo que pasa? Las feministas consideran que su palabra debe ser considerada ‘palabra de Dios’. Si ellas consideran que fue violación, lo fue. Basta que una mujer asegure que fue violación para que así sea. La realidad objetiva no existe cuando existe una realidad subjetiva. La fuente de la realidad no es externa sino interna. La mujer no acepta la realidad, la construye.

    Algunas personas creen que La Sexta da información.

    Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

    Suscríbete ahora

    Esto tan perverso es lo que viene afirmando el convenio de Estambul que España ratificó. Y claro, exigen que se aplique. Por lo mismo, si una mujer afirma que hubo malos tratos por parte de su pareja es que los hubo. No hay que demostrar nada porque -como es sabido- el hombre el violento y sospechoso…

    Por eso, encontrarse con unos jueces apegados a las pruebas, a las garantías judiciales y al derecho, resulta irritante. ¿Quiénes son ellos para negar mi realidad autopercibida? Pero hay algo más peligroso: poner en cuestión la autoridad judicial y el prestigio de la judicatura. Y aquí es donde la manada feminista se ha soltado la melena del desprestigio. La probable nueva presidenta del Consejo de Estado, Mª Teresa Fernández de la Vega, los calificó de «casposos»…

    Ahora califican a los jueces de ‘machistas’. Y las más agresivas de ‘violadores’. Todo por aplicar el principio de presunción de inocencia y exigir pruebas que avalen una acusación

    Ahora los califican de ‘machistas’. Y las más agresivas de ‘violadores’. Todo por aplicar el principio de presunción de inocencia y exigir pruebas que avalen una acusación. Lo básico de la Justicia. ¿O es que la palabra de una mujer tiene presunción de veracidad y la del hombre no?, ¿Dónde queda la igualdad ante la ley?

    Los jueces -los de primera instancia y los de la Audiencia- juzgan conforme a pruebas y Derecho. Sólo ellos han accedido a los videos. Y aplican el derecho vigente. Podrían haberse amoldado al sentimiento popular y haber evitado la guillotina actual. Pero habrían dejado de ser jueces para convertirse en encuestadores de opinión. Gracias a Dios resistieron la tentación. Porque la Justicia debe de resolver con los ojos tapados, apegados exclusivamente a la realidad probada y al estado del Derecho.

    Irritante para una izquierda y un feminismo adolescente que pretende ajustar la realidad a su ombligo. Esa es la Manada feminista que estamos viviendo. La de la calle, la de la mitad del gobierno y la de lo que quede de Podemos. Habiendo checas, ¿para que queremos Derecho?

    El anzuelo del pescador

    Tarjeta amarilla: Grande Marlaska cumple con su promesa de reunirse con las víctimas de ETA. Bien. Las víctimas advierten: si acerca los presos de ETA al País Vasco, les tendrá enfrente.

    Soraya, esa gata. SSS dice que ella es la gata que caza ratones. ¿Mande?, ¿Qué lamina a sus opositores?, ¿Qué gana elecciones?, ¿Qué quería un titular?

    Joserra. José Ramón García Hernández, Joserra, afirma que el PP debe de ser un referente para los católicos. Son sus bases.

    Carne humana. Lamentables declaraciones del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, llamando «carne humana» a los inmigrantes. Una cosa es el derecho a defender sus fronteras y otra el racismo y la xenofobia.

     

    Comentarios

    Comentarios

    Soy economista de profesión y periodista de vocación. Como decía José Ignacio Rivero, director del Diario de la Marina, decano de la prensa de Cuba (otros tiempos), "el periodismo es en lo externo una profesión y en lo interno un sacerdocio". Colaboro en diversos medios y soy editor de campañas de CitizenGO.