La política como ilusionismo

    El gobierno ha puesto en práctica algo sorprendente: la política como ilusionismo.  El Ejecutivo inventa, creando de la nada, problemas que no existen, y una vez creados virtualmente –porque ciertamente siguen sin ser problemas reales- los resuelve mágicamente en su propio beneficio.

    0
    El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, en una rueda de prensa en Bruselas.
    El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, en una rueda de prensa en Bruselas.

    Los políticos hasta hace bien poco trataban de gestionar los asuntos de la res publica. Sobre todo aquellos temas que más preocupaban a la gente y que por lo mismo tenían más potencial incidencia electoral.

    Trataban –con más o menos inteligencia, con más o menos torpeza- de solucionar, al menos en parte, problemas reales de la sociedad: el desempleo, la sanidad, la educación, las infraestructuras,… así como crear un clima de confianza para inversores, mejorar las condiciones del mercado y un larguísimo etcétera. Si lo hacían medianamente bien se les volvía a votar, y si no lo hacían tan bien o metían la pata en un asunto sensible, se les castigaba y se votaba a otros. Parece todo muy obvio.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Pero resulta que la política que lleva a cabo el actual gobierno ya no se rige en gran parte por estos principios elementales de atención a la realidad, a los problemas reales de la gente.

    El gobierno ha puesto en práctica algo sorprendente: la política como ilusionismo. El Ejecutivo inventa, creando de la nada, problemas que no existen, y una vez creados virtualmente –porque ciertamente siguen sin ser problemas reales– los resuelve mágicamente en su propio beneficio. A diferencia de otros gobiernos, este dedica mucho tiempo, energía y dinero a afrontar falsos problemas, sacados de la chistera por arte de magia.

    Por ejemplo, ¿cuántos españoles estaban realmente contrariados y preocupados por la ubicación de los restos del general Franco? ¿Cuántos se sentían humillados y agraviados por la sepultura en la sierra de Guadarrama de este Jefe de Estado que murió hace más de cuarenta años? Sinceramente, a nadie le importaba un bledo, por decirlo con toda claridad.

    Esta estrategia consiste en crearse enemigos fáciles de vencer, para dar una rentable imagen de poder y determinación. Pero casi siempre este recurso a la tinta del calamar se suele emplear para disimular una debilidad real

    El gobierno decidió un día en un despacho crear un importante problema ficticio, lo ha proclamado prioridad absoluta de su agenda, ha llenado las portadas de los periódicos, ha generado declaraciones y debates y ha complicado la existencia hasta del mismísimo Tribunal Supremo, que tiene infinidad de asuntos pendientes reales.

    Lo mismo ha hecho, por poner otro ejemplo, con la Iglesia católica, que es blanco fácil porque no se queja. Comprueban que en España no ha habido casos de pederastia por parte del clero comparables cuantitativamente con Boston, Irlanda u otros lugares. Y deciden crear ese problema, hasta el punto de que un diario afín al gobierno abre una “ventanilla de denuncias”. Se crea un gran revuelo, y sobre todo se airea una imagen falsa de la Iglesia, afectada por el famoso refrán de “calumnia que algo queda”.

    Y lo mismo con el IBI, con los acuerdos Iglesia-Estado, etc… cosas que están ahí, funcionando con normalidad desde hace tiempo, desproblematizadas, y que de la noche a la mañana, otra vez por arte de magia, se convierten en graves problemas mediáticos sobre los que el gobierno hace pública su firme voluntad de solucionar.

    Y mientras tanto, los problemas reales que afectan a los españoles, como por ejemplo el independentismo, están prácticamente intactos desde que el gobierno se hizo con el poder.

    Esta estrategia consiste en crearse enemigos fáciles de vencer, para dar una rentable imagen de poder y determinación. Pero casi siempre este recurso a la tinta del calamar se suele emplear para disimular una debilidad real, como la que tiene el gobierno en número de escaños. Incluso la dictadura argentina fue capaz de llevar a su pueblo a una guerra terrible, haciendo  de las Malvinas un problema –que no lo era para nadie- para distraer la atención de los problemas reales de la nación.

    Lo realmente preocupante de esta forma irresponsable y maquiavélica de entender la política es que tiene consecuencias. Volver a poner a Franco encima de la mesa puede reabrir heridas que están ya prácticamente cerradas; poner en el punto de mira al clero, como potencial depredador de menores es una irresponsabilidad moral que puede tener irreversibles consecuencias para muchas personas inocentes, etc…

    Pero todas estas consecuencias tienen un factor común: alimentar la división entre los españoles y el guerracivilismo. Dicho de otra forma, tirar por tierra el espíritu de la Transición. Exactamente lo que desea Pablo Iglesias. No ha necesitado llegar a Moncloa para poner en práctica su filosofía política dialéctica de fondo. Y si sale mal, la factura la paga Sánchez, el mago.

    Comentarios

    Comentarios

    Doctor en Humanidades por la Universidad CEU San Pablo y licenciado en Filosofía por la Universidad Pontificia Comillas. Profesor Adjunto de Narrativa Audiovisual en la Universidad CEU San Pablo. También es miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos (CEC), Director del Departamento de Cine de la Conferencia Episcopal Española y Presidente de Signis-España. Actualmente colabora en varios programas de la cadena COPE y en 13 TV dirige y presenta El cineclub de TRECE y Pantalla Grande. Dirige la revista digital de crítica de cine Pantalla 90. Crítico de cine de 'Alfa y Omega', 'El Debate de Hoy', 'Aceprensa' y 'Fila Siete'. Director de la colección de cine de Ediciones Encuentro. Autor de diversas monografías.