La prostitución es de utilidad pública, pero HazteOir.org no

    La revocación de la Utilidad Pública a quien perjudica es a los ciudadanos que realizan aportaciones económicas a Hazteoir.org: no se las podrán desgravar. Pero existen otras organizaciones que sí gozan de esta condición que defienden la prostitución o promocionan la masturbación infantil.

    0
    Imagen referencial de prostitución. /Pixabay
    Imagen referencial de prostitución. /Pixabay

    Como bien saben ustedes, esta semana que está a punto de finalizar se ha culminado el procedimiento administrativo por el cual el ministerio del Interior ha revocado la declaración de Utilidad Pública a la asociación HazteOir.org. Actuall lo contó con toda celeridad aquí.

    Los argumentos, ya saben. Uno nada más: que la asociación sacó a la calle un autobús que decía que los niños tienen pene y las niñas tienen vulva, lo cual molestó a algunos y eso -según parece- es inadmisible. Y merece que se le retire el estatus de utilidad pública.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Seguramente han tenido noticia de la rueda de prensa que dio Ignacio Arsuaga al día siguiente de tener noticia de esa decisión gubernamental. En su intervención, el presidente de HazteOir.org aclaró que en realidad la revocación de la Utilidad Pública a quien perjudica es a los ciudadanos que realizan aportaciones económicas a esta entidad dado que no se las podrán desgravar en su declaración de la renta.

    Si quieren dar dinero a la asociación Hetaira o al Comité de Apoyo a las Trabajadoras del Sexo ambas entidades le harán llegar puntualmente un certificado para que usted se desgrave el correspondiente porcentaje

    La cantinela repetida estos días en redes sociales y en algunos medios desinformados (¡qué paradoja!) de que “a HazteOir.org se le acababa el chollo de las subvenciones” carece de sentido en una asociación que, por principio, rechaza recibir fondos públicos precisamente para mantener su independencia.

    Así que ya lo saben. Si son socios de HazteOir.org o piensan realizar algún donativo no se lo podrán deducir de sus impuestos. Pero no se preocupen, si ustedes desean dar dinero a alguna organización no gubernamental reconocida de utilidad pública y desgravarse luego el porcentaje correspondiente en la declaración de la renta, tienen otras opciones.

    Por ejemplo, si quieren dar dinero a la asociación Hetaira o al Comité de Apoyo a las Trabajadoras del Sexo ambas entidades le harán llegar puntualmente un certificado para que usted se desgrave el correspondiente porcentaje.

    La asociación Hetaira fue declarada de utilidad pública en 2013 (el mismo año que HazteOir.org, mire por dónde). Había surgido bastante antes, en 1995, para “combatir el estigma social que recae sobre las prostitutas y reivindicar sus derechos, por ejemplo, a trabajar tranquilas, a organizarse, a sindicarse, a cotizar; el apoyo en la denuncia de agresiones, de chantajes; la defensa colectiva ante los abusos de poder y, en general, favorecer su autoorganización en defensa de sus intereses como trabajadoras”.

    Si a usted no le convence la asociación Hetaira pero le gusta colaborar con las mujeres que ejercen la prostitución, puede hacer un donativo a otra entidad que también goza del estatus de Utilidad Pública. Se trata del Comité de Apoyo a las Trabajadoras del Sexo (CATS), que lucha por el reconocimiento de los derechos de quienes se dedican al “trabajo sexual”.

    Deseo aclarar que no tengo nada en contra ni de Hetaira ni de CATS. Únicamente recalco que son entidades reconocidas por el Gobierno como “de utilidad pública” aunque sólo beneficien a un determinado grupo de personas. Mujeres, por cierto, cuya dignidad -al margen de su actividad, demasiadas veces forzada- es innegable.

    Si seguimos por el camino de la actividad sexual, nos adentramos en otra entidad favorecida con el sello ‘Utilidad Pública’. Se trata de la Fundación Sexpol, entre cuyas actividades se encuentran talleres sobre masturbación, “sexo sentido” y “orgasmo y otros placeres”. Su benefactores económicos gozan del privilegio de deducirse los donativos y la fundación, si tuviera, inmuebles, estaría exenta de pagar el impuesto de bienes inmuebles (IBI).

    #ElBusDeLaLibertad u #HOBus de HazteOir.org, recibido a pedradas en la ciudad de Sevilla/Actuall
    #ElBusDeLaLibertad u #HOBus de HazteOir.org, recibido a pedradas en la ciudad de Sevilla/Actuall

    Pero como el ‘sexo sin seso’ tiene consecuencias, el Gobierno tiene reconocida también la Utilidad Pública de la Fundación Doctor Morín, el célebre propietario de negocios  abortistas. El objetivo de esta ‘benemérita’ institución es “la gestión de programas operativos y concretos en el ámbito de la planificación de la natalidad, orientación sexual e interrupción voluntaria del embarazo, concertando tal actividad si se estima procedente, con centros públicos o privados, entidades y personas que actúen en la materia, contribuyendo a la superación de los problemas que inducen a las mujeres a la interrupción del embarazo”.

    Por si aportar donativos a este tipo de entidades no le convence, por muy de utilidad pública, que sean y por mucho que pueda usted desgravarse, no se apure. Puede realizar aportaciones económicas -y beneficiarse fiscalmente de ello- a la Fundació Josep Irla, que se autodefine como “un espacio de análisis, reflexión y debate al servicio de los Países Catalanes en general y de la izquierda en particular”. También está la Fundación Iratzar, vinculada a Sortu. No les puedo decir más porque está en vascuence su presentación.

    ¿Y que me dicen de la inefable ‘Omnium Cultural’, dedicada actualmente a reivindicar la libertad de los golpistas catalanes? Pues también es de utilidad pública, naturalmente.

    No quiero aburrirles más pero las asociaciones, federaciones y ‘colectivos’ LGTBI son todos, todos de muchísima utilidad pública. O así lo han reconocido los gobiernos que le han otorgado esa categoría.

    Pero HazteOir,org no es de utilidad pública desde esta semana porque así lo ha escrito y rubricando Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior del Gobierno de España y juez, para más señas. Siendo presidente del Ejecutivo Pedro Sánchez Castejón. Toma ya.

    Comentarios

    Comentarios