La vida en la Alsasua donde nació Herri Batasuna: ¡Precaución!

    HazteOir.org/Actuall habla con el comandante de la Benemérita de Alsasua, donde medio centenar de abertzales dio una paliza a dos guardias civiles. ¿Hay ley mordaza encubierta por parte de los radicales? preguntan las periodistas. -Llamémoslo precaución -responde el oficial.

    0
    Mural con pintadas batasunas y la Guardia Civil recibiendo el apoyo de ciudadanos
    Mural con pintadas batasunas y la Guardia Civil recibiendo el apoyo de ciudadanos

    Por Rosana Ribera de Gracia y Tamara García Yuste.

    Eran las 4.55 horas y muchos residentes de la pequeña localidad navarra de Alsasua seguían de fiesta, las fiestas del ganado. Transcurría la madrugada del sábado 15 de octubre. El único bar abierto en el pueblo a esas horas era el Koxca y allí se fueron un teniente y un sargento del Cuartel de la Guardia Civil a tomar una copa con sus respectivas parejas después de cenar.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    El teniente, procedente de Córdoba, había llegado recientemente, hace menos de un mes aproximadamente, a ‘Alsasu’ como llaman los lugareños a este bello pueblo, con su mujer. El sargento, de 25 años originario de Valencia, lleva más de un año, desde agosto de 2015, y sale con una joven residente en la localidad.

    La fiesta no terminó en paz. Según información de fuentes de la Guardia Civil recogidas por Europa Press esa noche, dos personas fueron detenidas “por un delito de lesiones tras haber agredido a dos guardias civiles fuera de servicio y a sus parejas en un altercado en el que intervinieron alrededor de 45 personas”.

    La novia del teniente negó, a través de Twitter, que los guardias amenazaran de muerte a los jovenes que les agredieron, como difundió el movimiento Ospa Mugimendua, contrario a la presencia de las Fuerzas de Seguridad del Estado en Navarra

    El sargento Oscar se recupera ya en su domicilio después de una intervención quirúrgica por fractura de tobillo que se llevó a cabo en el Complejo Hospitalario de Navarra. Así lo explica a HazteOir.org/Actuall el comandante del puesto, el capitán Santiago Silvero Garro.

    Han transcurrido 12 días tras los hechos y varios miembros de HazteOir.org, entre ellos el director de Campañas, Miguel Vidal; de Eventos, Voluntarios y Redes Locales, Eduardo González; la responsable de Colaboradores, Lorena Díaz; y una de las dos personas que suscriben este texto, la directora de Comunicación y Relaciones Institucionales, Rosana Ribera de Gracia, se desplazan a Alsasua para hacer entrega en el Puesto de la guardia Civil de las miles de firmas de apoyo de la sociedad española a los guardias civiles agredidos por los proetarras, a sus familias y, en general, a todo el cuerpo de la Benemérita.

    Esto es lo que nos cuenta el capitán en el momento de darle las firmas a las puertas del cuartel de la guardia Civil de Alsasua.

    Actuall: Capitán, ¿cómo se encuentran los agentes?

    Capitán Santiago Silvero: A fecha de hoy, el teniente ya está en su domicilio y está en un proceso de recuperación. El sargento con molestias y dolores, pero trabajando.

    ¿Tienen intención estos dos guardias civiles de abandonar la localidad?

    No, de momento, no. Esto que ha ocurrido es una faceta más de nuestro trabajo.

    Pero, ¿es una fase habitual?

    No. Es habitual el hostigamiento que se recibe, pero esto es un hecho que ha culminado gravemente. Lo que aquí se hace es exhibir pancartas, proferir insultos…

    Desde que ETA ‘abandonó’ las armas hace cinco años, ¿han notado un crecimiento de este hostigamiento?

     ¿Usted cree que ETA abandonó eso?

    Bueno desde que dice que abandonó las armas -porque desde luego la política no la ha abandonado-, la kale borroca…

    Si vemos la prensa diaria, que es de la que nosotros nos fiamos, no andan equivocados. Están en el camino. Esto es lo que lo que queda y en eso se mantienen y lo que les da fuerza para seguir como están.

    «En las últimas elecciones se ha demostrado que una parte de la sociedad les sigue apoyando (a los etarras)»

    ¿Cree que esto va en aumento?

    La prueba es el Gobierno que tenemos aquí. En las últimas elecciones se ha demostrado que una parte de la sociedad les sigue apoyando, en democracia, y no tengo nada en contra de ello.

    Pero la sociedad española les apoya, como reflejan estas casi 29.000 firmas.

    Les doy las gracias y se las haré llegar a mis dos compañeros y a mis jefes. También quiero matizar que no toda Alsasua piensa como esta gente. En Alsasua hay gente que merece nuestro cariño y nuestro respeto. Nos apoyan cada vez que nos ven, pero desgraciadamente…

    … hay alguna ‘ley mordaza’ encubierta por parte de los radicales.

    No lo sé. Llamémoslo precaución.

    ¿Precauciones por el miedo?

    La gente habla cuando nos ve a nosotros. La gente nos apoya cuando nos ve por la calle aunque no tan explícitamente como en el resto de España. Ya le digo que aquí en Alsasua hay gente que nos quiere y nos respeta, que están con nosotros. Pero, lamentablemente, todavía están ahí…

    El responsable del acuartelamiento, acompañado por un compañero, José Antonio, nos invita a conocer el puesto de Alsasua. Allí vive una docena de familias. Se halla en la calle Ameztia, 24, a las afueras de la localidad, como es habitual, en lo alto de una montaña que circunda el pequeño pueblo de unos 7.000 habitantes.

    El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, ya había estado por allí para visitar a los agentes heridos, -“agredidos ignominiosamente” en “una encerrona de cincuenta personas que los apalearon”, según las propias palabras del director general.

    «Alde Hermendik» (Fuera de aquí) decía una pintada contra la Guardia Civil que apareció en el convento de los capuchinos el día del Pilar

    Antes de esta visita ya les había brindado su apoyo ante los insultos y las pintadas que aparecieron en el Convento de los Capuchinos el Día del Pilar –Alde hemendik (fuera de aquí) decía una de ellas-, con motivo de una una Misa a la que el sargento agredido había tenido la osadía de invitar, cursando las pertinentes invitaciones, a varios paisanos.

    La Audiencia Nacional ha anunciado que abrirá una investigación tras la solicitud del Ministerio Fiscal a partir de la denuncia presentada por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite).

    La juez Carmen Lamela entiende que los hechos se enmarcan en la campaña de acoso que las Fuerzas de Seguridad del Estado sufren en Navarra y que puede constituir delito de terrorismo, lejos de lo que han querido vender los participantes de la multitudinaria manifestación, impulsada por Sortu que calificó lo ocurrido de ‘montaje mediático y político’.

    La Guardia Civil ya ha identificado a ocho hombres relacionados con los incidentes e indaga su grado de participación en la trifulca. Los dos detenidos por la Policía Foral fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona acusados de los delitos de atentado a un agente de la autoridad y lesiones.

    Los dos se hallan en libertad. Varios de los participantes en la agresión estarían vinculados al movimiento Ospa Mugimendua, según fuentes del Instituto Armado, que investiga si golpearon a los agentes y a sus parejas o solo presenciaron los hechos, por lo que es previsible que se produzcan nuevas detenciones y/o imputaciones.

    Este bello pueblo navarro, aparentemente tranquilo, es el pueblo que vio nacer a Herri Batasuna

    Desde los años 70, ETA ha exigido la salida de las Fuerzas de Seguridad españolas del País Vasco y Alsasua, este bello pueblo navarro, aparentemente tranquilo, que es el pueblo que vio nacer a Herri Batasuna.

    Arsenio Fernández ha sido tajante: La guardia Civil “permanecerá en Alsasua, al igual que en el resto del territorio nacional donde está desplegada, realizando su trabajo al servicio del ciudadano igual que desde hace 172 años”. ¡Precaución!

    Determinadas personas sólo entienden la parte de la Democracia que les permite estar en las instituciones pero no el respeto y la convivencia pacífica que emana de ella ni el respeto a las personas que se juegan la vida por la seguridad de todos los españoles y la persecución del delito.

    ETA y el entorno ‘abertzale’ siguen aquí y las fuerzas de seguridad españolas siguen corriendo peligro en el País Vasco y Navarra. La Guardia Civil merece más que el silencio de la sociedad frente a los radicales. Firma.

    Comentarios

    Comentarios