Los europeos exigen recuperar sus raíces cristianas

    Con motivo de la frustrada Constitución europea se pudo ver cómo el proyecto de las élites políticas y económicas europeas se alejaba de la población a la que debían representar.

    0
    Reclaman la identidad cristiana europea.
    Reclaman la identidad cristiana europea.

    Esta semana pasada Ana Fuentes nos explicaba en Actuall que Baviera aprueba colocar crucifijos en los edificios públicos para defender su identidad.

    Viniendo de políticos y antes de unas elecciones esta medida puede explicarse por motivos electoralistas de corto plazo.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Pero la razón última que motiva la adopción de esta decisión es el deseo de los habitantes de Baviera de seguir siendo lo que han sido durante siglos: la población europea reacciona en diferentes lugares para no perder su identidad.

    Con motivo de la frustrada Constitución europea se pudo ver cómo el proyecto de las élites políticas y económicas europeas se alejaba de la población a la que debían representar. Entre otros aspectos las raíces cristianas de Europa eran silenciadas, lo que era rechazado entre otros por el gran europeísta Juan Pablo II.

    Con la crisis las poblaciones europeas también han reaccionado deseando ser lo que son y que el proyecto europeo no les arrebate sus raíces. Dicha reacción en ocasiones se ha decantado con medidas populistas. Pero en el fondo lo que subyace es el deseo del europeo de ser europeo.

    La población europea quiere seguir siendo Europa

    También el Presidente Macron hace unas semanas en un episodio inédito en la laicista Francia se reunía con la Conferencia Episcopal francesa y reivindicaba la necesidad de recuperar el diálogo Iglesia Estado en Francia

    Un último fenómeno, la presencia de un Islam en nuestros territorios, que no acaba de asimilarse a una forma de vida europea, ha venido a fortalecer ese sentimiento de querer ser Europa entre los europeos. Creo que es un fenómeno imparable por mucho que se trate de aislar tildándole de populismo y/o racismo como ha pasado en aquellos países donde ha llegado al poder como son Hungría y Polonia.

    En la última Jornada de Migraciones el Papa Francisco lanzó un mensaje muy concreto sobre la necesidad de acoger a los refugiados (https://migrants-refugees.va/es/20-action-points-for-the-global-compacts/). También la Conferencia Episcopal Española aterrizó dicho mensaje a la realidad española.

    Desde Enraizados, preocupados por la difusión de la DSI, pusimos en contacto a nuestros suscriptores con estos documentos al mismo tiempo que les pedíamos una valoración. Dos son las conclusiones generales a las que pudimos llegar:

    1. La apertura generosa a las necesidades de los demás manifestado en una disposición de apertura a la llegada y acogimiento del necesitado
    2. La diferenciación del necesitado del que viene a cambiar nuestras costumbres: existía una preocupación ante lo que se percibía como un fenómeno provocado de llegada masiva de personas de religión musulmana a Europa

    En definitiva la población europea quiere seguir siendo Europa. Es necesario que haya una política de bien común y no economicista que estando abierta a las necesidades de todas las regiones del mundo conforme a la solidaridad que siempre ha caracterizado a Europa, defienda las verdaderas raíces de nuestro continente.

    Y no hay mejor símbolo para ello que la Cruz que Babiera ha querido recuperar en sus espacios públicos. Un símbolo de perdón, de sacrificio y de entrega por los demás. Un símbolo de que Dios ama a cada persona que viene a este mundo. Un símbolo de la igual dignidad de hombre y mujer

    ¿Ayudamos a recuperarlo?

    Comentarios

    Comentarios