Los reyes (magos) republicanos de Puigdemont, por el general Dávila

    0
    Cartel sobre la cabalgata de reyes con esteladas
    Cartel sobre la cabalgata de reyes con esteladas

    La polémica por la cabalgata de los Reyes Magos en Vic que la televisión pública autonómica TV3 va ha emitir este 6 de enero no deja indiferente a nadie.

    Y es que politizar como se dispone a hacer el separatismo en Vic una fiesta religiosa en la que los protagonistas son los ninos por un acto político que busca adoctrinar, es una de las mayores bajezas que se le ha visto al nacionalismo catalán. El general Dávila ha sido uno de los que no ha tardado en responde, y por su interés reproducimos su artículo publicado en su blog.

    Algunas personas creen que La Sexta da información.

    Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

    Suscríbete ahora

    «Piden una república catalana a los Reyes Magos. Lo hacen utilizando a los ninos. Lo hacen utilizando una tradición típicamente española. Además de carecer de cultura les falta vergüenza, honor y dignidad. No se respetan ni a sí mismos. Han cruzado una peligrosa línea. El uso de los ninos, su adoctrinamiento, ha sido característico de los regímenes más sangrientos y repugnantes de la historia de la humanidad. No se había visto entre estos independentistas de poca monta tanta indignidad y falta de respeto a lo más protegido y valioso de una sociedad: los ninos.

    La degradación moral llega a extremos tan repugnantes que uno se queda sin palabras. Los hechos son los que son y ya las palabras para nada sirven

    En Vic, televisado y programado a conciencia, que llegue lejos, se va a manipular ese día de magia e ilusión politizando la inocencia y lo sagrado. ¿Será realidad lo que ahora vivimos? ¿Cómo se permite esta cobardía? Utilizar a los ninos como escudos de sus ilegales reivindicaciones solo tiene un nombre: cobardía. No sé si también tendrá nombre ante la justicia. Ante la ley moral desde luego. La inocencia, la ilusión y la sonrisa de los ninos es un bien tan preciado que nadie debe mancillarlo.

    Pero nadie hace nada. La degradación moral llega a extremos tan repugnantes que uno se queda sin palabras. Los hechos son los que son y ya las palabras para nada sirven.

    Todo esto pesará sobre sus conciencias. Para nada servirá. Otros, responsables por omisión, deberían hacer examen de conciencia y asumir su culpa. Para nada servirá.

    La cabalgata republicana, con reyes incluidos, va a ser el hazmerreir de todos. Lo malo es que su mezquina intención va a ocultar la risa de los ninos. Les roban su día y su ilusión.

    Una cabalgata no apta para menores». 

    General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

    Comentarios

    Comentarios