Maroto, Barberá  y la dignidad

    ¿Cree Maroto que es ejemplar lo que su partido, él incluído, han hecho con la ley del aborto?

    0
    Javier Maroto y Rita Barberá
    Javier Maroto y Rita Barberá

    Javier Maroto se presentó a las elecciones de 2011 siendo miembro de un partido que seis años antes había recurrido la ley que pretendía equiparar las uniones entre homosexuales al matrimonio. Es decir, el Partido Popular creía que esa ley era inconstitucional, por cosas, entre otras como que dicha ley “desnaturalizaba la institución constitucional del matrimonio” o que “la adopción de ninos por parte de parejas homosexuales atenta contra el interés del menor, cuyo ámbito natural de filiación es la unión heterosexual»

    Además, en campaña electoral Rajoy había dicho que “definir la unión entre homosexuales como matrimonio era una manía del gobierno de Zapatero por parecer moderno”, y otras frases como las que recuerdo en este otro artículo de Actuall, “La cabeza de Rajoy”.

    Algunas personas creen que La Sexta da información.

    Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

    Suscríbete ahora

    En 2015 Maroto celebró su “boda” gay y convocó a los medios de comunicación para contarlo. ¿Por qué no lo hizo años atrás cuando su partido decía todo lo contrario? ¿Tenía miedo a que lo echaran o lo callaran por si le hacía perder votos? ¿Por qué calló entonces cuando su partido dijo ante millones de españoles que llamar matrimonio a la unión homosexual era inconstitucional,

    ¿Por qué chupó rueda del Partido Popular, que negaba algo que, a la vista de los hechos, debería ser un principio irrenunciable para él?

    Maroto también dijo, en referencia a Rita Barberá, que la dignidad y la ejemplaridad eran dos cosas que un político siempre debía de mantener

    Hace poco tiempo decía Maroto, en referencia a Rita Barberá, que la dignidad y la ejemplaridad eran dos cosas que un político siempre debía de mantener, y que no hacerlo no sería comprendido por los millones de votantes del PP

    Que me explique Javier Maroto dónde está la dignidad en una persona que engaña a su electorado en un tema como el derecho a la vida, ante el silencio cómplice de personas como él. Que diga en dónde está la ejemplaridad de un candidato que declara inconstitucional algo que luego apoya sin ningún pudor.

    ¿Cree Maroto que es ejemplar lo que su partido, él incluído, han hecho con la ley del aborto? ¿Se lo ha preguntado a los millones de votantes que se han sentido engañados por ellos? ¿Le parece digno que un político diga que es inconstitucional una ley que luego apoya con fotos incluídas?  

    ¿Pesan más mil euros que una traición y una palabra incumplida?

    ¿En qué están pensando estos nuevos políticos que creen que, por el hecho de ser más jovenes que otros, tiene patente de corso para dedicarse a dar lecciones de ejemplaridad a los que le han precedido con una vida política mucho más coherente que la suya?

    La dignidad y la ejemplaridad son algo más que envalentonarse ante unos micrófonos renegando de otros cuando se ve que los votos se pueden escapar por la alcantarilla. La dignidad y la ejemplaridad son algo que va mucho más allá, y que empieza y acaba en el cumplimiento de lo prometido. Que Maroto y sus jovenes amigos lleguen a comprender esto es algo que dudo.

    Estoy segura de que Maroto se arrepiente de aquellas palabras que le llenaron la boca hace unos días, y de que si algún día se encuentra con Rita Barberá le pedirá perdón. Mientras tanto espero que haya aprendido la lección y, sobre todo, que se aplique el cuento.

    Comentarios

    Comentarios

    Doctora en Medicina especialista en Pediatría. He trabajado en proyectos de cooperación al desarrollo en Sudamérica y África. Exportavoz de Derecho a Vivir y diputada regional en Madrid por Vox desde 2019. Tengo la gran suerte de conocer una gran verdad científica: aquel que aparece en el mismo momento de la concepción es un ser vivo de la especie humana. Nuevo, diferente, único. No habrá otro igual a él sobre la faz de la Tierra. He dedicado parte de mi vida a proclamar esta verdad y a defender el derecho a la vida de cada uno de estos seres humanos.Es fácil. Me asiste la verdad y la certeza de que esta causa triunfará. Por eso estoy aquí.