Menuda resaca

    El gran perdedor de la noche, el PP. Prácticamente desaparecido en el País Vasco y Cataluña, y todo apunta a que esto es el comienzo de la debacle. Y el auténtico ganador, VOX. Si bien las expectativas eran mucho más altas su entrada con 24 es una repetición a pequeña escala de lo sucedido con Trump.

    0
    Teodoro García Egea, secretario general del Partido Popular, valora los resultados de las elecciones generales del 28 de abril de 2019. /EFE
    Teodoro García Egea, secretario general del Partido Popular, valora los resultados de las elecciones generales del 28 de abril de 2019. /EFE

    Hay resacas y resacas, y la de las elecciones del domingo a más de uno le durará varias semanas. Ese es el problema de generar expectativas que luego no se dan. Pero vayamos por partes.

    El gran perdedor de la noche, el PP. Prácticamente desaparecido en el País Vasco y Cataluña, y todo apunta a que esto es el comienzo de la debacle.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    La ley electoral ha jugado un papel importante en eso, pero no podemos olvidar el desprecio a un porcentaje importante de sus votantes, que aun teniendo mayoría absoluta vieron cómo tantas promesas quedaban en agua de borrajas.

    Atribuir el batacazo a otros factores es no haber entendido la raíz del problema.

    El segundo perdedor de la noche, por mucho que intenten vendernos lo contrario, el independentismo. Si bien todo apunta a que el futuro gobierno de España le pondrá las cosas fáciles, aquí en Cataluña ha perdido 500.000 respecto a las elecciones del 21-D, aunque ha subido respecto a las generales del año 2016.

    En cualquier caso, ha ganado la ERC de los exabruptos de Rufián, que si bien es cierto que incordia y es un síntoma de cómo están las cosas en Cataluña, significa también que tenemos Prusés para años aunque no independencia. Antes buscaban la independencia hablando de autonomía y ahora buscan la autonomía hablando de independencia.

    Uno de los ganadores de la noche ha sido Sánchez, que ha conseguido que le voten los suyos (no creo que sean muchos) y los miedicas ante el auge de la “extrema derecha” (creo que la mayoría de sus votantes). El voto del miedo es capaz de hacer invisible la mayor de las incompetencias. 

    Ciudadanos, que parecía ir menguando poco a poco, pues todo lo contrario. Tercera fuerza, pero con motivos para la alegría.

    Unidos/as/es/@ Podemos es para mí otro de los ganadores de la noche. Todavía no me explico que la debacle haya sido tan poco notoria.

    Por otra parte, Bildu nos convierte a todos en perdedores. Pero para algunos parece que eso es una tontería en comparación con la entrada de los ultrahipermegafascistas de VOX. Que como buenos fascistas, acaban de convocar manis por todo el país para señalar, agredir y perseguir a socialistas, podemitas y el resto de grupos que no le caen bien.

    Y con todo, 2,6 millones de personas les ha dado 24 diputados. Ahora tendrá un altavoz que llegará más lejos y con menos interferencias, veremos si esos 2,6 millones crecen y se afianzan o se van de donde vinieron

    Y el auténtico ganador, VOX, las cosas como son. Si bien las expectativas eran mucho más altas (y por eso hoy tantos están tristes) su entrada con 24 es una repetición a pequeña escala de lo sucedido en otros países como EE.UU. con Trump. Un éxito.

    Los medios, desde la izquierda hasta la derecha, han participado de la campaña de noticias falsas y desprestigio que ha demonizado a la formación. Los ataques violentos se han sucedido ininterrumpidamente. La campaña del voto útil. La distorsión de todos y cada uno de sus puntos. La movilización de la izquierda. Y una ley electoral que la ha convertido en la segunda formación que más votos ha tenido que ‘pagar’ para conseguir un escaño.

    Y con todo, 2,6 millones de personas les ha dado 24 diputados. Ahora tendrá un altavoz que llegará más lejos y con menos interferencias, veremos si esos 2,6 millones crecen y se afianzan o se van de donde vinieron. Ahora la lucha empieza a estar en igualdad de condiciones para VOX, y lo que pase dependerá en gran medida de lo que diga y haga a partir de ahora. 

    En cualquier caso, me voy con algunas lecciones aprendidas.

    1.- Las redes sociales me la han colado. Aquí estamos solo una pequeña parte de los muchos millones que vivimos en España y el microclima que se crea no siempre se corresponde con la realidad. Mi pronóstico para las elecciones era muy diferente de lo que finalmente ha sido. Hay que relativizar mucho las sensaciones que percibimos en redes.

    2.- Algo habrá que hacer con esta ley electoral.

    3.- Algunos ya no se acuerdan del 21-D, y parece que nos tocará durante un tiempo aguantar la turra de que los catalanes no indepes prácticamente ni existimos en Cataluña.

    Disfruten lo votado, los que puedan. Yo espero poder disfrutarlo.

    Comentarios

    Comentarios