México 2018: Antecedentes históricos de un futuro inmediato

    0
    El nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.
    El nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

    Como todo mundo sabe, tras los comicios realizados en México el pasado 1 de julio, el vencedor indiscutible fue el izquierdista Andrés Manuel López Obrador (AMLO) quien, al obtener el 53% de los sufragios, se impuso con mayoría absoluta sobre los demás contendientes.

    Ríos de tinta corren fecundando montañas de papel intentando explicar las causas y consecuencias de una victoria que nadie pone en duda. Por lo pronto -y esto es muy importante- al ver las tendencias que mostraban los conteos rápidos, los tres candidatos se apresuraron tanto a reconocer su derrota como a felicitar al vencedor.

    Algunas personas creen que La Sexta da información.

    Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

    Suscríbete ahora

    La victoria del izquierdista AMLO pintó de roja la casi totalidad de la República Mexicana y, según los analistas, puede compararse con los triunfos obtenidos por Hugo Chávez, en Venezuela en 1998 y Evo Morales, en Bolivia en 2005.

    La gran mayoría explica la contundente victoria de López Obrador diciendo que fue un voto de castigo en contra de un sistema encarnado en el PRI-Gobierno que nunca en sus casi nueve décadas de existencia se había mostrado tan corrupto y prepotente.

    La victoria de AMLO puede compararse a la de Hugo Chávez en Venezuela o Evo Morales en Bolivia

    Ante la miseria de millones de mexicanos que, literalmente, se mueren de hambre eran una ofensa sangrienta los latrocinios de varios gobernadores, así como la lujosa mansión que -de manera inexplicable- construyó la esposa del presidente Enrique Peña Nieto. Un voto de rechazo, un voto de castigo fue el que dieron millones y millones de mexicanos en una elección a la cual concurrió más del 60% del padrón electoral.

    Ahora bien, hay quienes dicen que gran parte de esos millones que brotaron como por arte de magia no vinieron de un pueblo desesperado, sino que ¡sorprendámonos! Nada menos que del mismo PRI. Quienes difunden esta hipótesis que parece disparatada sostienen que, viendo inevitable el triunfo de AMLO y ante el temor de que Peña Nieto, al igual que ocurrió con Lula da Silva en Brasil, pudiera ir a dar con sus huesos a la cárcel, el PRI inventó una jugada magistral.

    Una maniobra que consistió en pedirle al voto duro del PRI (integrado por burócratas, sindicatos obreros y organizaciones campesinas) que votasen en masa por AMLO. De este modo, al PRI no le importaba dejar a la deriva a su candidato José Antonio Meade quien en las encuestas mostró siempre un bajísimo porcentaje.

    Dentro de esta jugada, quienes difunden esta hipótesis, sostienen que -semanas antes de los escrutinios- el Sistema dio dinero a manos llenas a diversas empresas encuestadoras para que mostrasen a un AMLO con más de veinte puntos por arriba de su más inmediato seguidor.

    Una maniobra que consistió en pedirle al voto duro del PRI (integrado por burócratas, sindicatos obreros y organizaciones campesinas) que votasen en masa por AMLO

    Al mismo tiempo, deseando evitar que, por temor al radicalismo de AMLO, la población votase en favor del derechista Ricardo Anaya, el PRI emprendió una feroz campaña en contra de quien iba en segundo lugar.

    Fue así como, de manera insistente y machacona, el PRI-Gobierno, en vez de apoyar a su candidato o de atacar a López Obrador, se dedicó a calumniar a Ricardo Anaya acusándolo de corrupto y de ladrón.

    De este modo, al no tener un PRI-Gobierno que lo atacase, la campaña de AMLO fue como un paseo turístico. Entretanto Meade se iba quedando solo y Anaya -como consecuencia de la campaña en su contra- era visto cada vez con más desconfianza. Según quienes difunden esta versión, Peña Nieto se iba curando e salud y preparando el camino para que, si AMLO llegase a triunfar, no le aplicase todo el rigor de la ley.

    Como todos sabemos, el triunfo de AMLO fue tan contundente que -aparte de la Presidencia- obtuvo mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, en el Senado, el gobierno de la capital del país, la gran mayoría de las alcaldías y cinco de las nueve gobernaturas que estaban en disputa.

    El triunfo de AMLO fue tan contundente que, aparte de la Presidencia,obtuvo mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, en el Senado, el gobierno de la capital del país

    Dos días después de las elecciones, en Palacio Nacional, se entrevistaron el presidente Peña Nieto y AMLO, el candidato triunfador. Más que una fría reunión de rivales políticos, por las reacciones que ambos mostraron, la entrevista parecía el encuentro amistoso de dos viejos camaradas. Por supuesto que resulta imposible comprobar dicha versión, motivo por el cual queda reducida a la simple categoría de lo que pudiera ser producto de una imaginación calenturienta.

    Sin embargo, quienes conocemos la historia de México, apoyándonos en dicha versión calenturienta, sacamos una serie de curiosas conclusiones. Para nadie es un secreto que, desde hace más de dos siglos, ha sido la Masonería la que ha dirigido los destinos de México. Ya sea por medio de caudillos militares o de gobernantes civiles, la realidad es que los masones han aplicado planes de gobierno con los que han perseguido a la Iglesia y descristianizado al pueblo.

    La realidad es que los masones han aplicado planes de gobierno con los que han perseguido a la Iglesia y descristianizado al pueblo

    La prolongada dictadura de Porfirio Díaz (1876-1911) contribuyó a consolidar lo que Benito Juárez y otros personajes anticatólicos habían logrado. Cayó don Porfirio, vino la Revolución y, junto con ella, sangrientas persecuciones emprendidas por los masones, entre los cuales destacó Plutarco Elías Calles, perseguidor de cristeros y asesino del beato Miguel Agustín Pro.

    Deseando que su secta controlase el poder, Calles funda un partido único (antepasado directo del PRI) durante el cual, durante más de setenta años, México fue gobernado con mano de hierro por sujetos que se han dedicado a saquear las arcas nacionales.

    Sin embargo, fue tal el hartazgo del pueblo que llegó un momento en que el PRI-Gobierno se quebró, con lo cual se facilitó que, en 2000, llegase a la presidencia Vicente Fox. El PRI-Gobierno y con él la secta que lo apoyaba desde las sombras perdieron una posición estratégica. Era necesario recuperarla.

    Todo hacía suponer que, ante el temor de que México se transformase en otra Venezuela, la gran mayoría votase por Ricardo Anaya

    Fue así como durante los doce años que el PRI estuvo fuera del poder se dedicaron a planear una muy singular estrategia. Es entonces cuando Andrés Manuel López Obrador, quien en sus años mozos fuera militante activo del PRI e incluso del comité estatal de la entidad que le vio nacer, empezó a ser conocido por su izquierdismo radical.

    Se presentó dos veces como candidato a la Presidencia (2006 y 2012) y en ambas fue derrotadoEs muy probable que, en esos momentos, quienes mueven los ocultos resortes del poder le viesen con desconfianza. No obstante, su oportunidad llegó en 2018.

    Ante el repudio universal que amenazaba una catástrofe de dimensiones apocalípticas, quienes controlan el PRI-Gobierno sentían como la tierra se hundía bajo sus pies. Todo hacía suponer que, ante el temor de que México se transformase en otra Venezuela, la gran mayoría votase por Ricardo Anaya. Viendo la enorme popularidad de un demagogo que, como es el caso de AMLO, durante muchos años ha estado en campaña, es muy probable que el viejo sistema haya decidido pactar con él.

    Viendo la enorme popularidad de un demagogo que durante muchos años ha estado en campaña, es muy probable que el viejo sistema haya decidido pactar con él

    A fin de cuentas, AMLO -como antes dijimos- militó en el PRI durante sus años mozos y nada extraño sería que mantenga estrechos contactos con los grupos secretos que, desde las sombras, gobiernan al país. Quizás eso explique que el PRI haya abandonado a su candidato y que, con su voto duro, le haya brindado un apoyo masivo al izquierdista AMLO.

    Al mismo tiempo, como resultado de secretas consignas, AMLO no metería en la cárcel a Peña Nieto ni a ninguno de quienes se enriquecieron de manera ilegítima.

    Todo hace suponer que, en las próximas semanas, el partido MORENA  (que postuló a López Obrador) vea engrosadas sus filas con la llegada masiva de oportunistas que habrán de llegarle desde los cuatro puntos cardinales, especialmente desde el PRI, desde el izquierdista PRD e incluso desde el PAN, partido que habían infiltrado dichos grupos secretos.

    «Quienes desde hace más de dos siglos gobiernan México nada han perdido, Simplemente han tirado una vieja máscara para estrenar una nueva»

    De este modo, quienes desde hace más de dos siglos gobiernan México nada han perdido. Simplemente han tirado una vieja máscara para estrenar una nueva. Son los mismos sólo que dentro de otro partido.

    ¿Y el pueblo? Nuevamente se han burlado de él ya que la carga que soportaba sobre el hombro derecho se la pasaron el hombro izquierdo.

    Y queda una duda: ¿Convertirá AMLO a México en otra Venezuela? Es prematuro hacer cualquier conjetura y corto el espacio de que disponemos. Preferimos que sea el paso del tiempo el que nos vaya dando mayor información. Solamente así podremos dar un comentario.

    Comentarios

    Comentarios

    Abogado, historiador y periodista. Editorialista de el Heraldo de México (1973-2003). Colaborador de varias revistas mexicanas y españolas. Corresponsal en México de la revista Iglesia-Mundo (1981-1994). Autor de 'La cruzada que forjó una patria' (1976); 'Forjadores de México' (1983); 'Los mitos del Bicentenario' (2010) e 'Isabel la Católica. Su legado para México (2013).