No se enteran ni el ‘New York Times’ ni Puigdemont, por Alfonso Basallo

    Ya tenemos la solución al problema catalán. Nos la ha proporcionado The New York Times aconsejando al Gobierno español (¿?) que permita la celebración del famoso referéndum secesionista.

    0
    Collage Puigdemont y The New York Times
    Collage Puigdemont y The New York Times

    ¿Cómo no se nos había ocurrido antes? Llevamos 40 desde la Transición, sometidos al chantaje fenicio del nacional-pujolismo, y al órdago mafioso del ‘Esquerraflautismo’, y nadie había dado con la fórmula. No tenemos arreglo: seguimos con el unamuniano ¡que inventen ellos! y voilá el NYT lo inventa, lo patenta y nos lo vende: permitir el referéndum.

    Que sea el New York Times quien nos venda el consejo no me extraña demasiado porque no se enteran. Nunca se han enterado demasiado. No voy a decir que son como esos escolares de High School que creen que España es un pueblito perdido del altiplano boliviano, pero casi. 

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Más grave aún es que, durante décadas, hayan dado a los etarras la consideración de separatistas en lugar de lo que son: revientanucas, y los han presentado como románticos guerrilleros que luchaban por su libertad, como si fueran los granjeros de las Trece colonias defendiendo su independencia frente a los casacas rojas de Inglaterra.

    Los 800 españoles asesinados por ETA no han servido para corregir el daltonismo y NYT persiste en su error al confundir todo el rato a Otegi con Gerry Adams y a De Juana Chaos con Mahatma Gandhi.

    Arnaldo Otegi, durante un encuentro informativo de Nueva Economía Forum. /Youtube
    Arnaldo Otegi, durante un encuentro informativo de Nueva Economía Forum. /Youtube

    Tienen tal cacao que le hicieron una entrevista a Otegi cuando aún estaba a la sombra y hasta le preguntaron por su futuro político. Y él, ¡qué quiso oir!, dijo que aspiraba a ser lehendakari y que el País Vasco se transformará en un nuevo Estado de Europa.

    Y el New York Times va y toma nota, y hasta lo publica. Ya digo que no se enteran. Con Cataluña, igual.

    Tampoco me extraña demasiado que el Govern de Puigdemont use el editorial del ‘tebeo’ americano como argumento de autoridad ante Rajoy. Y que su “secretario de Estado” -por decirlo en modo White House-, Raúl Romeva, comente en Twitter: “El @nytimes intenta guiar al Estado por el camino de la democracia”.

    Me pregunto quién es el Govern para dar lecciones de democracia. Si la vieran pasar por la calle no la reconocerían.

    ¿Es democracia reírse del Estado de derecho con este golpe de Estado a cámara lenta que es el órdago secesionista?

    ¿Es democracia no acatar ni un solo de los pronunciamientos del Tribunal Constitucional, desde que Artur Mas advirtiera «No nos pararán tribunales ni Constituciones»?

    ¿Es democracia hacer limpieza lingüística contra quienes hablan o rotulan en castellano, empujando a familias a abandonar Cataluña o a profesores e investigadores a dejar la docencia, provocando la fuga de cerebros?

    ¿Es democracia -y sentido común, y libertad de mercado- despedir de empresas a cargos castellanohablantes -como hizo Decathlon-; o tirar a la basura el catálogo con la mayor tirada de la historia (145 millones de ejemplares), editado por Ikea, sólo porque no estaba traducido al catalán? Estaba en 25 idiomas -incluido el español- pero faltaba el catalán.

    ¿Es democracia presumir –como hace Anna Gabriel- de lo bien que arden las fotos del Rey Felipe en las hogueras de la noche de San Juan?

    ¿Es democracia presumir -como hace Anna Gabriel- de lo bien que arden las fotos del Rey Felipe en las hogueras de la noche de San Juan…? ¿lo sabe esto el New York Times?

    Anna Gabriel, portavoz de la CUP en el Parlamento catalán

    ¿Es democracia amordazar la libertad de expresión, imponiendo la omertá en los medios de comunicación, por el procedimiento de convertir a los perros guardianes en complacientes chuchos falderos, a golpe de sobornos?

    ¿Es democracia, en fin, tomar el pelo no sólo al conjunto de los españoles, sino a los propios catalanes, rehenes de una pandilla de aprovechados que se dedicaron a enriquecerse, ora con el famoso 3%; ora con el  chantaje al Estado central con la financiación autonómica; ora llevándoselo crudo a espuertas -o mejor dicho a bolsas de basura-, mientras Cataluña, antaño dinámica y emprendedora se empobrecía, con la vía de agua de la deslocalización de empresas?

    Pero ya sabemos que ni el New York Times es la Biblia de la secesión, ni la Cataluña nacionalista la Biblia de la democracia

    Comentarios

    Comentarios

    Nacido en Zaragoza, lleva más de 30 años dándole a las teclas, y espera seguir así en esta vida y en la otra. Estudió Periodismo en la Universidad de Navarra y se doctoró cum laude por el CEU, ha participado en la fundación de periódicos (como El Mundo) y en la refundación de otros (como La Gaceta), ha dirigido el semanario Época y ha sido contertulio en Intereconomía TV, Telemadrid y 13 TV. Fue fundador y director de Actuall. Es coautor, junto con su mujer Teresa Díez, de los libros Pijama para dos y “Manzana para dos”, best-sellers sobre el matrimonio. Ha publicado libros sobre terrorismo, cine e historia.