José Luis Ábalos, apoyo fundamental de Pedro Sánchez en el Congreso, asume la cartera de Fomento. /EFE
José Luis Ábalos, apoyo fundamental de Pedro Sánchez en el Congreso, asume la cartera de Fomento. /EFE

¿Se imaginan qué hubiera pasado si fuese el PP el que, con poco más de 80 escaños, hubiese presentado una moción de censura a un gobierno socialista o, peor aún, de Podemos? ¿Estarían nuestras calles y plazas tan tranquilas como lo están ahora o estarían en llamas con quinceemes por todos lados, el Congreso rodeado, campamentos en la Puerta del Sol y políticos y líderes de izquierdas vociferando que la derecha les ha robado el poder?

Y es que ésa es la diferencia entre el talante de la izquierda y la derecha, mientras la segunda acepta el juego democrático que ha llevado a que pierda el Gobierno por una moción de censura, la primera no lo toleraría jamás.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Eso del “asalto a los cielos” que pregonaba Pablo Iglesias se ha convertido en un “asalto a la Moncloa” que se ha encarnado en Pedro Sánchez. No deja de ser peculiar la forma que han tenido últimamente los socialistas de llegar al poder: tras la matanza de 192 personas un 11-M y tras una moción de censura de una macedonia de partidos de izquierda, revolucionarios, comunistas, golpistas y separatistas.

Pedro Sánchez acaba de formar Gobierno y nombrar ministros. Ha logrado lo que buscaba, sorprender con nombramientos mediáticos como el de Pedro Duque, Grande Marlaska o Màxim Huerta. A este último, decía con sorna en Twitter @norcoreano, que en vez de en Cultura habría que haberle puesto en Agricultura…

Eso del “asalto a los cielos” que pregonaba Pablo Iglesias se ha convertido en un “asalto a la Moncloa” que se ha encarnado en Pedro Sánchez

El conocido tuitero resumía en 140 caracteres el nuevo Gobierno: “España tiene un presidente guapo, un ministro astronauta y solo cuatro hombres heteros de 17 ministros. ¡Chupaos esa, países nórdicos!”. Toda una declaración de intenciones.

Pero, detrás de esos rostros mediáticos, conviene tirar de hemeroteca para tratar de averiguar el rumbo que va a tomar el nuevo Gobierno socialista. La nueva ministra de Educación, Isabel Celaá, parece negar toda pluralidad y libertad en la Educación y apuesta exclusivamente por la enseñanza pública. De hecho, en 2012 amenazó con la asfixia económica a los colegios que separan por sexos.

Lo de la educación pública es una bandera habitual que enarbola la izquierda, aunque luego no prediquen con el ejemplo. El propio Pedro Sánchez siempre se presenta como licenciado en Económicas por la Complutense, cuando en realidad lo hizo en un centro privado. Llevaba además a una de sus hijas al elitista Colegio Británico de Pozuelo de Alarcón (Madrid), pero más tarde –tal vez al meterse en la carrera para llegar a la Moncloa-, la sacó y la llevó a uno público de la zona, en el que aseguró sentirse encantado.

Más amenazas a la libertad de los padres para elegir la educación que quieran para sus hijos

Aunque eso no es nada comparado con el doctorado que se sacó el presidente del Gobierno –también en una universidad privada– y del que el ex ministro socialista Miguel Sebastián afirmó que “Industria hizo el 90% libro-tesis de Pedro Sánchez”.

Más amenazas a la libertad de los padres para elegir la educación que quieran para sus hijos, más aborto (la nueva ministra de Sanidad defendió públicamente la aniquilación de niños en el vientre de sus madres durante el Gobierno de Zapatero), más ideología de género, más acoso a la asignatura de Religión en la escuela que eligen en torno al 70% de los padres españoles y más leyes LGTBI. El que estará contento con esto será sin duda el suegro de Pedro Sánchez, que en su momento regentó varias saunas gay de la capital. Todo muy normal.

En fin, que esto de tirar de hemeroteca resulta divertido y útil para identificar el pelaje del equipo que acompañará a Sánchez en su Gobierno. Nos esperan unos tiempos apasionantes.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Álex Navajas es periodista. Contertulio habitual de El Gato al Agua, de Intereconomía TV, ha trabajado once años en La Razón y dirige su propio Gabinete de Comunicación. Imparte también cursos y seminarios de formación.