¿Por qué ETA mató a Gregorio Ordóñez?

    El joven político vasco, de cuyo asesinato se han cumplido veintiún años, podía haberse convertido en alcalde de San Sebastián unos meses después. Y el nacionalismo vasco, no podía aceptar que la capital más ‘abertzale’ estuviese gobernada por un representante de la derecha española. El crimen de Ordóñez fue ganar elecciones.

    0
    La viuda y la hermana del expresidente del PP de Guipúzcoa Gregorio Ordóñez, asesinado hace 21 años por ETA, Ana Iribar (c), y Consuelo Ordoñez (i)/Fuente:EFE.

    ETA no sólo ha asesinado a policías, a periodistas y a empresarios que no pagaban su chantaje; también ha asesinado a políticos para impedir que la sociedad no nacionalista se organizase. Primero, asesinó a miembros del Movimiento Nacional, luego a dirigentes de UCD y después a cargos del PP y del PSOE (el asesinato del senador Enrique Casas desencadenó por parte del Gobierno socialista el contra-terrorismo de los GAL). En cambio, ETA nunca ha matado a miembros de PNV ni a sacerdotes.

    Gregorio Ordóñez, fue diputado del parlamento vasco por el PP.

    A principios de los años 80, Gregorio Ordóñez, nacido en 1958, ingresó en las Nuevas Generaciones de Alianza Popular cuando ese partido era clandestino en Guipúzcoa. Por el miedo al terrorismo ‘abertzale’, la dirección compuso la lista a las elecciones municipales de San Sebastián con jovenes, uno de ellos él, y salió concejal: 9.579 votos.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Comenzó así una actividad política y social que le hizo ser conocido en la ciudad y la provincia. En 1987, AP superó en concejales al PNV, que entonces acababa de sufrir la escisión de Eusko Alkartasuna. Como parte de la renovación introducida en el partido de la derecha por José María Aznar, a los 31 años de edad Ordóñez se convirtió en presidente provincial del nuevo PP. Con la organización guipuzcoana bajo su dirección, el PP contrarrestó la violencia etarra y empezó a aumentar su implantación, sus militantes, sus concejales y sus votaciones. Debido a un pacto de gobierno con el PNV y el PSE-PSOE, en 1991 fue nombrado teniente de alcalde.

    Gregorio Ordóñez, político español.
    Gregorio Ordóñez, político español.

    En 1993, con el PP ascendiendo en toda España, la derecha vasca consiguió elegir un diputado por Guipúzcoa por primera vez desde las votaciones de 1979. Al año siguiente, las elecciones al parlamento Europeo, celebradas en junio, fueron las primeras de ámbito nacional que ganó el PP; en San Sebastián, la lista de este partido quedó primera. La proeza se repitió en octubre, en las elecciones al Parlamento vasco: la lista del PP, con Ordóñez al frente, superó a todas las demás.

    En el 93, la derecha vasca consiguió un diputado por Guipúzcoa por primera vez desde las votaciones de 1979

    Para las elecciones municipales de mayo de 1995, las encuestas daban como amplio vencedor a Ordóñez. ¿Cómo se tomó el separatismo vasco que el alcalde de la capital más ‘abertzale’ pudiera ser un ‘maketo’ de derechas que les llamaba o «asesinos» o «cobardes» o «cómplices»?

    En mi libro Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos recojo una de las frases más canallescas pronunciadas por un nacionalista vasco. Imanol Beristain, miembro destacado de Eusko Alkartasuna, escribió en el diario Egin (14-9-1994), tres meses antes del asesinato de Ordóñez las siguientes palabras dirigidas a él: «Que sea usted concejal de Donostia, para todo buen vasco, sobre todo si es nacionalista, supone una provocación. Dios quiera que no sea por mucho tiempo». El 23 de enero de 1995, un ‘buen vasco’, desquiciado ante la provocación de Ordóñez paseándose por la parte vieja de su ciudad, cogió su pistola, se puso una capucha y pegó un tiro al insolente. Unos agitan el árbol y otros recogen las nueces.

    TABLA GRANDE2 BARBADILLO

    El PP presentó a Jaime Mayor Oreja a la alcaldía de San Sebastián, y ganó. Pero el alcalde, el socialista Odón Elorza, pactó con el PNV y Eusko Alkartasuna para seguir en su puesto. Hoy Elorza es uno de los abanderados de la negociación con ETA y del indulto a los presos terroristas.

    En las elecciones municipales de 1999, la lista del PP bajó al tercer puesto. La última vez que quedó primera en la capital de Guipúzcoa fue en las elecciones generales de 2000, con 31.269 papeletas, en las que el PP consiguió su primera mayoría absoluta en las Cortes.

    La decadencia del PP vasco empezó antes que la del PP nacional. Ya en las elecciones municipales y generales de 2011, el PP bajó en San Sebastián al tercer puesto. En las elecciones al Parlamento vasco, celebradas en 2012, cayó al cuarto, y ahí se arrastra, año tras año. En las elecciones generales del 20 de diciembre, la lista del PP obtuvo 14.812 votos en San Sebastián y no sacó ningún escaño por Guipúzcoa; la última vez que había pasado eso fue en las elecciones de 1989. Es decir Mariano Rajoy, presidente del PP nacional, Arantza Quiroga, presidenta del PP vasco y Borja Sémper, presidente del PP guipuzcoano, han hecho retroceder a su partido a 1989, cuando lo recogió Ordóñez.

    El ‘abertzalismo’ sabía muy bien a quién había que eliminar para mantener su hegemonía electoral.

    Comentarios

    Comentarios

    Cuando me digo por las mañanas que el periodismo es lo más importante, me entra la risa. Trato de tomarme la vida con buen humor y con ironía, porque tengo motivos para estar muy agradecido. Por eso he escrito un par de libros con mucha guasa: Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos, que provocó una interpelación en el Congreso por parte del PNV, y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre. Mi último libro es 'Eternamente Franco' (Homo Legens).