Imagen referencial de mujeres con un estándar de belleza occidental.
Imagen referencial de mujeres con un estándar de belleza occidental.

Artículo publicado originalmente en The Times por Clare Foges: 

Estoy planificando una vida criminal, pero no punitiva. Esta semana robaré dos botellas Magnum de Dom Pérignon, consumiré ambas, romperé una botella sobre la cabeza de un transeúnte, conduciré por encima del límite mi automóvil y lo estrellaré contra un árbol.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Si me ves en este frenesí, te aconsejo que te mantengas alejado porque tendré preparado un tenedor para apuñalar a los que interfieran. Que llegue el día de responder ante un tribunal.

Tengo la sensación de que todo irá bien, porque soy una mujer, joven y titulada: cualidades que parecen actuar en nuestro sistema de justicia penal como un campo de fuerza para evitar el castigo.

La semana pasada nos enteramos de que se debía salvar de la pena de prisión a una doctora subalterna a la que se había sido sorprendido bebiendo alcohol en dos ocasiones. Lauren Fowler, de 25 años, se estrelló con su automóvil y la policía la encontró arrastrando sus pies y maldiciendo.

Menos de dos meses después, mientras estaba en libertad bajo fianza, la pillaron triplicando el límite de alcoholemia después de beber media botella de vodka. Poniendo en peligro la vida de forma temeraria no una, sino dos veces.

Ella lo citó como una “llamada a despertarse”, pero debió haber presionado la primera vez el botón. Sin embargo, después de mucho hacer valer ante la Corte la profesión de Fowler y el estrés que conlleva, se le suspendió de sentencia.

Una modelo de 22 años que rompió un vaso en la frente de un guardia de seguridad en un club nocturno se libró de la pena

Hace algunas semanas se presentó el caso de Sophia Brogan-Higgins, una modelo de pasarela de 22 años que rompió un vaso en la frente de un guardia de seguridad en un club nocturno, provocándole una herida de dos pulgadas.

Uno podría haber supuesto que provocar este daño conllevaría una pena, pero no: fallo suspendido.

Rebecca Batchelor también obtuvo misericordia el mes pasado. La modelo de 21 años se había beneficiado del plan de su novio para defraudar a jubilados. Al enterarse de que se estaba estafando a uno por valor de 5.000 libras, envió un mensaje de texto: “Guau, tiempo de ir de compras”.

Al enterarse de que otra víctima pagaría, respondió: “Mejor que lo haga, la zorra”. El juez describió a Batchelor como una “ingenua”. ¿Su sentencia? Suspendida.

Más notorio fue el caso de Lavinia Woodward, estudiante de 24 años de la Universidad de Oxford que apuñaló a su exnovio en la pierna con un cuchillo de pan, pero que quedó impune con una suspensión de sentencia.

¿Por qué? Según el juez, porque es “una jovencita extraordinariamente capaz” cuyas esperanzas de convertirse en cirujano se verían dañadas. De nuevo, ‘para la niña bonita no hay gachas’.

¿Hay algún perverso sentido de galantería que impulse estas decisiones? ¿Es difícil creer que mujeres jóvenes y atractivas puedan ser responsables de malas acciones? Puede ser que los jueces sigan el espíritu de las pautas que se les marca.

El Libro del Banco de Igualdad de Trato tiene una sección sobre Igualdad de Género que podría titularse más apropiadamente como ‘Tratamiento Especial de Género’.

Si un hombre y una mujer han cometido el mismo delito, debe tratarse a la mujer con más “comprensión” y clemencia

Citando a la Baronesa Hale de Richmond, ahora presidenta de la Corte Suprema, quien argumentó que “un mundo gobernado por hombres ha aplicado [a las mujeres] sus percepciones sobre el tratamiento apropiado para los delincuentes masculinos”, y manifestaba: “El sistema de justicia penal podría (…) preguntarse si es realmente injusto para las mujeres”.

También sugiere que esas sentencias deben ser “conscientes del impacto diferencial que tienen las decisiones judiciales sobre las mujeres respecto a los hombres”. Todo lo cual implica que si un hombre y una mujer han cometido el mismo delito, debe tratarse a la mujer con más “comprensión” y clemencia. Su sexo es un factor mitigante en sí mismo.

Por lo tanto, no sorprende que, según las cifras sobre justicia penal de 2015, la probabilidad de que los hombres fueran puestos bajo custodia inmediata por una acción tipificada como delito resultara casi el doble que la de las mujeres.

En circunstancias criminales similares, los hombres tenían un 88% más de probabilidades de ser enviados a prisión. Para el robo relacionado con vehículos sin antecedentes, los hombres triplicaban la probabilidad de ser encarcelados.

Por violencia contra una persona, una vez más sin antecedentes, la probabilidad era casi el triple. En todas las categorías, los hombres juzgados por un primer delito eran mucho más propensos a recibir condenas más largas.

Por supuesto, hay buenos argumentos para no arremeter contra las mujeres por infracciones triviales. Principalmente porque a menudo son madres cuyo encarcelamiento puede devastar a una familia.

Pero cuando los crímenes son violentos o graves, la justicia debe aplicarse por igual a todos. Este es el principio fundamental que sustenta la confianza en nuestro sistema legal: ya seas hombre, mujer, rico, pobre, viejo, joven, negro, blanco…, debe tratarse a todos por igual.

Este principio ya se está socavando con el concepto de “odio” aplicado al delito, lo que significa que el sufrimiento de algunas víctimas se toma más en serio según sea su sexo, raza o sexualidad. Casos como los que acabamos de mencionar refuerzan la impresión de que estamos ante un sistema de dos niveles, en el cual las mujeres jóvenes y adineradas se libran del castigo que se le impondría a un cliente más rudo y masculino juzgado por el mismo delito.

Esto resulta enloquecedor para las víctimas. Si me notificaran que alguien que amo ha sido acribillado, apuñalado, estafado o asesinado por un conductor ebrio, me importaría muy poco el sexo, la edad o la profesión de la parte responsable.

El sistema de justicia penal está ahí, en parte, para ofrecer a las víctimas una reparación adecuada, y esto importa igualmente si el delincuente es un médico, un modelo de pasarela o un famoso jugador de ping-pong.

Ver a las mujeres como menos culpables de delitos graves es extrañamente “infantilizante”

Mostrar a las mujeres demandadas más indulgencia tampoco ayuda a la causa por una verdadera igualdad. No podemos argumentar que los hombres y mujeres deben tratarse como iguales en todo excepto en la justicia. Ver a las mujeres como menos culpables de delitos graves es extrañamente “infantilizante”, lo que sugiere que ese comportamiento simplemente debe ser una aberración dentro de nuestro maquillaje con azúcar y especias.

Para que la igualdad signifique algo, debe ser doble: así como no debe discriminarse por sexo, tampoco debe tener privilegios. Por el bien de todas las mujeres, la Dama Justicia debe mantener su venda y su imparcialidad intactas.

Comentarios

Comentarios