¿Por qué tildan de nazi la Marcha de la Independencia polaca?

    Junto con las tradicionales ceremonias patrióticas y religiosas del día de la independencia polaca, hay nuevos eventos como el “Independence Run” y ahora, ya famosa, la Marcha de la Independencia.

    0
    Polacos nacionalistas durante la marcha por la festividad de su independencia
    Polacos nacionalistas durante la marcha por la festividad de su independencia / EFE

    Artículo publicado originalmente en inglés en Acton.org, por Marcin M. Rzegocki:

    Polonia celebra su Día de la Independencia Nacional el 11 de noviembre, el aniversario del armisticio que termina la Guerra de Guerra I. Ese día conmemora la restauración de la soberanía del pueblo polaco después de 123 años de dominación política alemana, austriaca y rusa. Junto con las tradicionales ceremonias patrióticas y religiosas del día hay nuevos eventos como el “Independence Run” y ahora, ya famosa, la Marcha de la Independencia.

    Algunas personas creen que La Sexta da información.

    Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

    Suscríbete ahora

    La marcha, que tiene lugar en Varsovia, ha crecido en la última década de cientos de participantes a más de 70.000 en 2016. Este año participaron cerca de 60.000 personas, en su mayoría jóvenes y familias.

    También se ha convertido en un símbolo cada vez mayor de resistencia de la generación más joven a las ideologías del socialismo, el ateísmo, la fluidez de género, el multiculturalismo y los nuevos modelos para reemplazar a la familia tradicional.

    La Marcha de la Independencia ha atraído a polacos generalmente patrióticos que no comparten las agendas de esas organizaciones

    Es cierto que la marcha fue organizada originalmente por el Campamento Radical Nacional y la Juventud Polaca, dos asociaciones nacionalistas, y algunos de los manifestantes tenían puntos de vista indefendibles.

    Sin embargo, desde 2010, la Marcha de la Independencia ha atraído a polacos generalmente patrióticos que no comparten las agendas de esas organizaciones.

    En cambio, se ha convertido en la expresión de los manifestantes de su creencia en los valores tradicionales de la fe, la familia y el patriotismo (no el nacionalismo).

    Se convirtió en una protesta contra la cultura de izquierda durante la administración más reciente de la Plataforma cívica de izquierda (Platforma Obywatelska, o PO) de 2007 a 2015.

    El lema de la marcha de este año fue “Queremos a Dios”, las palabras de apertura de un famoso himno católico citado por el presidente Donald Trump durante su discurso en Varsovia a principios de este año.

    La marcha ha sido retratada por los principales medios de comunicación, tanto polacos como extranjeros, como un ejercicio masivo de odio e intolerancia. Estas críticas a menudo se basaban más en simplificaciones excesivas y estereotipos que en una explicación verdadera de todos los hechos.

    La CNN y The Washington Post publicaron artículos que sugerían que el lema de la marcha era “Reza por el Holocausto islámico” (ya lo han corregido)

    De hecho, algunos de los artículos no se basan en hechos en absoluto. El periódico británico The Independent (que es propiedad del exmiembro del KGB Alexander Lebedevllamó “fascista” a la marcha. El supuesto renacimiento del fascismo en Polonia apareció en The Daily Mail, Süddeutsche Zeitung y otros medios.

    La CNN y The Washington Post publicaron artículos que sugerían que el lema de la marcha era “Reza por el Holocausto islámico”, algo que luego compartió en las redes sociales el exportavoz de Hillary Clinton, Jesse Lenrich.

    De hecho, esta frase fue tomada de una pancarta colgada en un mitin completamente diferente, en la ciudad de Poznań, en 2015.

    La ola de noticias dudosas de esta semana sobre Polonia se considera una crisis de imagen nacional. El presidente Andrzej Duda ha señalado:

    La injusticia contra nosotros, los habitantes de Polonia, que muchos medios de comunicación extranjeros llamen “nazis” a los 40.000 o 60.000 participantes en la Marcha de la Independencia, me entristece profundamente y levanta mi protesta interna. El pueblo de Polonia sabe muy bien lo que significa el nazismo… En esta parte de Europa, todos lo sabemos perfectamente. Algunas personas en Occidente podrían no entenderlo. Deben estudiar este tema e intentar comprenderlo.

    Y añadió: “No hay lugar para la xenofobia, el nacionalismo patológico o el antisemitismo en nuestro país”. La Embajada de Polonia en los Estados Unidos tuiteó: “Hemos estado monitoreando y cuando es necesario hemos reaccionado a la cobertura de los medios de las conmemoraciones del Día de la Independencia de Polonia.”

    Los preocupados por el progresivo fascismo en Polonia deberían sentirse alentados por las opiniones reales de los polacos, especialmente los jóvenes, como los que marcharon durante el fin de semana.

    En una serie de encuestas realizadas entre 1989 y 2017 por el Centro de Investigación de la Opinión Pública (Fundacja Centrum Badania Opinii Społecznej, CBOS) se preguntó a los jóvenes polacos de entre 18 y 24 años si se identificaban con la derecha política o la izquierda.

    La primera ministro Beata Szydlo, junto al líder del partido Ley y Justicia, Jaroslaw Kaczynski
    La primera ministro Beata Szydlo, junto al líder del partido Ley y Justicia, Jaroslaw Kaczynski

    Entre 1989 y 2015, el porcentaje de identificación con la derecha creció rápidamente, alcanzando el 33% en 2015. Solo aproximadamente el 15 por ciento de todos los jóvenes dijeron que simpatizaban con la izquierda.

    Aquellos que se describieron a sí mismos como de la derecha también tenían más del doble de probabilidades de mostrar un “interés en la política” que los de la izquierda (un 48% frente a un 20%).

    Sin embargo, al año siguiente, el porcentaje de jóvenes que se identificaron con la derecha disminuyó ligeramente al 27% (aunque todavía es considerablemente más alto que los que se identifican con la izquierda).

    Esta parece ser una característica constante de la sociedad polaca desde 2002. Se observó un pequeño aumento de votos para la izquierda el año pasado, pero la mayoría cambió a “indecisos”. Casi un tercio (32%) de los encuestados estaban indecisos en 2016.

    Este cambio es significativo si se ve a través de la política polaca contemporánea. Los jóvenes en Polonia que pasan de “derecha” a “indecisos” están, por algunos observadores, asociados con el hecho de que el principal partido identificado con la derecha, Ley y Justicia (Prawo i Sprawiedliwość) está de facto a favor de la intervención estatal en economía.

    Una gran mayoría de los jóvenes polacos tienen más probabilidades de votar por la derecha o el centro-derecha

    Los jóvenes que apoyan el mercado libre rechazan al partido por estos motivos. Otra encuesta publicada por el Instituto de Asuntos Públicos (ISP) y Kantar Public en marzo confirmó que una gran mayoría de los jóvenes polacos tienen más probabilidades de votar por la derecha o el centro-derecha.

    Sin embargo, era mucho más probable que votaran por nuevos partidos, más pequeños, antisocialistas y partidarios del libre mercado como Kukiz’15 o el partido liderado por el controvertido miembro del Parlamento Europeo Janusz Korwin-Mikke, Wolność (Liberty), que por el que gobierna, el partido Ley y Justicia, que tuvo una de las calificaciones negativas más altas.

    Michael Novak, en el prefacio de la edición polaca de su libro “The Spirit of Democratic Capitalism”, incluyó una anécdota sobre uno de sus amigos polacos. En 1978, después de una estancia de seis meses en un campus universitario estadounidense, su amigo dijo: “Aquí hay más marxistas que los que tenemos en Polonia”.

    Una menor presencia de ideas marxistas en la escuela y en las universidades polacas podría ser la clave para comprender por qué los millennials polacos se sienten menos atraídos por las corrientes filosóficas izquierdistas.

    Los observadores internacionales preocupados por el partido Ley y Justicia deberían estar contentos de que los jóvenes apoyen el libre mercado y, sobre esa base, otras opciones políticas.

    Apoyar el mercado distancia a los votantes de cualquier forma histórica de fascismo. Sin ese punto de vista, los hechos pueden empujarlos algún día a abrazar las mismas opciones políticas y culturales que los observadores temen.

    Traducido por elentir.

    Este artículo de publicó originalmente en el blog Contando Estrelas de elentir.

    Comentarios

    Comentarios