San Nicolás de Flüe, el padre de la patria suiza

    Klaus eligió la Cuz por no elegir la pistola y matar a los herejes, y a los hijos de puta de sus compatriotas separatistas vendidos a los austríacos y príncipes alemanes y borgoñones. Suiza estaba como España ahora mismito. 

    0
    Montaje Puigdemont y Nicolás de Flüe

    También conocido como el Hermano Klaus, es un santo venerado por protestantes y católicos, y tuvo una vida excepcional a finales del siglo XV.

    Bruder Klaus, como se le llama, fue de todo: padre de diez hijos, agricultor, político, consejero, ermitaño y santo.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    En Wikipedia, por una vez y sin que sirva de precedente, hay una razonable biografía:

    Bruder Klaus fue todo un hombre. En el sentido más carnal -no se tienen diez hijos si a uno no le va el fornicio como Dios manda- y en el más espiritual: casado, claro, ayunaba cuatro días por semana y trabajaba a destajo. O sea, que entre rezar, ayunar, currar y follar se le iba la vida.

    Un tío con dos cojones, ustedes comprenden. Parece que Dios se los tocó como solo Dios sabe hacerlo, y el bueno de Klaus anduvo unos años jodido entre la llamada del Señor y las obligaciones familiares: un cura sabio le dijo que meditara la Pasión.

    Entiendo el sufrimiento mental, moral y físico de Klaus porque es duro caer en las manos del Dios vivo.

    Finalmente, su mujer y sus hijos le dieron permiso para largarse a vivir como anacoreta. 

    Imaginen cómo se les rompería el corazón a todos.

    Pero Dios llama y quien vuelve la vista atrás no es digno del Reino de los Cielos, y quien no deja a su mujer, hijos, campos y hasta su vida por el Reino, no es digno de Cristo.

    Se largó Klaus. Jodido, imagino. Contento, supongo. Sufriendo, no tengo ninguna duda.

    Y terminó volviendo a vivir muy cerca de su casa familiar en una cabaña-celda-ermita que le construyeron sus paisanos.

    Klaus debía ser un exagerado, «hombre loco» dice que oyó una vez que le decía Jesús, y se puso a rezar y ayunar a saco.

    Se alimentó solo de la Eucaristía durante 20 años, lo cual está documentado. 

    Klaus es de los míos, de los de Kiko Monasterio y de los de Huysmans: la pistola o la Cruz.

    Klaus eligió la Cuz por no elegir la pistola y matar a los herejes, y a los hijos de puta de sus compatriotas separatistas vendidos a los austríacos y príncipes alemanes y borgoñones. Suiza estaba como España ahora mismito. 

    Rajoy y Puigdemont, de risas en La Moncloa. Imagen: EFE.
    Rajoy y Puigdemont, de risas en La Moncloa. Imagen: EFE.

    Y lo de Cataluña es una broma de mal gusto al lado del follón suizo de aquel tiempo.

    Bruder Klaus, a base de oración, penitencia y ayuno -esta especie de demonios solo se va con la oración y el ayuno-, consiguió la paz para su patria, la concordia para sus gentes y la reconciliación de los cantones.

    Esto no lo harán ni Torra, ni Rajoy, por supuesto, no tienen los huevos de Klaus; ni siquiera un obispo. Tal vez haya un monje dispuesto a morir por la fe y la patria.

    Un solo hombre. Un solo sacrificado por todo un pueblo. Como Cristo.

    (Esto no lo harán ni Torra, ni Rajoy, por supuesto, no tienen los huevos de Klaus; ni siquiera un obispo. Tal vez haya un monje dispuesto a morir por la fe y la patria. No sé…)

    Quim Torra toma posesión de su cargo de presidente de la Generalidad de Cataluña en presencia de su homólogo del PArlamento catalán, Roger Torrent /EFE
    Quim Torra toma posesión de su cargo de presidente de la Generalidad de Cataluña en presencia de su homólogo del PArlamento catalán, Roger Torrent /EFE

    Bueno, que así, muriendo en vida, el Hermano Klaus es el padre de la Confederación Helvética.

    Luego lo canonizó Pio XII, pero cuatro siglos después, como a Tomás Moro, para que no se mosqueasen los anglocabrones, en este último caso; y para no mosquear al los protestantes, en el caso de nuestro hombre.

    La Iglesia jerárquica siempre tan remilgada y prudente.

    En fin, que la curiosidad viene ahora.

    He vuelto a Lourdes. A la paz y el silencio y la alegría y la esperanza de Lourdes. ¡Tanta bondad junta en un solo sitio! 

    Si me pierdo, me busquen ustedes en Lourdes, hagan el favor. Bien.

    Nicolás de Flüe
    Nicolás de Flüe

    Pues en el hotel tropiezo con un cura suizo y le hablo de Bruder Klaus, y me mira muy contento, y llama a un obispo que estaba con él y me señala y dicen algo en alemán:

    -El hermano Klaus fue mi abuelo muy lejano. No es raro en Suiza. Con diez hijos fueron muchos los descendientes del santo. ¿Lo conoce?

    Y le digo al obispo que sí, que me fascina y que muy bien, oiga.

    Nos despedimos.

    El cura suizo me susurra algo, con una mirada de niño cómplice de juegos:

    -Soy el párroco de la segunda parroquia dedicada a San Nicolás de Flüe.

    Y me guiña un ojo.

    Soy feliz.

    Queden con Dios.

    Comentarios

    Comentarios

    Francisco Segarra es director del digital geopolítico www.institutodeestrategia.com, publicitario y escritor. Por un milagro de la Gracia de Dios, después de 40 años de excesos, ya no fuma ni bebe. En Twitter es @ElCoronelPakez y en la vida real un alegre melancólico crónico. Con el monje Altisent cree firmemente que lo que pasa es lo que toca y Dios lo quiere. Su lema: OMNIA IN BONUM.