El presidente de la Generalidad de Cataluña, Quim Torra. /EFE
El presidente de la Generalidad de Cataluña, Quim Torra. /EFE

Se acabó la broma. La Junta Electoral Central pierde la paciencia ante las burlas del presidente catalán Quim Torra. Su respuesta adolescente al requerimiento de la Junta provoca un ultimátum: o abandona la burla o se enfrenta a la inhabilitación.

Y lo mejor: se reclama que sean los mossos quienes retiren la simbología ‘indepe’ de las calles. Escribo antes de las 3 de la tarde de este viernes, hora en la que expira el ultimátum. Pero me atrevo a hacer un pronóstico: Torra seguirá jugando. No sabe hacer otra cosa. Y caerá sobre él todo el peso de la ley porque se cree que le aclamarán como héroe. Pobre. Desconoce la cobardía de los suyos…

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En cambio, los mossos acatarán. Algunos con entusiasmo. Otros con resistencia. Pero acatarán. Con resistencia violenta de los CDR. Pero lo harán. Y se impondrá el estado de derecho. Algunos están tan acostumbrados a burlarse de las sentencias judiciales que se creen que es lo normal…

Pero no. Lo normal es cumplir la ley y acatar las sentencias. Si la ley es inmoral, se desataca y se asumen las consecuencias. Pero aquí no hay ley inmoral. Hay ley -como mucho- inconveniente para algunos. Mala suerte. A mi tampoco me trata bien el derecho tributario. Peleo por cambiarlo, pero no me echo al monte. Y si lo hago, la paralela y el recargo es seguro. Tampoco me parecen proporcionales algunas sanciones de Tráfico, pero me cae una ‘receta’ si no las respeto.

Imagínense si España pudiera dedicarse a pensar qué quiere ser de mayor en lugar de desangrarse con el consentido

¿Por qué algunos se creen que tienen derecho a estar por encima de la ley?, ¿por qué algunos se creen que su rebeldía debe de salirles gratis? Se acabó la fiesta. Los rebeldes llevan un año a la sombra y están recibiendo un juicio justo. Y Torra también tendrá su experiencia de que la ley está para cumplirla. ‘Dura lex, sed lex’. Con los jueces hemos topado…

Nada fuera del Estado de Derecho. Y todo el Estado de Derecho para quien opte por la anarquía y la ley de la selva. No hay nada mejor para la convivencia que la autoridad. Es exactamente lo que necesitan los adolescentes. Es decir, los secesionistas. Pretenden saltarse la ley sin sufrir consecuencias. Pretenden la independencia, pero con doble nacionalidad y con Madrid-Barça…

¡Ya está bien! El Brexit está evidenciando las dificultades de romper un matrimonio que casi era de conveniencia. ¡Imagínense un matrimonio fraguado por sus siglos y con una única estructura de estado! Y mejor: imagínense si la UE en lugar de dedicar energías al dolor de muelas se dedicara a fomentar la competitividad europea en la aldea global. Imagínense si España pudiera dedicarse a pensar qué quiere ser de mayor en lugar de desangrarse con el consentido.

La autoridad ha estado tan desaparecida en las últimas décadas que su presencia es noticia cuando debía de ser la normalidad. Recuperemos la normalidad y dediquémonos a trabajar `para construir un país mejor en una Europa mejor y en un mundo mejor.

El anzuelo del pescador

Paz dimite. Otra vez, porque ya dimitió hace años. Dicen que esta vez fue el “fuego amigo”. ¿Es que Vox no es impune a ese “fuego amigo”?, ¿es que no lo controla? Interesante

Venezuela. Bachelet (Derechos Humanos de NNUU) denuncia ejecuciones sumarias y torturas. Lo mismo hace la OEA. Cremades gestionará el acoso judicial y financiero a Maduro. Se estrecha el cerco. Sin un tiro.

Telefónica se mete a banquero. De la mano de Caixabank comercializara préstamos rápido al consumo hasta 3000€. ¿Se agota el negocio de las telecos y el ‘core’ de verdad son los ‘leads’?

Podemos contra Errejón. Sigue la guerra civil. Podemos purga a una decena de errejonistas y los despide con 20 días por año de servicio. Por aquello de dar ejemplo…

Comentarios

Comentarios

Compartir
Soy economista de profesión y periodista de vocación. Como decía José Ignacio Rivero, director del Diario de la Marina, decano de la prensa de Cuba (otros tiempos), "el periodismo es en lo externo una profesión y en lo interno un sacerdocio". Colaboro en diversos medios y soy editor de campañas de CitizenGO.