Seis claves de Ignacio Echeverría, el último caballero español

    Cuando la cobardía y la corrección política parecen la tónica este español de 39 años ha dado a Europa una lección. Trazamos en seis claves la personalidad del héroe del monopatín, que perdió la vida en Londres por defender a una mujer.

    0
    Ignacio Echeverría, español desaparecido tras el atentado del pasado sábado en Londres.

    Dice un personaje de El tercer hombre de Graham Greene que “los únicos héroes que quedan son los de las novelas del Oeste”. En el Londres de 2017 acabamos de ver que no es así. Que en la vida real y ante peligros nada literarios, quedan todavía caballeros.

    El español Ignacio Echeverría, de 39 años, acaba de demostrarlo al salir en defensa de una dama, cuando estaba siendo atacada por un yihadista. Suena todo a medieval, pero hablamos de la Europa del siglo XXI, donde el miedo, la cobardía y la corrección política son la tónica.

    Algunas personas creen que La Sexta da información.

    Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

    Suscríbete ahora

    Cuando Ignacio, al que la prensa británica ya ha bautizado como el héroe del monopatín, plantó cara a los terroristas firmó su sentencia de muerte. Pero esa última escena de su vida no era un hecho aislado, porque el español era una persona coherente, con valor y con valores.

    1. Unido a su familia.- Ignacio Echeverría Miralles estaba muy unido a su padre, Joaquín, a su madre y a sus cuatro hermanos. Una de ellos, Isabel, vivía en Londres.

    Nació en Ferrol y vivió durante su infancia en As Pontes (La Coruña), donde su padre, Joaquín fue contratado por Endesa.

    Posteriormente Ignacio, su madre y sus cuatro hermanos se trasladaron a Madrid, instalándose en Las Rozas.

    2. Formado en los jesuitas.- Se formó en la Universidad de Comillas, donde –según sus amigos- los jesuitas dejaron una honda huella en él; se licenció en Derecho y amplió estudios en La Sorbona

    Entre sus primeros trabajos, Ignacio estuvo en el Banco Popular, en el banco corporativo Natixis y en el departamento legal de ABN AMRO Bank N.V. Después trabajó en varios despachos de abogados y como técnico de comercio exterior en España,  Bélgica y Alemania.

    Rafael Duarte, amigo de Ignacio Echeverría, ha declarado en Antena 3: «Es una persona de fuerte valores y no me extraña que teniendo un patín en mano se haya lanzado a defender a alguien que estuviera siendo atacado en los atentados».

    Era un hombre de fe, que se confesaba con frecuencia.

    3. Vigilaba el cumplimiento de sanciones con Siria e Irán.- Entre 2012 y 2015 Echevarría se dedicó a la lucha contra el blanqueo de capitales en Aresbank, banco especializado en la financiación del comercio exterior con países árabes. Supervisaba el cumplimiento de las sanciones internacionales impuestas a países como Irán, Siria y Libia.

    De ahí pasó al banco  HSBC donde trabajaba como analista de prevención de blanqueo de capitales.

    4. Deportista de riesgo.- Amante del deporte, a Ignacio le gustaba hacer montañismo y ‘trekking’. También todos los que suponían cierto riesgo. En su cuenta de Facebook ponía fotos o vídeos de skating y monopatín.

    Ignacio criticó a Bruselas cuando presionó a Eslovaquia para que retirara la imagen de los santos Cirilo y Metodio

    5. Contra la UE por querer retirar la cruz de Eslovaquia.- Caballero consecuente, puso un mensaje de denuncia en Facebook contra la Unión Europea cuando Bruselas presionó a Eslovaquia para que retirara sus monedas de dos euros con la cruz eslava de su bandera y la imagen de San Cirilo y San Metodio (patronos de Europa y creadores del alfabeto cirílico).

    6. Murió por defender a una mujer.– Era la noche de los atentados del que dejaron 8 muertos y 48 heridos. Venía de patinar en Borough Market, con unos amigos y vio a tres terroristas que atacaban a una mujer. Sus amigos cuentan que Ignacio fue el único que reaccionó ante los atacantes; se bajó de la bici, y golpeó a uno de ellos con el monopatín que llevaba. Los otros dos terroristas le apuñalaron por detrás y lo último que vieron sus amigos, Guillermo y Javier, antes de huir, fue su cuerpo tendido en el suelo.

    Comentarios

    Comentarios