Pablo Casado suena como candidato con posibilidades para dirigir el Partido Popular / EFE
Pablo Casado suena como candidato con posibilidades para dirigir el Partido Popular / EFE

No lo tiene fácil ante unas primarias trucadas y un tándem de ambiciosas prima-donnas como Soraya-Cospedal, pero la opción de Pablo Casado, palentino de 37 años, es una de las más atractivas y prometedoras después de la travesía del desierto marianista-arriolista.
Y no parece imposible. Ya le ha dado la alternativa no sólo Losantos (por escrito y por hablado),  sino también Pedro J. y hasta El País, con un títular elocuente: El cachorro ya tiene colmillos.

Su lema “Libertad, unidad de España, familia y seguridad”, su talante, y su falta de complejos, suponen un pequeño rayo de esperanza en medio de las tinieblas de la traición a un electorado huérfano.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

¿Nos podemos fiar de Casado? Aquí van siete razones a favor y tres en contra para apostar por la joven promesa que puede renovar al PP

1. Defiende la unidad de España.- Pero a diferencia de Soraya o Rivera, Casado no pactaría con golpistas y traidores: “sin operaciones de diálogo ni chantajes” ha dicho expresamente. Otra cosa es que le dejen. Porque si llega al poder y no tiene mayoría absoluta no tendrá más remedio que negociar con PNV y los ‘indepes’ catalanes. Tal como está diseñado el sistema lo tiene crudo. La intención es buena, pero tiene mucho de brindis al sol.

2. Recuperará el recurso previo de inconstitucionalidad.- Es una de las medidas de higiene democrática más alentadoras. El recurso era el único filtro que impedía la entrada en vigor de leyes hasta que se pronunciara el Constitucional.
Si existiera ese recurso, estarían paralizadas ahora mismo leyes tan liberticidas como las del aborto de Aído, o la del gaymonio, o la de la Memoria Histórica, o la de Violencia de Género -que tiene más agujeros inconstitucionales que un queso de Gruyère-; y no hubiera entrado en vigor, por ejemplo, la del Estatut catalán –germen del golpe de Estado perpetrado por los “indepes”-.
Pero ese recurso fue eliminado por un gobernante obsesionado por machacar la Carta Magna con el rodillo parlamentario. Se llamaba Felipe González. Y aquellos polvos trajeron estos lodos. Ni Aznar ni Rajoy se atrevieron a restaurar el recurso previo. ¿Se atreverá Casado? Veremos.

3. No se corta un pelo en invocar a Reagan y Thatcher.- Es el primer político español del siglo XXI que exhibe como referencia la revolución conservadora de Reagan y Thatcher o el ‘back to the basics’ del premier John Major. Y que echa pestes del legado de mayo del 68, episodio que considera “uno de los más perniciosos de Europa occidental”. ¡Bien!

No va por la vida pidiendo perdón por ser de derechas, a diferencia de la hueste marianista-sorayista

4. Adiós a los maricomplejines.- Es el primer líder ‘pepero’ desde los tiempos de Aznar y Aguirre que no exhibe complejines. Que no oculta que es cristiano y va a misa. Y que no va por la vida pidiendo perdón por ser de derechas, a diferencia de la hueste marianista-sorayista. Se dió a conocer en Nuevas Generaciones con la frase: “Si eres joven y eres español, no te has enterado, pero eres del PP. Aunque no lo sepas”.

5. Menos impuestos, más libertad.- La libertad del ciudadano carece de contenido si el dinero no está en su bolsillo sino en el del gobernante. Este es el leitmotiv de la revolución fiscal que anuncia Casado. Propone un tramo máximo del IRPF por debajo del 40%; impuesto de sociedades al 10%; supresión de sucesiones, donaciones y patrimonio; desgravaciones en sociedades por innovación o emprendimiento; y tramos para autónomos para que más gente “levante la persiana”.
Y por supuesto, reducir el gasto público y reformar la Administración para que el Estado deje de succionar glóbulos verdes al sufrido contribuyente. Menos impuestos es igual a más libertad y más prosperidad. Ya lo dijo Reagan: “El Gobierno es como un bebé: un canal de alimentación con voraz apetito por un lado y nulo sentido de la responsabilidad por el otro”.

6. Defiende la vida del no nacido y del anciano….- Apuesta por la vida en contra de amenazas totalitarias como el aborto o la eutanasia, frente al peligro público de Sánchez-Iglesias y el colaboracionismo cómplice de Soraya y Rivera.
Sabemos que Casado lo hace por convicción pero también por una experiencia personal que le marcó. Es padre de dos hijos que ha tenido con su esposa la psicóloga Isabel Torres. El pequeño, Pablo, nació prematuro y eso les hizo sufrir mucho. “El niño nació con 700 gramos. Hubo que operarle de corazón pesando 730 gramos y nos avisaron que con poco futuro. Estuvo ingresado cuatro meses en la UCI y salió adelante. Es guapísimo y va como un tiro”. “Estas cosas en la vida te vacunan” apostilla.

Casi ningún líder se atreve a desmarcarse del establishment pro-LGTB. Casado es la excepción

7. …Y a la familia.- Casi ningún líder que aspire a ser algo en la política española se atreve a desmarcarse del establishment pro-LGTB. Casado es una excepción. “Matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer” dijo. Más claro, agua. Aunque no esté en desacuerdo con que haya registro de parejas de hecho del mismo sexo. Y se muestra contrario a la adopción por parte de homosexuales: “El derecho de la adopción no es de los padres, sino de los hijos”

Y éstas son las tres razones en contra:

1. Le pillamos en una mentira… dijo que el PP defendía la vida.- Hace unos meses Casado dijo que el PP era el único partido que defendía la vida y la maternidad. Lo cual es rigurosamente mentira. ¿El PP, el que incumplió su promesa electoral de reformar la ley Aído de aborto libre, el que proclamó por boca de Celia Villalobos “aquí no caben las personas que dicen no al aborto”?

¿El PP defiende a la familia? ¿El partido que ha promovido en varias comunidades autónomas -incluida la madrileña- leyes de adoctrinamiento LGTB en las aulas que atacan directamente al matrimonio compuesto por hombre y mujer?
¿El PP defiende la maternidad? ¿El que se pone de perfil ante los vientres de alquiler, que convierte a las madres en “camellos” y a los niños en “mercancía”?
Una cosa es que personalmente Casado se declare pro-vida y pro-familia y otra que trate de vendernos la burra de que su Partido también lo es. No cuela.

2. A buenas horas.- Todo lo que dice está muy bien pero lo dice con 10 años de retraso. Se lo calló en el Congreso de Valencia (2008) cuando el PP dio un giro “maricomplejines”, marginó a San Gil, Mayor Oreja y a las víctimas del terrorismo, abjuró del humanismo cristiano, se cargó lo mejor del legado de Aznar, y optó sólo por la economía.

Durante todos estos años, Casado ha permanecido mudo frente al incumplimiento de las promesas que hizo Rajoy en bajada de impuestos o retirada de la Ley Aído del aborto. Y pudo hablar porque tenía voz en el Congreso (como diputado) y en el partido (como vicesecretario de Comunicación). Pero no ‘parló’ en el Parlamento ni alzó la voz cuando Rajoy eliminó a los parlamentarios provida. “Tengo muchas cosas que contar y muchas ganas de contarlas” dice ahora… ¿y antes? ¿Cómo fiarse de un señor que supedita los principios a la conveniencia táctica, y que sólo se muestra locuaz ante la carrera por el poder?

3. ¿Es su propia voz o es ‘vox’ prestada?.- Alguien puede objetar: pero eso no quiere decir que Casado sea un amoral sin principios, sino que la política es un juego de estrategia. A veces hay que saber esperar y dar el paso en el momento oportuno, igual que un ciclista dosifica el esfuerzo si quiere evitar la pájara y ganar el Tour, que es de lo que se trata.

Puede tratarse de un contrataaque a la desesperada del PP que teme la competencia de Vox

Puede ser. Pero el hecho de que el programa de Casado se parezca al de Vox como dos gotas de agua (como advierte Elentir), alimenta la sospecha de un contraataque a la desesperada del PP, que teme perder votos por la derecha.

El partido de Abascal ya “cuenta” en los sondeos, ya no es un paria del que todos se ríen (sobre todo desde su actuación a lo Gary Cooper en la crisis catalana), y Génova es consciente de que la competencia ya no es sólo Cs sino también Vox. Eso explica que Casado enarbole ahora las esencias del PP verdadero –las que al ser traicionadas por el marianismo provocaron la aparición de Vox-. ¿Exagero? ¿Entonces por qué Casado se ha puesto como reto que Ortega Lara regrese al PP?

El contraataque puede salirle bien a Casado –en caso de ganar las primarias- ya que el votante de las esencias traicionadas pensará que tiene más posibilidades con el PP que con Vox. Aunque también es posible que el nuevo líder le engañe, como hizo Rajoy cuando llegó al poder. Es el principio de Murphy de la derecha española.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nacido en Zaragoza, lleva más de 30 años dándole a las teclas, y espera seguir así en esta vida y en la otra. Estudió Periodismo en la Universidad de Navarra y se doctoró cum laude por el CEU, ha participado en la fundación de periódicos (como El Mundo) y en la refundación de otros (como La Gaceta), ha dirigido el semanario Época y ha sido contertulio en Intereconomía TV, Telemadrid y 13 TV. Fue fundador y director de Actuall. Es coautor, junto con su mujer Teresa Díez, de los libros Pijama para dos y “Manzana para dos”, best-sellers sobre el matrimonio. Ha publicado libros sobre terrorismo, cine e historia.