Ultras y requeteultras

    He pensado que voy a diseñar unos carteles para poner en vuestras puertas que pongan “Cuidado con el ultra”. Eso sí, lo que ya no os puedo prometer es que vais a tener a la Guardia Civil en la puerta porque no sois moderados, ni llamáis a la violencia hablando bajito, como Pablo.

    0
    Manifestantes de izquierda acampan en la plaza del Carmen de Granada enprotesta por el resultado electoral de Vox en las elecciones andaluzas de 2018 /EFE
    Manifestantes de izquierda acampan en la plaza del Carmen de Granada enprotesta por el resultado electoral de Vox en las elecciones andaluzas de 2018 /EFE

    Sois unos ultras. Mirad que os lo tengo dicho, pero nada, vosotros a lo vuestro, a ultrear como locos. Y luego pasa lo que pasa. Que llegan los moderados, los tolerantes, y se enfadan con vosotros, ¡normal!

    No les queda otro remedio que salir a las calles a quemar cosas y a amenazar con despedazaros, con mataros y todas esas cosas que tanto les gusta a la gente pacífica y comedida que no os tolera. Bueno, también están los de guante blanco que se sientan detrás de una mesa en los matinales de las televisiones, ideales y bien peinadas ellas y estudiadamente desenfadados ellos, todos a una gritando, a su manera, contra vosotros, los ultras. Pero nada, seguís “erre que erre”.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Parece que no os habéis dado cuenta de que en España todo lo que suponga ser coherente con algún que otro principio es un acto de desfachatez ultra y fascista que la pseudoprogresía no está dispuesta a tolerar; y estáis todo el día provocando con que si hay que defender la igualdad y la dignidad del ser humano desde su concepción; que si hay que procurar que los pobres que vienen de fuera lleven aquí una vida mejor y no sean engañados y manipulados en origen y en destino; que si hay que ahorrar en administraciones y centralizar competencias; que si hay que tratar por igual al hombre y a la mujer y luchar contra cualquier tipo de violencia; que si hay que dar libertad a la gente para que profese su religión; que si hay que dejar a los padres que eduquen a sus hijos…

    En fin, todas esas barbaridades que defendéis. Y si además os mantenéis en firmes defendiéndolo sin claudicar y sin dejaros chantajear por los sedientos de dinero y poder, todavía peor.

    Si veis que están acampando todo el día por las plazas o quemando contenedores en la calle no penséis que son malos chicos y no curran, es que tienen tiempo para todo, ellos sí que tienen principios de verdad

    Así que nada, pedazo de ultras, es imposible que hagáis esto por convicción, por coherencia, por principios. Seguro que tenéis a gente rica, hetero y blanca financiándoos, seguro que sois de alguna secta rara de estas que está forrada y os estáis llevando la pasta por ahí, y luego os iréis con los vuestros a disfrutar mientras los progrecillos rabiosos se quedan aquí levantando España todos los días, subiendo la persiana del local o con su furgoneta de comercio en comercio.

    Si veis que están acampando todo el día por las plazas o quemando contenedores en la calle no penséis que son malos chicos y no curran, es que tienen tiempo para todo, ellos sí que tienen principios de verdad.

    He pensado que voy a diseñar unos carteles para poner en vuestras puertas que pongan “Cuidado con el ultra”, para que así la gente de bien, la que gusta de darle a todo y a todos para no mojarse con nada tengan cuidado cuando pasen cerca de vosotros. Así no se acercarán a vosotros y al menos os dejarán vivir en paz.

    Eso sí, lo que ya no os puedo prometer es que vais a tener a la Guardia Civil en la puerta porque no sois moderados, ni llamáis a la violencia hablando bajito, como Pablo. Aunque ahora que Pedro Sánchez los va a echar de Navarra, puede que haya algunos de ellos que quieran sumarse a vosotros para seguir defendiendo la unidad de España, las tradiciones, los valores y esas cosas tan casposas que defendéis los ultras. Pero mientras sí y mientras no, vosotros a lo vuestro, con esa sonrisita de bobos como si no pasara nada, mirando para otro lado y sin dejar vuestra causa. Y luego queréis que no os peguen…..Si es que no tenéis remedio.

    Comentarios

    Comentarios

    Doctora en Medicina especialista en Pediatría. He trabajado en proyectos de cooperación al desarrollo en Sudamérica y África. Portavoz de Derecho a Vivir. Tengo la gran suerte de conocer una gran verdad científica: aquel que aparece en el mismo momento de la concepción es un ser vivo de la especie humana. Nuevo, diferente, único. No habrá otro igual a él sobre la faz de la Tierra. He dedicado parte de mi vida a proclamar esta verdad y a defender el derecho a la vida de cada uno de estos seres humanos.Es fácil. Me asiste la verdad y la certeza de que esta causa triunfará. Por eso estoy aquí